OMS convoca a utilizar jeringas con mecanismos que impiden su reutilización

La OMS convoca a los países a que en 2020 ya hayan implantado el uso exclusivo de las nuevas jeringas “inteligentes“, salvo en los pocos casos en que el bloqueo de la jeringa tras su primer uso interfiera con el procedimiento llevado a cabo, como por ejemplo cuando el paciente está conectado a una bomba intravenosa que utiliza una jeringa.

Acercamiento a la ahuja de una jeringa
Millones de personas podrían ser protegidas si los programas de salud utilizaran jeringas desechables “inteligentes”, diseñadas para que no puedan usarse más de una vez, subrayó la OMS al presentar en Ginebra una campaña global y una nueva política para la seguridad de las inyecciones.
Según un estudio publicado en 2014  1 patrocinado por la OMS  (Organización Mundial de la Salud), en el que se han utilizado los datos más actualizados y disponibles, se estima que en 2010 el número de personas infectadas en el mundo por el virus de la hepatitis B mediante una inyección contaminada alcanzaba 1.7 millones de personas; esa cifra podía ascender a 315 mil personas en el caso del virus de la hepatitis C y a 33,800 en el del VIH. Las nuevas directrices y la nueva política sobre seguridad de las inyecciones que la OMS hace públicas hoy ofrece recomendaciones detalladas que ponen de relieve la importancia de utilizar jeringas seguras, dotadas de sistemas que protejan al personal sanitario de cualquier pinchazo accidental con una aguja y del consiguiente riesgo de infección.

La OMS también subraya la necesidad de reducir el número de inyecciones innecesarias, factor decisivo para reducir el riesgo. Cada año se administran 16 mil millones de inyecciones. Alrededor del 5% de estas sirven para vacunar a niños y adultos, y otro 5% se utiliza en procedimientos como transfusiones de sangre o para administrar anticonceptivos inyectables. En el 90% restante, las inyecciones se administra introduciendo la aguja en el tejido muscular (vía intramuscular) o en la piel (vía subcutánea o intradérmica) para administrar medicamentos. En muchos casos, estas inyecciones son innecesarias o podrían sustituirse por fármacos orales.

Sabemos cuáles son los motivos por los que esto está ocurriendo,” dice el Dr. Edward Kelley, Director del Departamento Prestación de Servicios y Seguridad de la OMS. “Una de las razones es que, en muchos países, la gente tiene la expectativa de que les administren inyecciones, creyendo que este es el sistema más efectivo. Otra es que, en los países en desarrollo, muchos profesionales sanitarios administran inyecciones en sus consultas privadas para complementar su salario, que puede no ser suficiente para mantener a sus familias“.

La transmisión de infecciones a través de inyecciones contaminadas se produce en todo el mundo. Por ejemplo, en 2007, la causa de un brote de hepatitis C en el estado de Nevada (Estados Unidos) se localizó en la clínica de un solo médico que inyectó un anestésico a un paciente que tenía hepatitis C. Luego, el médico utilizó la misma jeringa para extraer otras dosis del anestésico del mismo vial, que se había contaminado con el virus de la hepatitis C, y administró inyecciones a otros pacientes. En Camboya, un grupo de más de 200 niños y adultos que viven cerca de la segunda ciudad más importante del país, Battambang, dieron positivo en las pruebas del VIH en diciembre de 2014. Posteriormente, el brote se atribuyó a la administración de inyecciones sin medidas de seguridad.

Las nuevas jeringas “inteligentes

Implantar el uso de jeringas con mecanismos de seguridad es esencial para proteger a la población de todo el mundo contra la infección por el VIH, la hepatitis y otras enfermedades. Esto debería ser una prioridad urgente para todos los países“, afirma el Dr. Gottfried Hirnschall, Director del Departamento de VIH/Sida de la OMS.

Las nuevas jeringas “inteligentes” que la OMS recomienda para la administración de inyecciones por vía intramuscular, intradérmica y subcutánea tienen características que impiden su reutilización. Algunos modelos tienen un punto débil en el émbolo que provoca su rotura, si el usuario intenta tirar hacia atrás de este después de haber administrado la inyección. Otros tienen un mecanismo de metal que traba el émbolo de manera que no pueda desplazarse hacia atrás, mientras que en otros la aguja se retrae en el cilindro de la jeringa tras haberse administrado la inyección.

También se está incorporando en las jeringas tecnología concebida para proteger al personal sanitario de pinchazos accidentales con agujas usadas que puedan ser causa de infecciones. Una vez utilizada la jeringa, una funda o cubierta protectora se desliza sobre la aguja impidiendo que el usuario pueda pincharse accidentalmente con la aguja y protegiéndolo, así, de cualquier posible riesgo de infección.

La OMS también invita a adoptar políticas y normas para la adquisición, el uso y eliminación segura de las jeringas que pudieran tener que reutilizarse en situaciones en que siga siendo necesario, incluso en los programas de distribución de jeringas para las personas que consumen drogas inyectables. La formación continua de los profesionales sanitarios en materia de seguridad de las inyecciones, que la OMS lleva apoyando desde hace décadas, es otra estrategia recomendada clave. La OMS pide a los fabricantes que inicien o amplíen lo antes posible la producción de jeringas “inteligentes” que se ajusten a las normas de la Organización en cuanto a su funcionamiento, calidad y seguridad.

Mejorar la seguridad de las inyecciones

La nueva política constituye un paso decisivo en la estrategia a largo plazo para mejorar la seguridad de las inyecciones, mediante la colaboración con los países en todo el mundo. Ya hemos visto un avance considerable“, señala el Dr. Kelley. Entre los años 2000 y 2010, a medida que las campañas en pro de la seguridad de las inyecciones cobraban impulso, la reutilización de dispositivos para la administración de inyecciones en los países en desarrollo disminuyó siete veces. En el mismo período, la administración de inyecciones innecesarias también se redujo: en los países en desarrollo, el número medio de inyecciones por persona pasó de 3.4 a 2.9. Además, a partir de 1999, cuando la OMS y sus organizaciones asociadas pidieron a los países en desarrollo que administrasen las vacunas a la población infantil únicamente con jeringas que quedaran automáticamente inutilizables tras el primer uso, la gran mayoría de estos países adoptó este sistema.

Las jeringas que no están dotadas de mecanismos de seguridad cuestan entre US$ 0.03 y US$ 0.04 cuando las compra un organismo de las Naciones Unidas para un país en desarrollo. Las nuevas jeringas “inteligentes” cuestan por lo menos el doble. La OMS invita a los donantes para que contribuyan a la implantación del uso de estos dispositivos, previendo que los precios disminuirán con el tiempo a medida que aumente la demanda.

Referencias

Imagen cortesía de GekaSkr


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste