Madre o profesionista

necesidad económica,deseos de desarrollo personal, desarrollo profesional, maternidad,madre frustrada, madre tranquila, realizada, equilibrio entre ser madre y profesionista,
Equilibrio entre ser madre y profesionista

Actualmente, las madres trabajan. Esta situación ha marcado una brecha importante desde el punto de vista cultural, ya que anteriormente, la mujer se casaba y se dedicaba al hogar, destinando su tiempo exclusivamente a los hijos, al marido y la casa. Sin embargo, ahora la realidad es otra; las mujeres de hoy tienen la necesidad de trabajar por dos motivos, los cuales no son mutuamente excluyentes; el primero por necesidad económica y el segundo por deseos de desarrollo personal en el terreno profesional. Pero ¿qué sucede cuando llegan los hijos, cuando se forma una familia? ¿Qué implicaciones tiene esto? ¿Se debe renunciar a ser profesionista para ser madre?

Pareciera que no se puede combinar el desarrollo profesional con la maternidad y que se debe tomar una decisión respecto a ser madre o trabajar y desarrollarse. No obstante, esto no es verdad, ya que se pueden realizar ambas actividades a la vez, porque lo que los hijos necesitan es calidad en el tiempo que la madre les dedica, no cantidad.

Una madre frustrada, con deseos de superarse y con carencias económicas básicas, no será la mejor madre para un niño y menos aún, una madre inmersa en la angustia de no poder cubrirlas necesidades básicas de sus hijos y algún que otro lujo. Por ello, es importante que las estén y se sientan bien para poder “darse” por completo a sus hijos. Una madre tranquila, realizada y con amplias expectativas en la vida, proveerá de una mejor educación a sus hijos, transmitiéndoles amor y todos los cuidados necesarios.

El estigma que se ha cargado de generación en generación es el de “debe ser una buena madre” y pareciera que eso no se puede combinar con el trabajo. Sin embargo, una buena madre es aquella que les da a sus hijos lo mejor de sí, dentro de sus propios límites. La madre se entregará a su hijo mediante las características maternas que posee. Una mujer que se siente realizada brindará una mejor vida a sus hijos y se sentirá mejor consigo misma.

A la mujer se le ha enseñado que debe estar con sus hijos en todo momento; de ahí que cuando entra en juego la parte profesional, piensan que no son “buenas madres”, lo que les genera sentimientos de culpa. Es importante realizar un autoanálisis, ya que una cosa son las creencias y enseñanzas que se tienen en relación al “deber ser” y otra es lo que se es realmente. Por ello, el tratamiento terapéutico de una madre es de vital importancia para poder eliminar todas las culpas que la carrera profesional o las necesidades económicas provocan.

Por otro lado, no hay que descartar las facilidades que actualmente existen para poder dejar a los hijos en buenas manos, mismas que dependen, por lo general, de la posición económica y el apoyo familiar que se tengan. Esto tiene que ver con una buena organización, pero, en especial, con tener la confianza para hacerlo, ya que, por lo general, una madre no encargará a sus hijos con alguien que no es de su entera confianza.

Es importante hacer conciencia de las realidades que se están viviendo en la actualidad; las necesidades de la madre deben ser cubiertas a fin de poder dar lo mejor a su hijo. La culpa, el remordimiento y la necesidad económica pueden orillarla a actuar inconscientemente, provocando problemas futuros en la relación con sus hijos.

Es normal sentirse angustiado por la llegada de un integrante a la familia. Es importante saber que no se está sola y es señal de valentía pedir ayuda a la pareja, familia, amigos o, incluso a los profesionales de la salud. Las situaciones que se enfrentan no se saldrán de las manos si se pide ayuda a tiempo. Hoy en día, la realidad es que las mujeres trabajan y los hijos estarán bien cuidados siempre; se trata de tomarse el tiempo de elegir un buen lugar para ellos cuando la madre no esté.

Lograr el equilibrio entre ser madre y profesionista no es algo imposible… se puede; es cuestión de ponerle la debida atención y saber pedir ayuda.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

Miembro de la SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE MÉXICO (SPM) www.spm.org.mx Teléfonos: (+52-55) 5286 1744 y 5286 5509 Clínica de asistencia a pacientes México D.F.: Teléfonos: (+52-55) 5553 3599, 5286 6550 y 5286 0329 Email: spp@spm.org.mx Clínica de Asistencia a la Comunidad Sede Metepec Edo. México: Teléfono: 2153024 email: spmtoluca@gmail.com

, , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste