Conoce las alteraciones visuales más frecuentes en adultos mayores y cómo tratarlas

Los problemas de visión en las personas mayores son una constante y sus repercusiones pueden llegar a ser muy importantes.

Madre e hija
Los problemas de visión en las personas mayores son una constante y sus repercusiones pueden llegar a ser muy importantes.

En los últimos meses, derivado de la pandemia, los adultos mayores han interrumpido sus tratamientos, revisiones y visitas al médico al ser el grupo de mayor riesgo de contagio a la Covid-19; en el caso de las afecciones visuales, no ha sido la excepción.

Para mantener una calidad y estilo de vida saludable, es fundamental prevenirlos en la medida de lo posible, detectarlos cuanto antes y tratarlos de manera adecuada.

Alrededor de un 30 por ciento de las personas mayores de 65 años tiene problemas de visión y pueden sufrir alteración lo suficientemente importante como para limitarles en sus actividades cotidianas y perder la confianza en si mismos, Pero, ¿Cuáles son las afecciones visuales más comunes en los adultos mayores? ¿Cómo se pueden prevenir o ser tratadas?

Aunque existen diversas causas para la disminución de la visión, las que se dan con más frecuencia en las personas mayores son;

  • Cataratas Senil;
  • Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE);
  • Glaucoma y,
  • Mal posiciones palpebrales.

A continuación, los expertos de SalaUno nos cada una de ellas.

Cataratas

Las Cataratas senil se producen por la opacidad progresiva del cristalino que no permite que la luz pase a través de él. A día de hoy supone la causa más común en adultos mayores de ceguera reversible ya que los resultados de la cirugía suelen ser muy positivos.

Las cataratas en la mayoría de los casos comienzan a formarse a partir de los 50 años como parte de un desgaste debido a la edad. Sin embargo, muchos pacientes notan los síntomas hasta despues de los 65 años.

Para el tratamiento de las cataratas, el primer paso es diagnosticar al paciente.Para ello los especialistas de salauno realizarán los estudios adecuados y determinarán si es posible realizar una cirugía para reemplazar el lente natural de los ojos por uno artificial que permita el paso de la luz y devuelva la vista al ojo afectado.

Degeneración Macular Asociada a la Edad

Otra de las enfermedades más importantes que se presenta en las personas mayores de 60 años es la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

Los estudios indican que las personas mayores de 60 años corren mayor riesgo, para las personas de mediana edad el riesgo es de alrededor del 2 por ciento mientras que para las personas mayores de 75 años el riesgo aumenta a casi el 30 por ciento.

Esta una enfermedad asociada con el envejecimiento, gradualmente destruye la visión central y el detalle de la imágenes. La visión central hace falta para ver con claridad y para realizar tareas diarias como por ejemplo leer, cocinar o conducir.

En algunos casos, la degeneración macular relacionada con la edad avanza tan lentamente que las personas no notan cambio alguno en su visión. En otros casos, la enfermedad progresa más rápidamente y puede causar una pérdida de la visión en ambos ojos.

Existen dos tipos de degeneración macular relacionada con la edad: la húmeda y la seca; La degeneración macular húmeda ocurre cuando los vasos sanguíneos anormales detrás de la retina comienzan a crecer debajo de la mácula.

Estos nuevos vasos sanguíneos tienden a ser muy frágiles y frecuentemente gotean sangre y líquido. La sangre y el líquido levantan la mácula de su lugar normal en el fondo del ojo. El daño a la mácula ocurre rápidamente.

Por otro lado la degeneración macular seca se produce cuando las células de la mácula sensibles a la luz se van deteriorando poco a poco haciendo que la visión central se nuble gradualmente en el ojo afectado.

A medida que la degeneración macular seca empeora, puede ser que se note un punto borroso en el centro de la visión. Con el tiempo, cuando menos de la mácula funciona, es posible que se pierda progresivamente la visión central en el ojo afectado.

Aunque el pronóstico sigue siendo negativo, el tratamiento ha evolucionado mucho en los últimos años y en la actualidad existe un abanico importante de procedimientos capaces de frenar la evolución.

Glaucoma

El Glaucoma es otro padeciemnto que puede ser importante para los adultos mayores. A partir de los 60 años, las personas desarrollan glaucoma con mucha mayor frecuencia que los más jóvenes. Además, la enfermedad tiende a presentarse dentro de la misma familia.

El glaucoma, es una enfermedad del nervio óptico que suele asociarse a una presión ocular elevada y que tiene factores de riesgo como: historia familiar de glaucoma, miopía elevada, diabetes y enfermedades vasculares entre las que destaca la hipertensión arterial.

Su principal característica es la ausencia de síntomas, algo que explica la dificultad en su detección.

Cuando la enfermedad se encuentra en un estado avanzado se produce una restricción del campo visual, de manera que se hace más pequeño, pudiendo incluso llegar a la ceguera.

Son múltiples los tratamientos, pero solo un especialista oftalmólogo podrá aconsejar al paciente de cuál será el indicado para el mismo, siendo fundamental que el cumplimiento terapéutico sea absoluto, pues de ello depende el control de la enfermedad, más fácil cuanto antes se detecte, motivo por el que se aconseja someterse a reconocimientos periódicos a la población en riesgo, sobre todo los mayores de 50 años con antecedentes familiares de glaucoma.

Malposiciones Palpebrales

Otra enfermedad en los adultos mayores es, Malposiciones Palpebrales, son posiciones anómalas que adoptan los párpados por diferentes motivos.
Estas disfunciones se generan con relativa frecuencia.

Además de conferir un aspecto antiestético, pueden conllevar problemas visuales y oculares que podrían llegar a ser graves.

Suelen producirse por una relajación de los tejidos debida al envejecimiento, aunque también pueden aparecer como resultado de una parálisis del nervio facial (parálisis de Bell), traumatismos, cicatrices o cirugías.

Las malposiciones palpebrales se producen por una inestabilidad del párpado, por la que se pierde la tensión del tendón cantal lateral, que es el tendón que aguanta el párpado, de manera que el párpado descolgado, y puede girarse tanto para dentro (entropión), como para fuera (ectropión).

Las malposiciones palpebrales se solucionan con cirugía. Está cirugía está dirigida a modificar la tensión del tendón cantal lateral y proporcionar estabilidad al párpado y evitar que se desestabilice.

De esta manera, ni se meterá para dentro, ni caerá para fuera. Es importante consultar a un médico oftalmólogo para diagnosticar y tratar este padecimiento.

Por ultimo los especialistas comentan que no importa cual sea el padecimiento, lo que hay que tener muy claro es que el hecho de ser mayor no justifica la perdida de visión y siempre que esta aparezca, se debe sospechar un problema patológico, aunque hay una excepción a esta regla, se trata de la presbicia o vista cansada.

Se ha relacionado la pérdida de visión con discapacidad en los ancianos para las actividades de la vida diaria; con baja visión son dependientes en actividades como trasladarse de un lugar a otro, aseo corporal, etc.

Las áreas más afectadas por el déficit visual son la lectura, la movilidad fuera del hogar, las actividades de diversión y el salir de compras. Las alteraciones de la conducta se han relacionado también como con las caídas de los ancianos y un descenso de la calidad de vida en las personas adultas con problemas visuales.

Imagen cortesía de Anna Bizon


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste