Creemos que problema del hambre radica en desigual distribución de riqueza, Presidenta Kirchner de Argentina

Este 8 de junio de 2015 en la Conferencia bianual de la FAO en Roma la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner de Argentina, sugirió que las naciones en vías de desarrollo se centren en realizar inversiones en infraestructura básica, como los sistemas de agua limpia y sistemas de alcantarillado, sin los cuales los sistemas de salud pública son menos eficaces.

Cristina Fernández de Kirchner
La causa del hambre es la pobreza, por lo tanto las políticas dirigidas a disminuir la desigualdad son la forma más eficaz para erradicar ese flagelo, dijo hoy la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.
Enfrentar la pobreza es la única manera de vencer el hambre, y políticas estatales activas dirigidas a erradicar la desigualdad son la forma más eficaz para erradicar la malnutrición, dijo la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Los que sufren hambre son quienes no pueden comprar alimentos, por lo que creemos que hay que centrarse en ellos “, dijo Kirchner a los representantes de gobierno reunidos en la Conferencia bianual de la FAO.

En un amplio discurso, Kirchner también llamó a los estados a realizar intervenciones activas encaminadas a desmantelar los aranceles y las barreras en el comercio mundial de alimentos, junto con regulaciones más estrictas sobre los instrumentos financieros vinculados a las materias primas agrícolas para evitar la especulación.

Antes de la intervención de la Presidenta, el Director General de la FAO, José Graziano da Silva elogió a Kirchner por el progreso excepcional de Argentina en la lucha contra el hambre.

La prevalencia de la subalimentación en Argentina está por debajo del 5% de la población, según el Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo, publicado el mes pasado.

Argentina es un importante exportador de alimentos, país que según señaló Kirchner tiene la capacidad de producir alimentos para más de 400 millones de personas, 10 veces su población. También dijo que espera que la cosecha principal de granos de este año rompa un nuevo récord.

Pero la distribución, y no la producción, es la clave para la lucha contra la malnutrición en el mundo, dijo Kirchner. “Realmente creemos que el problema del hambre radica en la desigual distribución de la riqueza“.

Kirchner recordó los programas claves implementados por su gobierno y el de su marido, quien llegó al poder después de la crisis económica de 2003, la cual empujó al 40% de la población a la pobreza.

Un programa nacional de alimentos se lanzó de inmediato, seguido de un impulso para crear puestos de trabajo industriales con salarios mínimos robustos, y luego en 2009 un sistema de prestación universal por hijo para más de 3 millones de jóvenes y sus familias, cuyo costo total es de alrededor del 0.5% del producto interno bruto.

La FAO aboga por esquemas de protección social de este tipo como una pieza clave en la lucha contra el hambre, destacando su papel crítico en los países que lograron el Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad las tasas de subalimentación en las últimas dos décadas.

Kirchner señaló que el programa de gasto público generó una gran demanda que catalizó un mayor crecimiento. “De esta manera nos hemos convertido en una de las sociedades más igualitarias“, señaló.

Kirchner sugirió que las naciones en vías de desarrollo se centren en realizar inversiones en infraestructura básica, como los sistemas de agua limpia y sistemas de alcantarillado, sin los cuales los sistemas de salud pública son menos eficaces.

Las políticas agrícolas deben apuntar a mejorar la eficiencia de la producción, pero las tendencias proteccionistas no ayudan a la seguridad alimentaria, dijo Kirchner, alegando que las naciones ricas a menudo usan altos aranceles y regulaciones de salud cuestionables para bloquear las exportaciones argentinas.

Posteriormente en una entrevista expreso “Tenemos una capacidad para alimentar a más de 400 millones de personas y somos apenas 41 millones, y calculamos que en cinco años más, está capacidad va a aumentar a 600 millones. Creemos que además de esto, si no se distribuye la riqueza en el mundo, nuestra capacidad para mitigar el hambre de 600 millones de personas va a ser exitosa en cuanto a políticas de Estado en la Argentina para producir más, pero el éxito se corona con que realmente 600 millones de personas puedan acceder a esos alimentos”.

Imagen cortesía de FAO | Alessandra Benedetti


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste