Industria del cigarrillo presiona a legisladores

industria tabacalera, opinión publica, incremento de impuesto al  cigarro, industria tabacalera
Incremento de impuesto al cigarro

La industria tabacalera intenta confundir a la opinión pública y presionar a diputados y senadores mexicanos para propiciar un cambio de opinión en torno a su apoyo al incremento al impuesto del tabaco y sobre las graves consecuencias que el tabaco tiene para la salud de los mexicanos.

En un comunicado conjunto emitido por la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) en su sección México y la Alianza Nacional para el Control del Tabaco (ALIENTO), hicieron ver la importancia de que los legisladores mantengan su compromiso y posición a favor de la salud de los mexicanos y no de una industria cuyo producto está comprobado es nocivo.

La industria tabacalera en México, representada principalmente por British American Tobacco (BAT) y Phillip Morris, comenzó desde muy temprano en 2011 a ejercer presión sobre legisladores para echar atrás el impuesto logrado de 10 pesos sobre cada cajetilla de cigarros.

Recientemente apareció una serie de desplegados patrocinados por la multinacional British American Tobacco (BAT) en los que se aducen argumentos en contra del incremento al precio de la cajetilla de cigarros.

Existen muchas experiencias internacionales (Estados Unidos, Canadá, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile y Uruguay) que demuestran que el incremento por impuesto al precio a los cigarros beneficia la recaudación fiscal de los gobiernos y reduce el consumo, sobre todo entre las poblaciones más vulnerables. Y este mismo argumento es respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunado a esto, el Banco Mundial ha demostrado que los niveles de contrabando de tabaco no se relacionan con los niveles de los impuestos al tabaco.

De acuerdo con Erick Antonio Ochoa, director de iniciativas para el control del tabaco de la FIC México, “en una parte de su desplegado, BAT señala aceptar el cumplimiento de la ley, pero olvida que durante meses dilató el acatamiento de la misma al retrasar la incorporación de pictogramas y leyendas precautorias en las cajetillas de cigarros de sus marcas.

“Como se ha expuesto en diversos foros, el incremento a los impuestos de los productos de tabaco constituye la medida más eficaz para reducir la prevalencia de enfermedades, evitar que años de vida saludable se pierdan o incluso la muerte, así como prevenir que los niños y jóvenes se acerquen a este producto”, señalaron representantes de la FIC y ALIENTO al referirse al recrudecimiento de la campaña que la industria tabacalera opera desde inicios de este año para influir en la agenda de legisladores en su favor.

Hay que recordar que el origen de ese incremento a los precios de los cigarros fue por la tremenda desproporción entre el gasto que cada año debe hacer el Estado para atender los padecimientos asociados al consumo de tabaco que suma unos 45 mil millones de pesos, mismos que no son proporcionales a la captación de impuestos provenientes de las tabacaleras que suman unos 23 mil millones de pesos.

Lo que ocurrió en 2010 fue que se esgrimieron y ponderaron razones de salud pública; la decisión tomada no tuvo el objetivo de tapar hoyos fiscales, como los acusa la industria tabacalera, dijeron los organismos mencionados.

“Desde finales de 2010 y comienzos del 2011, la industria tabacalera amenazó con dejar de invertir en el país, cosa que, sabemos, nunca sucederá porque los márgenes de ganancia de los cigarrillos están muy por encima del costo de producción”, mencionó Erick Antonio Ochoa.

Por su parte, Juan Núñez Guadarrama, coordinador de ALIENTO, expresó que “es importante no perder de vista en las conferencias de prensa, comunicados y desplegados de la industria tabacalera, la objetividad y sustento en que basan sus dichos. Hay que ser críticos y preguntar sobre sus fuentes de información, sus estudios y la evidencia en la que se apoyan para desarrollar sus análisis y proyecciones”.

Por ejemplo, “de acuerdo con el Informe de finanzas públicas y deuda pública de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), correspondiente a los meses de enero y febrero 2011, la recaudación por tabaco aumentó más del 20% respecto al anterior. Esta es información enviada por la SHCP a la Cámara de Diputados a finales de febrero pasado y es de consulta pública”, mencionó Núñez Guadarrama.

“Como era de esperarse, el desplegado de hace unos días es un artificio más que la industria tabacalera utiliza para espantar a legisladores y funcionarios del Ejecutivo Federal, que en 2010 antepusieron la salud de la población a los intereses de compañías transnacionales, bajo argumentos falaces como son la reducción de empleos y la caída de la captación fiscal.

Además, ya se demostró que la mayoría de la gente está de acuerdo en que se hayan subido impuestos a una sustancia cuyo consumo causa muerte y enfermedad, ya que así, con un precio más elevado, se reduce su acceso principalmente a niños y jóvenes, concluyó el coordinador de ALIENTO.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste