Ser borderline, conoce el Trastorno Límite de la personalidad

¿Has sentido alguna vez que tus emociones te desbordan?. ¿Tus impulsos te han traído muchos problemas?. ¿Tus relaciones de pareja son intensas y breves?. ¿Piensas en la idea del suicido con frecuencia? Entonces tal vez, sólo tal vez, tengas un trastorno de la personalidad llamado Límite o Fronterizo, mejor conocido como Borderline.

Mujer reflejada en un espejo con actitud diferente
Young beauty woman with borderline personality disorder
El término borderline (que en español se traduce “caso-límite” o “estado-límite”), tiene sus orígenes en hipótesis psicoanalíticas en las cuales el término designa un tipo de frontera entre la “neurosis” y la “psicosis” Para saber si tienes este trastorno, si ya te lo detectaron, o si conoces a alguien con estas características, te será de gran utilidad esta información.

La personalidad es la forma en que nos percibirnos a nosotros mismos. Esto incluye nuestro entorno, lo que pensamos de nosotros, el control de nuestros impulsos y la manera en que manejamos nuestras emociones y afectos. Varía, según las circunstancias. Quienes padecen algún trastorno de personalidad actúan de igual forma en circunstancias diferentes. Su conducta es repetitiva y auto-perjudicial y por lo común, irritante para los demás. El sufrimiento emocional que padecen lo ven como parte de su ser y no como un factor que se debe aprender a evitar. No tienen capacidad de adaptarse a vivencias y situaciones normales de la vida ni percibir a los demás y a si mismos con suficiente objetividad.

Se llaman trastornos de la personalidad porque afectan a la totalidad de las características de la persona:

  • Conducta
  • Emociones
  • Pensamiento
  • La forma de mostrarse o relacionarse

El trastorno de personalidad límite (TLP) se caracteriza por una marcada predisposición a actuar de un modo impulsivo sin tener en cuenta las consecuencias, junto a un ánimo inestable y caprichoso. La capacidad de planificación es mínima y es frecuente que intensos arrebatos de ira conduzcan a actitudes violentas o a manifestaciones explosivas. El borderline es un vaivén de emociones. Tiende a tener pensamientos suicidas y a auto-agredirse. Su estado de ánimo y sus acciones parecen formar parte de su vida de modo inevitable o natural. La depresión se convierte en rabia, tienen intolerancia a la frustración, un sentimiento de vacío y una elevada reactividad emocional.

Un borderline no es capaz de aprender a manejar adecuadamente los eventos difíciles y dolorosos de la vida. Esto da lugar a una inestabilidad significativa en las relaciones personales, en la imagen y la identidad de sí mismo, en las emociones y en la impulsividad.

Una historia que contar

Generalmente, el TLP, surge en la adolescencia (aunque no hay una edad específica). A esa edad muchas de las conductas del borderline, como ser rebelde, desafiar a la autoridad o estar simultáneamente triste o enojado se ven “normal”. Si con el tiempo, estas conductas se vuelven auto-destructivas, (como cortarse o vivir situaciones límite) es el momento de pedir ayuda. El trastorno es por igual en hombres y mujeres. No obstante, ellas tienden a desarrollarlo más porque le dan mucho mayor peso al área afectiva.

No se sabe con precisión porque surge este trastorno. Los factores genéticos neurológicos e historia de vida están entre las causas. Muchas de las personas que sufren este trastorno tuvieron una madre ambivalente. Es decir, querían tener a su hijo pequeño cerca de ellas y al mismo tiempo lejos, para que fuese autónomo. El niño va creciendo con una sensación de vacío, abandono e inseguridad. Si la persona tiene la predisposición y su circunstancia lo favorece podrá tener TLP. Entre otros de los factores que influyen para que nazca este trastorno están:

  • Abandono en la niñez o en la adolescencia
  • Vivir en un hogar disfuncional
  • Haber sufrido abuso sexual, físico o emocional

Una forma de vida

Los border se caracterizan por su incapacidad de controlar sus impulsos que se refleja en gastos excesivos, promiscuidad, abuso de sustancias, conducción automovilística temeraria o atracones de comida. Su enojo, (el síntoma más persistente), es inapropiado e intenso y usualmente está dirigido a la pareja, los padres o los hijos. Tienen un profundo sentimiento de vacío e inutilidad así como un intenso miedo al rechazo y al abandono. No tienen tolerancia a la frustración, se aburren fácilmente y en su interior hay un gran sentimiento de vergüenza, odio e ira a sí mismos. Sus pensamientos tienden a ser polarizados: todo es bueno o todo es malo. Son incapaces de tener objetivos, planes a futuro o un proyecto de vida.

Corazones lastimados

Las relaciones de pareja de los border son breves, pero intensas. Van del apego y dependencia (idealización) al aislamiento y evitación (descalificación).

Es por ello que sus relaciones fluctúan y son efímeras. Tienen una gran necesidad de estar vinculados sentimentalmente con alguien, pero al mismo tiempo, tienen terror a la intimidad o a ser “tragados” o controlados por los demás. Al sentir esa cercanía se vuelven agresivos. Quieren al mismo tiempo cerca y lejos a las personas que aman. Tal y como ellos lo vivieron en la infancia.

Sufrimiento irremediable

Los border tienen una percepción equivocada de ellos mismos. No confían en sus propias capacidades ni valoran sus talentos. Tienen intentos o amenazas suicidas recurrentes o comportamiento de automutilación. Tienen frecuentes auto-reproches, auto-castigos y auto-críticas. Tienden a ser o hacerse la víctima. No tienen conciencia de sus experiencias pasadas y vuelven a cometer los mismos errores. Debido a la falta de un sentido de identidad, los border tienden a experimentar una soledad dolorosa que los motiva a buscar maneras de llenar estos vacíos. Buscan entonces aventuras impulsivas relacionadas con actos destructivos y relaciones decepcionantes.

Hacia la recuperación

Ser borderline implica mucho sufrimiento emocional. A veces de hecho, hay rechazo de la familia que no entiende su manera de ser. Ir de una emoción a otra, de una pareja a otra, de un trabajo a otro, (en el trabajo son productivos, pero inestables), auto-torturarse…No es fácil para nadie. El border no causó su trastorno, no es culpable de éste, ni lo puede curar. Lo único que puede hacer es pedir ayuda.

En el TLP no necesariamente hay una cuestión neurológica que esté llevando a la persona a vivir así, es la parte emocional la que está dañada. Solamente si las conductas auto-destructivas están poniendo en peligro la vida hay que acudir al psiquiatra y medicar, además de dar una terapia emocional. Los medicamentos generalmente prescritos son los antidepresivos, los anti psicóticos y los ansiolíticos. En terapia el paciente aprenderá a trabajar sus relaciones personales empezando por el mismo. Se le ayudará a controlar sus impulsos. Tendrá la capacidad de integrar lo bueno y lo malo. Reconocerá sus capacidades y talentos. Tendrá metas a corto, mediano y largo plazo.

El tratamiento es lento. Depende de los recursos de la persona y del punto de vida en que se está haciendo esta intervención. Entre más temprano se detecte es mucho mejor. El tratamiento requiere tiempo, disposición y constancia.

Como el ambiente familiar de los que padecen el TLP se ve trastocado, es importante que la familia también pida ayuda.

Si piensas que tú, tu pareja o tus hijos tiene algunas de estas características no dudes en pedir ayuda. Prevenir es fundamental. Mereces una vida productiva, sana y feliz.

Para ver

La herida de Fernando Franco

Betty Blue Jean-Jacques Beineix

Toma nota:

  • Este trabajo fue posible gracias al apoyo e información de la Maestra Liliana Paz Hernandez, especialista en psicoterapia psicoanalítica en adolescencia y a la Maestra Vanesa Echandi coordinadora general del Centro de Especialización Psicológicos de la Infancia, psicoterapueta de niños y adolescentesCentro de Especialización Psicológicos de la Infancia: Teléfonos: 63 85 30 06
  • Trastorno límite de la personalidad (Borderline) http://www.ryapsicologos.net/borderline-trastorno-limite-de-la-personalidad-tlp.html
Imagen cortesía de photographee.eu


Avatar

Escrito por

Humanista y facilitadora en Desarrollo Humano

,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste