Saber decir no

decir que NO, amabilidad, disposición, virtudes, cultura mexicana, factores, Baja autoestima, Falta de confianza en sí mismo, Necesidad de ser valorados, No sentir culpa, compromiso, conductas, actitudes, creencias, necesidades, intereses, ideales, honestidad, seguridad, consejos prácticos para saber decir NO,
Consejos para aprender a decir NO

Para muchas personas es muy difícil poder decir que NO. Es normal que nos cueste trabajo hacerlo, ya que vivimos en una cultura en donde ser amable, servicial y estar disponible para el otro, es reconocido como una virtud. Sin embargo, estas características típicas de la cultura mexicana nos pueden orillar al extremo de responder a todo con un “sí”, y es ahí donde se convierte en un problema el no saber negarnos.

La dificultad para decir que NO a ciertas situaciones proviene de diversos factores:

Baja autoestima. Las personas con baja autoestima suelen sentir que no tienen derecho a negarse; piensan que las necesidades de los otros son más importantes que las suyas y, por ello, se les hace fácil dejar de lado sus cosas para atender primero a los demás. Asimismo, también es común que estas personas tengan miedo a no ser aceptados y el no negarse, a su parecer, los protege de ser rechazados.

Falta de confianza en sí mismo. Algunos creen que perderán una amistad, trabajo, amor, etc., por negarse ante diferentes situaciones de la vida.

Necesidad de ser valorados. Hay quienes tienen la necesidad de ser tomados en cuenta por los demás y piensan que de esta forma podrán conseguirlo.

Evitar problemas. A veces pensamos que nuestra negativa provocará un conflicto y para evitar dicha situación incómoda, preferimos ceder.

No hacer sentir mal a las personas. Creemos que el negarnos hará sentir mal al otro, aunque esto no siempre sea así.

No sentir culpa. Normalmente deviene un sentimiento de culpa por habernos negado ante algo. Este sentimiento puede ser tan intolerable para algunos que prefieren no volver a negarse ante nada, para no enfrentar dicho sentimiento.

Por compromiso. Definitivamente, existen situaciones ante las cuales no podemos negarnos como son las obligaciones y responsabilidades laborales.

El no saber decir que NO tiene consecuencias importantes en la vida diaria de la persona; ésta se ve obligada a realizar cosas que realmente no quiere y, a la larga, esto le puede provocar malestar. Además el hecho de no saber negarse hace que la persona se comprometa con creencias, actitudes y conductas que no van con sus ideales, dejando de lado su propia opinión.

Existen varias maneras para aprender a negarse; no obstante, primero que nada, se debe tener bien claro cuáles son nuestras creencias, necesidades, intereses y convicciones, y una vez identificadas, poder defenderlas ante cualquier situación. Uno debe respetar sus propios ideales y defenderlos con honestidad, ya que nadie tiene por qué modificarlos.

Adjunto algunos consejos prácticos para saber decir NO:

No mentir. Responder con honestidad y sin inventar un pretexto ayuda a no buscar futuros pretextos para la misma petición. Es decir, muchas veces inventamos un pretexto para no asistir algún lugar, cuando la realidad es que no queremos ir. Si desde un principio decimos que NO porque no estamos interesados en ello, evitaremos tener que buscar un nuevo pretexto en futuras ocasiones.

Responder con seguridad. Ser firme y demostrar seguridad al responder provoca que la otra persona no insista.

Ser amables. Es importante responder siempre de buena manera. Una respuesta diplomática se acepta más fácil.

No pedir perdón. No se debe acompañar una respuesta negativa con una disculpa; esto denota inseguridad.

No dar detalles. Es recomendable no dar explicaciones de la negativa, mientras haya firmeza en la respuesta, seguramente no se pedirá explicación alguna.

Suavizar la respuesta. Acompañar la respuesta negativa con un cumplido puede aligerarla y ser tomada de una mejor manera, por ejemplo – Me parece muy amable de tu parte…pero no acostumbro…- o – Agradezco que me hayas tomado en cuenta pero no suelo ir…-

Como es sabido, toda conducta humana llevada al extremo tiene severas consecuencias en la vida de las personas. Por ello, el decir SÍ a todo puede alterar, a largo plazo, el estado de ánimo de una persona. No obstante, tratando de buscar un equilibrio preguntándonos a quién o a qué le quiero dar prioridad, se pueden evitar muchos problemas y, al mismo tiempo, proteger nuestras convicciones y creencias en la vida. Recordemos que es imposible agradar a todos.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

Miembro de la SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE MÉXICO (SPM) Teléfonos: (+52-55) 5286 1744 y 5286 5509 Clínica de asistencia a pacientes México D.F.: Teléfonos: (+52-55) 5553 3599, 5286 6550 y 5286 0329 Email: spp [arroba] spm [punto] org [punto] mx Clínica de Asistencia a la Comunidad Sede Metepec Edo. México: Teléfono: 2153024 email: spmtoluca [arroba] gmail [punto] com

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste