Para ser feliz, tú da el primer paso

Recuerdo cuando en la adolescencia adolecía por falta de amor.

Me recomendaban “nadie te va a querer si no te quieres a ti misma”. ¿Quererme a mi misma? ¿Qué es eso? Amor es una palabra tan usada que ha perdido algo de su significado. ¿Qué es el amor para ti?

Es más fácil sentir el amor que definirlo y diferenciarlo de cosas que no son amor. El amor se siente bonito, relaja, destensa, abre, da gozo. Cualquier otra cosa que no es amor, es miedo: duele, tensa el cuerpo, nos aleja, se siente como contracción.

El amor no sólo “permite” sino que también limita. Genera y también libera. Un niño que no tuvo límites y cuyos límites fueron quebrados tiende a ser un adulto sin límites y que no respeta los límites de los demás. También de adultos hay que aprender límites para la sana convivencia. Entonces a veces, un acto de amor duele porque limita.

Enamorarte es involuntario. El amar es una decisión consciente. Es una decisión diaria que permite que la pareja se vaya desarrollando sin la ansiedad cotidiana de intentar mantener al otro enganchado, ya sea en la belleza o la inteligencia o las mañas o las manipulaciones o las necesidades infantiles.

La base del amor saludable es la verdad contigo misma y con los demás; la amistad, que incluye el respeto. Nadie controla a nadie, nadie ejerce poder sobre nadie.

Un amor saludable es aquel en el que te puedes expresar con toda tu totalidad y la persona que amas se puede expresar. De hecho, en la medida que se van conociendo y aceptando mutuamente, la expresión se vuelve más armonizada, las partes ásperas se van limando.

Un amor saludable es un amor voluntario. Es saber que todos los días eliges amar aun si te cae mal lo que hace la persona. Es saber utilizar palabras gentiles, aun teniendo ganas de usar palabras hirientes. Amar saludable es detenerte un segundo antes de volver a repetir la historia y cambiarla en ese instante. Es establecer límites con gentileza.

Si vives o amas a una persona violenta, aun si sólo es violenta algunas veces, el aire que respiras con ésta se vuelve amenazante, porque, con una persona violenta, nunca sabes cuándo y por qué razón se va a poner violenta.

Muchas veces una pareja se mantiene sujeta por sus miedos. Aunque hay mucho más que miedos en una pareja. Si sólo supieran que toda esa energía que utilizan para preocuparse podría ser utilizada para nutrir sus proyectos y sus sueños.

Si supiéramos de lo que verdaderamente somos capaces, podríamos emocionarnos. Porque la conciencia del amor enfermo, del amor que no es amor, es el primer paso para la generación del amor saludable.

El amor saludable es un amor humilde, donde el corazón toma las decisiones y no el ego. Es responsable de comenzar bien y terminar bien. Amar sano es poder enfrentarte a tus errores, saber perdonarlos y saber perdonar los errores del otro. Saber dosificar y no arrollar en expectativas y exigencias Sentido del humor, por favor. El amor saludable es un amor con perspectiva, que te permite sentirte relajada.

Hay tantas formas de parejas como parejas hay en el universo, y cada pareja es una forma del universo.

Es más saludable tomar tu tiempo para amar. Hacerlo tempestuosamente como los adolescentes, no está mal para su época. Pero para largo plazo, en un amor más consciente y maduro, es preferible ir conociendo a alguien a paso lento.

Eso sí. Si quieres estar rodeada de amor, da amor. Y la primera que tiene que recibir tu amor, eres tú.

balebusta[arroba]casaluna[punto]org[punto]mx

VISITA TAMBIÉN:

La historia del día de la mujer

El amor empieza por mí

Relaciones destructivas

La vida cotidiana ¿te aplasta?

Promoción del libro “Mensaje urgente a las mujeres”

Promoción de Herbalife



Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste