Fuente

Olfato femenino, la diferencia en su capacidad ¿se encuentra en la cantidad de neuronas?

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 4 minutos, 803 palabras

Muchas personas muestran una gran diversidad en su capacidad para identificar aromas y olores. Más importante aún, los machos y las hembras difieren en gran medida en su evaluación de percepción de olores, las mujeres superan a los hombres en muchos tipos de pruebas de olfato.

Una mujer oliendo flores

El hecho de que algunas células se añaden a nuestro cerebro a lo largo de la vida sugiere que las mujeres ya nacen con estas células adicionales.

Las diferencias de sexo en la detección olfativa pueden desempeñar un papel en los comportamientos sociales diferenciadas y pueden ser conectados a una de percepción de olor, que está naturalmente ligado a las experiencias y las emociones asociadas. Por lo tanto, la superioridad olfativa de las mujeres se ha sugerido que es cognitiva o emocional, en lugar de la percepción.

Estudios previos que investigan las raíces biológicas de mayor sensibilidad olfativa de las mujeres han utilizado métodos de imagen que permiten medidas brutas de las estructuras cerebrales. Los resultados de tales estudios han sido motivo de controversia, dejando sin respuesta la pregunta de si las diferencias en la sensibilidad olfativa tienen raíces biológicas o si representan un mero subproducto de las diferencias sociales y cognitivas entre sexos.

Ilustración de corte del cerebro

El bulbo de ofativo transmite información de la nariz al cerebro

El fraccionador isotrópico, una técnica rápida y fiable desarrollado previamente por un grupo de investigadores de la Universidad Federal de Río de Janeiro, mide el número absoluto de células en una estructura cerebral dada, tal como el bulbo olfatorio, que es la primera región del cerebro para recibir olfativa información capturada por las fosas nasales.

Usando esta técnica, un grupo de investigadores dirigidos por el Prof. Roberto Cuaresma, del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad Federal de Río de Janeiro y el Instituto Nacional de Neurociencia Traslacional, Ministerio de Ciencia y Tecnología de Brasil, por fin ha encontrado evidencia biológica en los cerebros de hombres y mujeres que pueden explicar la diferencia entre los géneros olfativa.

El grupo examinó los cerebros post mortem de siete hombres y 11 mujeres que eran todos mayores de 55 en el momento de su muerte. Todos los individuos eran neurológicamente sanos y ninguno trabajaban en profesiones que requieren habilidades olfativas excepcionales, como son los casos del degustador de café o trabajar en una cocina profesional. Al calcular el número de células en los bulbos olfatorios de estos individuos, el grupo (que también incluyó a investigadores de la Universidad de São Paulo, la Universidad de California, San Francisco, y el Hospital Albert Einstein de Sao Paulo) descubrió que las mujeres tienen en promedio 43% más células que los hombres en esta estructura cerebral. Contando neuronas específicamente, la diferencia llegó a casi un 50% más en las mujeres que los hombres.

La pregunta sigue siendo si este número de células superior representa las diferencias en la sensibilidad olfativa entre sexos. “En términos generales, dice el profesor Cuaresma, cerebros más grandes con un mayor número de neuronas se correlacionan con la complejidad funcional proporcionada por estos cerebros. Por lo tanto, tiene sentido pensar que más neuronas en los bulbos olfatorios mujeres proporcionarían las mujeres con mayor sensibilidad olfativa“.

El hecho de que algunas células se añaden a nuestro cerebro a lo largo de la vida sugiere que las mujeres ya nacen con estas células adicionales. Pero ¿por qué los cerebros de las mujeres tienen esta capacidad pre establecida? ¿Qué mecanismos son los responsables de este aumento del número de células en sus bulbos olfativos? Algunos creen que esta capacidad olfativa es esencial para los comportamientos reproductivos tales como vinculación de las parejas y el reconocimiento de parentesco.

Si esto es cierto, entonces la capacidad olfativa superior es un rasgo esencial que ha sido heredada y mantenida a lo largo de la evolución, una idea expresada por el dramaturgo rumano Eugene Ionesco cuando dijo “una nariz que puede ver vale dos que oler“.

Referencias

  • Ana V. Oliveira-Pinto, Raquel M. Santos, Renan A. Coutinho, Lays M. Oliveira, Gláucia B. Santos, Ana T. L. Alho, Renata E. P. Leite, José M. Farfel, Claudia K. Suemoto, Lea T. Grinberg, Carlos A. Pasqualucci, Wilson Jacob-Filho y Roberto Lent Sexual Dimorphism in the Human Olfactory Bulb: Females Have More Neurons and Glial Cells than Males PLoS ONE 9(11): e111733 5 de noviembre de 2014 DOI: 10.1371/journal.pone.0111733 http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0111733
Créditos de las imágenes © Depositphotos.com/eevl y Roberto Lent


Publicidad

Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Consulta por fecha

noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct    
  1 2 3
 4 5 6 7 8 910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Publicidad

¡ Bienvenida(o) !