La ley férrea del cáncer

autocuidado de la salud, prevención, estrés, pérdida de peso, falta de sueño, Bifase, La ley férrea del cáncer, La Organización Mundial de la Salud (OMS), cáncer, La ley del hierro,
La Nueva Medicina Germánica

La Organización Mundial de la Salud (OMS), afirma que en el año 2010 el cáncer se convertirá en la primera causa de mortalidad del mundo, con 12.5 millones de casos diagnosticados y 7.7 millones de decesos previstos.

Y prevé que para el 2030 se registren 26.5 millones de pacientes de cáncer, de los cuales, 17 millones tendrán que partir.

Es decir, la tasa de mortalidad de los enfermos de cáncer será de 61% en 2010 y de 64% en 2030. ¿Hace sentido de cara a una ciencia médica cada vez más evolucionada y ambiciosa? Sin duda, no.

¿No estamos errando en la forma de atender? Más aún, ¿no habremos olvidado que el hombre es, al final, un eslabón más del reino animal?

La naturaleza, en su lógica impecable, ordena al cuerpo desarrollar mecanismos para sanar cuando está enfermo.

Hace cuatro años, una mujer entrañable en mi vida se fue a los 64 años a causa de un cáncer de seno. Hace dos, una amiga-hermana partió, con sólo 40 años, debido a un cáncer de pulmón.

Hoy, otra mujer admirable de mi entorno ha sido diagnosticada con el mismo mal en hígado y páncreas. Tras el shock del diagnóstico, buscó de inmediato respuestas en la medicina tradicional.

La propuesta que escuchó: quimioterapia inmediata con 20% de probabilidades de reducir los tumores, y asumir el brutal desgaste físico que implicaría el tratamiento.

Libre y conscientemente, Ana María decidió realizar su propia apuesta. Sus palabras son para mí de una valentía aplastante: “prefiero calidad de vida y luchar, sin duda, pero a través de una medicina distinta”.

Su conclusión es intuitiva, pero no está sola, millares de personas la comparten y un médico alemán, llamado Ryke Geer Hamer, la ha convertido en la Nueva Medicina Germánica.

Su teoría se basa en cinco leyes que, por economía de espacio, resumiremos en dos principios básicos:

1) La ley del hierro. Todo cáncer se origina en un conflicto inesperado, agudo, dramático y vivido en aislamiento (y su huella puede ser identificada con un scanner a nivel cerebral, en donde se reflejarán circunferencias concéntricas en el área vinculada a la zona enferma).

2) Bifase. Durante la fase de conflicto activo habrá estrés, pérdida de peso, falta de sueño y frialdad en manos y pies. Después vendrá, una vez que el problema se identifica y comienza a resolverse, una segunda fase caracterizada por reacciones reumáticas, infecciosas, alérgicas y tumores.

Este suele ser el punto en el que los pacientes se encuentran con los médicos. Pero, según Hamer, sólo si la segunda fase se completa, es decir, si el conflicto se resuelve y se sana interiormente, es posible una curación definitiva. Y para ello es indispensable un trabajo interior monitorizado por los médicos, no realizado por ellos.

Lo cierto es que Hamer ha sido alabado y criticado a partes iguales; e incluso perseguido políticamente en Europa a pesar de que las curaciones que acumula se cuentan ya por millones.

Curiosamente, cada vez que ha pedido demostrar en tribunales profesionales, universidades y laboratorios, la veracidad de sus principios, la industria farmacéutica internacional presiona para evitarlo.

El hombre y su psique provocan las enfermedades. ¿Por qué suena tan descabellado que cada uno resulte el médico más certero para sus propias enfermedades?

lisazuttel[arroba]yahoo[punto]com[punto]mx

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

lisazuttel@yahoo.com.mx

, , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste