Presentan a la Cámara de Diputados propuestas para evitar reducción de recursos a salud y combatir carencia alimentaria

Asociaciones e institutos diversos pidieron a la Cámara de Diputados evitar recortes en salud, especialmente para la atención de enfermedades derivadas del consumo del tabaco, del sobrepeso, y la obesidad, así como la diabetes por lo que propusieron hacer reajustes.

Personas depositando una moneda en una alcacía en forma de cochinito
Se necesitan políticas públicas para desincentivar consumo de bebidas azucaradas, señalan
En reunión con la Comisión de Hacienda y Crédito Público para dar a conocer sus posicionamientos respecto del paquete económico 2017, propusieron hacer reajustes para evitar el deterioro de sectores importantes para el desarrollo de México.

De la Fundación Interamericana del CorazónMéxico, el director de Iniciativas para el Control del Tabaco, Erick Antonio Ochoa, propuso elevar el gravamen por cada cigarro de 35 a 42 centavos, con lo que se recaudarían 3 mil millones de pesos más, suficientes para cubrir dos terceras partes del recorte al sector salud.

Precisó que en México mueren más de 66 mil personas al año a causa del cigarrillo, de las cuales el 10% nunca fumaron; en su mayoría eran mujeres.

Mencionó que el Instituto Nacional de Cancerología recibirá el siguiente año un 31% menos de lo ya ajustado este año; el programa de Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes, 25%, mientras que en el caso del Seguro Popular, será de 12%.

Luis Manuel Encarnación Cruz, coordinador de la Plataforma Estratégica contra el Sobrepeso y la Obesidad (ContraPESO), planteó reformar el artículo 2 fracción primera inciso g) párrafo segundo y adicionar un párrafo último de la Ley del IEPS, para aumentar el impuesto a las bebidas azucararas de uno a dos pesos por litro, y que los recursos recaudados, en particular el 20%, se destinen al objetivo social de prevenir la obesidad.

Relató que ContraPESO suma más de 40 organizaciones de la sociedad civil y busca impulsar una serie de políticas públicas en materia de prevención, para desincentivar aquellos factores de riesgo que inciden en el aumento del sobrepeso y la obesidad, en particular el consumo de bebidas azucararas, que causan 24 mil muertes al año.

En México, cerca de 7 de cada 10 adultos tienen obesidad y sobrepeso; 1 de cada 3 niños también, así como 1 de cada 3 adolescentes. El costo es altísimo, tan solo la atención directa e indirecta genera una erogación de alrededor de 80 mil millones de pesos para el sistema de salud. Aunado a ello, están enfermedades como la diabetes, la segunda causa de muerte, provocando más de 94 mil decesos anuales.

Reconoció que el impuesto a las bebidas azucaradas está cumpliendo con el objetivo de disminuir el consumo. A partir de 2014, hay una reducción en esta ingesta de los litros per cápita a nivel poblacional y en estos 2 años de implementación, 2014 y 2015, se observa una reducción de 6.5 litros por persona y por año.

Esto tiene impacto significativo si consideramos que al consumir una sola bebida azucarara al día, aumenta la posibilidad de obesidad en adultos en 27% y en niños en 55%. Ahí tenemos los beneficios muy claros”, añadió.

Federico González Celaya, presidente del Consejo Nacional de Bancos de Alimentos de México, propuso aumentar el estímulo fiscal del 5 al 15% a las empresas que donen alimentos a alguna institución que atienda a familias que sufren hambre, a través de una reforma el artículo 27, fracción 20 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR), indicó. Estimó que esto se ayudaría al Estado mexicano a mitigar ese fenómeno y se garantizaría una mejor calidad de vida a la población. Pidió que los diputados analicen con seriedad la petición.

Explicó que a nivel nacional hay 28 millones y de personas con carencia alimentaria, uno de cada 4 mexicanos, 11.4 millones en pobreza extrema; sin embargo, apuntó se desperdician 19 millones de toneladas de alimentos al año, equivalente al 37% de la producción total.

Ese desperdicio tiene un valor monetario de 126 mil millones de pesos, es decir, 1.5 veces el presupuesto de la Sagarpa; “de esa dimensión es el problema”, advirtió.

Se requiere, afirmó, recuperar esos productos mediante mayores deducciones fiscales a las empresas donadoras, las cuales prefieren tirar esos alimentos. “Si se recuperara sólo el 50% de la perdida de alimento, no habría necesidad de gastar en programas sociales para combatir el hambre, y esos recursos podrían destinarse al desarrollo y educación, que son las soluciones de fondo a los problemas del país”.

Imagen cortesía de Photographer: Helder Almeida


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste