Vacuna antiobesidad

El desarrollo de una vacuna contra la obesidad en México está en marcha tras un acuerdo firmado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Secretaría de Salud (Ssa) en febrero pasado, a fin de investigar y combatir esta enfermedad.

Las posibilidades de obtener un biológico para contrarrestar el sobrepeso y la obesidad que afecta a 70% de los mexicanos, se vislumbra a partir de los resultados clínicos obtenidos por los doctores Gregorio Skromne-Kadlubik, Ricardo Rico y Antonio Férez-Aguirre, del Laboratorio de Radionúclidos de la máxima casa de estudios.

Durante un estudio realizado por el Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la UNAM, al que corresponde dicho laboratorio, en agosto de 2007 –en el que también participó la Universidad Veracruzana–, se comprobó que al equilibrar la grelina, una hormona que se produce en el intestino, es posible reducir significativamente de peso, siempre y cuando también se modifique la dieta habitual de la persona obesa.

Un año antes, en agosto de 2006, el Dr. Janda Kim reportó en ratas de laboratorio el uso de una vacuna contra la grelina, la cual estimula el almacenamiento de grasa en el cuerpo, pero que también produce hambre y envía esa información al cerebro de los mamíferos.

Los especialistas universitarios obtuvieron una vacuna al aprovechar que el cuerpo humano posee anticuerpos monoclonales contra la grelina, así “probamos esta hipótesis experimental en 20 pacientes voluntarios obesos humanos para verificar si estos anticuerpos monoclonales funcionaban en el hombre sin riesgo alguno”, apuntaron en el reporte de los resultados de su estudio.

Te recomendamos:  Gael García debuta como director

Al total de pacientes se les dio una dieta baja en grasas durante cuatro meses y una rutina similar de ejercicios. A 10 de ellos se les inyectó de forma subcutánea (debajo de la piel) cada 14 días la vacuna, pero al resto no. Cabe aclarar que todos presentaban una obesidad similar.

“Ambos grupos fueron controlados con estudios clínicos y de laboratorio, con controles de peso semanales y visualización de los receptores de grelina en cerebro con gamagrafía. Al finalizar los cuatro meses se realizaron pruebas estadísticas de homogeneidad y de probabilidad para la obtención de resultados estadísticamente confiables”.

Aunque todos los pacientes bajaron de peso, aquellos que recibieron anticuerpos de antigrelina, es decir, la vacuna, bajaron de peso 20% más que el resto.

“Ningún paciente presentó intolerancia o reacciones adversas al estudio y tratamiento en los cuatro meses que éste duró”.

Entre las diversas funciones de la grelina, -que cuenta con 28 aminoácidos-, estimula la secreción de la hormona del crecimiento y su principal fuente de secreción es el estómago, sin embargo, destaca que proporciona control a corto plazo en la ingesta alimenticia entre una comida a otra.

Por eso, afirman los científicos que realizaron el estudio, “al bloquear con anticuerpos monoclonales la grelina, se obtiene un efecto de disminución del apetito y reducción de la grasa abdominal”.

El convenio para la creación de la vacuna contra la obesidad, dio lugar también a la creación de la Unidad de Investigación en Obesidad, con sede en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y de Nutrición “Salvador Zubirán”, de la Secretaria de Salud, la cual, colabora con la UNAM en la creación del biológico.

Te recomendamos:  Libro Viva la Diferencia



Escrito por


Temas relacionados