Fuente

Artículo financiado por OMS estima costo para alcanzar un mundo más saludable y evitar 97 millones de muertes prematuras en 15 años

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 5 minutos

La OMS tiene intención de actualizar estas estimaciones cada 5 años e incluirá otras metas relacionadas con la salud y enfermedades a medida que disponga de nuevos datos.

El artículo “Financing transformative health systems towards achievement of the health Sustainable Development Goals: a model for projected resource needs in 67 low-income and middle-income countries“[1] (Financiación de los sistemas de salud transformadora hacia el logro de la salud Metas de desarrollo sostenible: un modelo para las necesidades de recursos proyectadas en 67 países de ingresos bajos y medianos) o descrita en otros términos la factura sanitaria de los ODS (SDG Health Price Tag)  que se publica este 17 de julio de 2017 en la revista The Lancet Global Health estima los costos y las ventajas de ampliar progresivamente los servicios sanitarios con el fin de alcanzar las 16 metas sanitarias de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en 67 países de ingresos medianos y bajos donde vive el 75% de la población mundial.

En 2015, los Estados Miembros de las Naciones Unidas adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como lista de tareas para los siguientes 15 años. Estos 17 ambiciosos Objetivos, que están interrelacionados, se subdividen en 169 metas que permitirán vivir en un mundo más saludable, más seguro y más justo de aquí a 2030. Mientras que los ODS engloban a todos los países, la factura sanitaria de estos Objetivos se centra en 67 países de ingresos medios y bajos que deben hacer frente a graves obstáculos para ampliar sus servicios sanitarios.

Este análisis muestra que las inversiones encaminadas a ampliar los servicios para alcanzar la cobertura sanitaria universal y otras metas sanitarias de los ODS podrían evitar 97 millones de muertes prematuras en el mundo de aquí a 2030 y prolongar 8.4 años la esperanza de vida en algunos países. Si bien la mayoría de los países pueden hacer frente a estas inversiones, los más pobres necesitarán ayuda para alcanzar las metas fijadas.

En un comentario que acompaña el artículo publicado en The Lancet Global Health, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, señala: “La cobertura sanitaria universal es, a fin de cuentas, una decisión política. Todos los países y gobiernos nacionales tienen el deber de esforzarse por alcanzarla“.

En la factura sanitaria de los ODS se exponen dos hipótesis:

  1. Ambiciosa: En la que las inversiones son suficientes para que los países alcancen las metas sanitarias de los ODS de aquí a 2030
  2. De mejora: En la que los países recorren dos terceras partes o más del camino hacia las metas.

En ambas hipótesis, las inversiones en los sistemas sanitarios (por ejemplo, para contratar a más trabajadores sanitarios; construir y poner en funcionamiento nuevos consultorios, hospitales y laboratorios, y adquirir material e instrumental médico) representan el 75% del total. El resto se destina a medicamentos, vacunas, jeringas y otros productos necesarios para prevenir o tratar determinadas enfermedades y para actividades como la formación, las campañas sanitarias y las actividades de divulgación dirigidas a comunidades vulnerables.

En la hipótesis ambiciosa, el logro de las metas sanitarias de los ODS requeriría realizar nuevas inversiones de cuantía creciente con el tiempo, desde los US$ 134 mil millones anuales iniciales hasta US$ 371 mil millones (es decir, US$ 58 por persona) en 2030.

El análisis muestra que el 85% de estos costos se pueden asumir con recursos internos, si bien 32 de los países más pobres sufrirán un déficit de financiación de US$ 54 mil millones anuales y seguirán necesitando ayuda externa. En el análisis no se incluyeron los países de ingresos altos, pero en otras estimaciones se ha comprobado que todos ellos pueden costear la cobertura universal de servicios sanitarios esenciales a todos sus ciudadanos.

En la hipótesis ambiciosa se contempla aumentar el personal sanitario añadiendo 23 millones de nuevos trabajadores y construir más de 415 mil nuevas instalaciones sanitarias, el 91% de ellas centros de atención primaria.

Estas inversiones incrementarían la proporción del Producto Interno Bruto (PIB) correspondiente al gasto sanitario en los 67 países desde un promedio de 5.6% hasta un 7.5% (a nivel mundial, la proporción del PIB correspondiente al gasto sanitario es, en promedio, del 9,9%). Aunque un aumento del gasto sanitario no se traduce necesariamente en una mejora de la salud, ello puede lograrse realizando las inversiones adecuadas en el momento preciso.

Estas inversiones podrían evitar 97 millones de muertes prematuras —1 cada 5 segundos durante 15 años—, entre ellas más de 50 millones de fallecimientos de infantes, neonatos y de niños menores de 5 años, así como 20 millones de muertes por enfermedades no transmisibles como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. La esperanza de vida aumentaría entre 3.1 años y 8.4 años, y los 67 países ganarían 535 millones de años de vida saludable.

En el escenario de mejora se necesitaría aumentar las inversiones desde los US$ 104 mil millones anuales iniciales hasta US$ 274 mil millones cada año (es decir, US$ 41 por persona) en 2030. Estas inversiones permitirían evitar cerca de 71 millones de muertes prematuras y aumentarían la proporción del PIB correspondiente al gasto sanitario en un promedio de un 6.5%. Se añadirían más de 14 millones de nuevos trabajadores sanitarios y se construirían cerca de 378 mil nuevas instalaciones sanitarias, el 93% de ellas centros de atención primaria.

El análisis abarca metas incluidas tanto en el ODS 3 (salud y bienestar) como en los ODS 2 (hambre cero), 6 (agua limpia y saneamiento) y 7 (energía asequible y no contaminante). En cambio, algunas metas y enfermedades no se incluyeron debido a la dificultad de estimar sus costos asociados y la mejora de la salud que pueden conllevar, o bien a la ausencia de datos sólidos.

La factura sanitaria de los ODS no describe el gasto que los países deben realizar en salud, sino que debe entenderse como una referencia para llevar a cabo nuevos estudios. Además, el artículo hace hincapié en que el logro de la cobertura sanitaria universal y otras metas sanitarias requerirán además de inversión, voluntad política y respeto por los derechos humanos.

Referencias

  1. Stenberg, Karin et al.; Financing transformative health systems towards achievement of the health Sustainable Development Goals: a model for projected resource needs in 67 low-income and middle-income countries; The Lancet Global Health , Volume 0 , Issue 0; DOI 10.1016/S2214-109X(17)30263-2; Publicado en líne el 17 de julio de 2017; Disponible en el URL http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS2214-109X(17)30263-2/fulltext?elsca1=tlxpr
Compártelo en tus redes sociales
  • more

Código QR


Consulta por fecha

agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
  1 2 3 4 5 6
 7 8 910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Publicidad


Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Fase lunar


Publicidad

Revista con la A

Ir al principio de la página

¡ Bienvenida(o) !

Pero puedes darlo a conocer en:

cerrar