Para mejorar probabilidades de éxito en programas de control de peso o de pérdida de peso, ¿también se debe promover participar en comidas familiares?

Participar en comidas familiares puede ayudar a mejorar la comunicación y el apoyo en el hogar. Un nuevo estudio publicado en el Journal of Nutrition Education and Behavior, publicado por Elsevier, conecta una menor desánimo familiar y una mejor comunicación familiar con una mayor probabilidad de comer en familia y desayunar juntos en familia, y no estar observando un televisor.

Familia desayunando en la cocina
Los pacientes en programas de control de peso o de pérdida de peso tenían más probabilidades de comer en familia cuando tenían buena comunicación y poco desánimo en el hogar, según el Journal of Nutrition Education and Behavior.

Los investigadores estudiaron a 259 padres que también eran pacientes en la Universidad Estatal de Ohio o en la Universidad de Wake Forest con instalaciones acreditadas para el manejo del peso y cirugía bariátrica. Descubrieron que los padres que tenían una mejor comunicación familiar y un menor desánimo por tratar de mejorar sus hábitos alimenticios tenían más probabilidades de participar en las comidas familiares.

Es importante tener en cuenta que todos los miembros de la familia en el hogar tienen influencia“, afirma el autor principal del estudio Keeley J. Pratt, PhD, en The Ohio State University, Columbus, Ohio en los Estados Unidos. Sobre los descubrimientos de que cualquier miembro de la familia puede influir en la adopción y el mantenimiento de patrones y comportamientos saludables en el hogar. “Incluso si alguien no tiene el mayor poder para cambiar en la familia (como los niños), todos se influyen mutuamente“.

Investigaciones anteriores han demostrado que la obesidad de los padres suele ser el factor de riesgo más fuerte para que los niños tengan un peso obeso con el tiempo. Los autores del estudio también encontraron que los padres que percibían que su hijo tenía sobrepeso u obesidad tenían más de 4 veces más probabilidades de hablarles sobre el peso del niño, también denominado como “charla sobre el peso“.

Si bien la comunicación abierta con las niñas y los niños sobre la salud ofrece beneficios, “es importante garantizar que la comunicación directa sobre el peso de los niños no sea dañina en el desarrollo de una imagen corporal y comportamientos saludables. Eso incluye a los niños mayores y adolescentes que corren un mayor riesgo de desarrollar trastornos alimentarios comportamientos alimenticios desordenados“, dijo el profesor Pratt.

No hubo diferencias significativas entre los niños y las niñas en este estudio, aparte de que las familias con niñas eran más propensas a cenar juntas sin televisión de 5 a 7 veces por semana. Las familias con niños más pequeños, independientemente de su género, tenían más probabilidades de comer cenas familiares y desayunos juntos, y los padres de niños mayores tenían más probabilidades de hablar sobre su propio peso con el niño.

Este fue el primer estudio que analizó específicamente las prácticas de comidas familiares entre pacientes adultos inscritos en programas de cirugía de control de peso o de pérdida de peso.

Comprender estas relaciones proporcionará evidencia esencial necesaria para diseñar en el futuro intervenciones basadas en la familia para que estos pacientes ayuden en su cambio de comportamiento y pérdida de peso, prevengan la aparición de obesidad en los niños y mejoren las prácticas positivas de comidas familiares y una comunicación saludable sobre el peso“, subrayó el profesor Pratt.

Imagen cortesía de Wavebreak Media LTD


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste