Cuidados esenciales que la mujer debe tener presentes siempre

 

El nivel de exigencias nos obliga a las mujeres a cuidar nuestra salud.
[/media-credit] El rol social que jugamos hoy nos obliga a cuidarnos más

Las mujeres de hoy debemos cuidar nuestra salud conforme a las presiones que nos da el nuevo rol que jugamos.*

Las mujeres en la actualidad tenemos un rol muy distinto al del siglo pasado: trabajamos sin dejar de lado las labores hogareñas, asistimos a juntas, apoyamos en la manutención del hogar, educamos a los hijos; un sinfín de actividades que aunadas a factores externos -como el estrés y el cansancio-, hacen que nuestro estilo de vida en cuanto a alimentación cambie, al igual que la propensión a determinadas enfermedades relacionadas con el estrés.

Hasta hace algunos años, las enfermedades infecciosas y el cáncer eran la principal causa de muerte en el mundo. Hoy, las enfermedades cardiovasculares cobran el mayor número de víctimas que todos los cánceres reunidos, y las defunciones por esta causa continúan aumentando. Cada año a nivel mundial mueren 8.5 millones de mujeres debido a alguna enfermedad cardiovascular, es decir una de cada tres, en contraste con una de cada 25 que muere por cáncer de pecho.

En México la diabetes mellitus es la principal causa de muerte en mujeres seguida de las enfermedades cardiovasculares. Estos padecimientos, al igual que el cáncer y la osteoporosis, están determinados por factores nutricionales y estilos de vida.

Resulta trascendental que las mujeres empiecen a tomar las riendas de su propia salud, dándose la importancia merecida, al conocer los factores de riesgo asociados a las enfermedades crónico-degenerativas y realizándose un chequeo mensual de circunferencia de cintura, presión arterial, peso y porcentaje de grasa corporal; mediciones de química sanguínea -cada 3 meses- si ya padece alguna dislipidemia (niveles elevados de colesterol o triglicéridos en sangre),  y por lo menos una vez al año en caso de no padecerla.

A partir de la menopausia, entre los 45 y los 55 años de edad, aumenta  el riesgo de pérdida ósea debido al cese hormonal, por lo que es importante realizarse una densitometría por lo menos una vez al año.

En el caso de presentar exceso de peso, hipertensión, dislipidemias, diabetes, sedentarismo, tabaquismo, consumo de bebidas alcohólicas y menopausia es importante sospechar de algún riesgo cardiovascular con una prueba de esfuerzo que ayuda a confirmar el diagnóstico, así como una angiografía para determinar la presencia o extensión de la obstrucción coronaria.

Por su parte, las modificaciones en el estilo de vida, patrones de actividad física y alimentación saludable, permitirán aumentar la calidad de vida, potenciando las capacidades de desarrollo en la mujer de la sociedad moderna. ¡¡Mujer, a cuidar tu vida!!

Imagen cortesía de pz.axe/Deposit Photos


Avatar

Escrito por

Nutrióloga y Coordinadora de Medios Científicos de Recorrido por la Salud® Teléfonos 22 22 05 55 y 22 22 05 78

, ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste