Necesario promover prevención de enfermedades oculares en diabéticos para lograr detección y atención oportuna

En el Marco del Día Mundial de la Diabetes, especialistas hacen un llamado a los pacientes que viven con diabetes desde que reciben el diagnostico inicial atender con un especialista para revisar su salud visual. Esto que permite una detección y atención oportuna para prevenirles daños, preservar su vista y que tengan una mejor calidad de vida. El glaucoma primario de ángulo abierto es el más común y no presenta síntomas de manera inicial, por lo que suele tratarse de forma tardía  2.

En México, 40% de las personas con Diabetes Mellitus desarrolla retinopatía diabética (RD) y de ellos un 3-8% edema macular diabético (EMD).
En México, 40% de las personas con Diabetes Mellitus desarrolla retinopatía diabética (RD) y de ellos un 3-8% edema macular diabético (EMD).
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2012, se calcula que 12.9% de las personas diabéticas mayores de 50 años manifestarán pérdida de la visión y alrededor de la mitad de éstas llegarán a la ceguera  3. La enfermedad diabética del ojo es una condición visual constituida por un grupo de afecciones oculares que pueden padecer las personas con diabetes. Estas condiciones cuyo descuido puede llevar a padecer ceguera incluyen:

  • edema macular diabético (EMD)
  • retinopatía diabética (RD)
  • glaucomacataratas

La ceguera es la forma más grave de discapacidad visual, ya que reduce la facultad de realizar actividades cotidianas y afecta la calidad de vida de las personas, así como sus posibilidades de interacción con el mundo circundante  4.

La discapacidad visual aqueja a 253 millones de personas en el mundo, de las cuales 36 millones tienen pérdida total de la visión  5. Tan sólo en México, la ceguera es la segunda causa de incapacidad  6; no obstante, se sabe que más del 80% del total mundial de casos pueden ser prevenidos o curados si se tratan a tiempo  7.

Cuando el nivel de glucosa en la sangre se mantiene por tiempo prolongado, pueden dañarse los pequeños vasos sanguíneos ubicados en la parte posterior de los ojos. Este proceso puede iniciar en la etapa pre-diabética (cuando el nivel de glucosa en la sangre es más alto de lo normal, pero no lo suficiente como para poder diagnosticarlo como diabetes)  8

Los vasos sanguíneos dañados pueden producir inflamación y al mismo tiempo generar pequeños vasos sanguíneos más débiles que llegan a sangrar hacia la parte media del ojo, lo que incrementa la presión dentro del mismo  9.

Comúnmente, no hay signos evidentes de presencia de la enfermedad diabética del ojo en sus primeras etapas de desarrollo. Sin embargo, un examen ocular con dilatación de pupila permitirá detectar y tratar el problema antes de que el paciente sufra pérdida de la visión  10.

Todas las afecciones que incluye la enfermedad diabética del ojo tienen el potencial de provocar un serio deterioro de la visión o incluso llegar a la ceguera; ante ello, es posible tomar medidas preventivas o de control para retrasar el avance de la enfermedad diabética del ojo  11.

Las enfermedades diabéticas del ojo pueden ser:

La retinopatía diabética es la causa más común de ceguera en personas con diabetes  12.

La retina es el revestimiento interno ubicado en la parte posterior de los ojos que percibe la luz y la convierte en impulsos que el cerebro decodifica como el mundo que le rodea; los vasos sanguíneos dañados pueden lastimar la retina y producir retinopatía diabética, cuya manifestación implica vista borrosa y manchas negras que impiden la visión. Alrededor de 1 de cada 3 personas mayores de 40 años con diabetes tienen algún síntoma propio de la retinopatía diabética.  13.

Edema macular diabético (EMD) se le denomina así a la inflamación de la mácula producida por la diabetes. La parte de la retina que necesitamos para leer, conducir e identificar rostros se llama mácula. Con el paso del tiempo esta enfermedad puede destruir la agudeza de la visión, haciéndola deficiente e incluso llevándola a la ceguera. El edema macular regularmente se desarrolla en gente que previamente ha manifestado síntomas de retinopatía diabética [xiv].

En México, 40% de las personas con diabetes mellitus desarrollan retinopatía diabética y de ellos un 3-8% edema macular diabético. La retinopatía diabética y el edema macular diabético representan las principales causas de discapacidad y de ceguera adquirida en el país. Se sabe que 13.8% de los pacientes diabéticos mayores de 50 años sufrirán discapacidad visual debido a un daño en la retina [xv].

El glaucoma representa un cúmulo de enfermedades oculares que pueden afectar el nervio óptico, encargado de conectar al ojo con el cerebro. El 8% de los discapacitados visuales en el mundo padece glaucoma  16, el dato incluye a 382,802 mexicanos que tienen ceguera o se encuentran en riesgo de sufrirla  17. Dada la naturaleza asintomática del glaucoma primario de ángulo abierto, que es el más común, los pacientes llegan a tratarlo cuando la enfermedad ya ha avanzado de forma considerable. La pérdida de visión que el paciente sufra hasta entonces es irreversible; sin embargo, si se recibe atención médica temprana la afección puede ser tratada [xviii].

Las cataratas no operadas representan el 35% de las personas que no pueden ver en el mundo, 19 es el padecimiento que más ceguera provoca. Aunque es una enfermedad que tiende a aparecer con el avance de la edad, algunos individuos la presentan en etapas más tempranas. A pesar de ello, es un padecimiento reversible. En México hay 346,438 personas que padecen ceguera por esta causa y cerca de 2 millones más están en riesgo de perder la visión por la misma razón  20.

Por todo lo anterior, Novartis, de la mano de médicos especialistas en oftalmología y cuidado de la salud visual, promueven en el marco del Día Mundial de la Diabetes tomar en cuenta las siguientes medidas preventivas para evitar y desacelerar el desarrollo de dichas afecciones:

  • Vigilar:
    • nivel de glucosa en la sangre
    • presión sanguínea
    • colesterol
  • Dejar de fumar en caso de hacerlo.
  • Realizarse un examen ocular que incluya dilatación de pupila, por lo menos una vez al año.
  • Seguir al pie de la letra las recomendaciones del médico tratante, quien debe ser un oftalmólogo certificado.
  • Compaginar el tratamiento oftalmológico con el prescrito por el endocrinólogo o médico internista para el control de la diabetes.

La mesas informativas fueron realizadas con el patrocinio de Novartis.

Imagen cortesía de Plenilunia


Alejandro Arcos

Escrito por

Ser humano, desarrollador de software, escritor de temas de Ciencia y Tecnología ha sido columnista y colaborador en revistas nacionales de tecnología de información, en el periodico Excelsior asi como editor de software en esmas.com

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste