¿Cómo se ve tu hijo?

¿Cómo me veo como mamá?, ¿Cómo se ve mmi hijo?, agresiones, violencia simbólica, violencia, entorno social, heridas, autoestima, seguridad, comunicación, relación con mi hijo.
Relación entre mi hijo y yo

Ser mamá de adolescentes es una tarea que se puede complicar si no conoces cómo se siente tu hijo respecto a sí mismo y cómo vive sus días en su entorno social.

Puede haber casos en que los jóvenes son afectados por los mismos compañeros de clase, donde recibieron algún tipo de critica sobre su imagen y esto ocasiona que no se sientan cómodos con su cuerpo. Incluso puede suceder que ya no quieran asistir a la escuela por lo mucho que les puede afectar esta situación.

Este tipo de experiencias crean profundas “heridas” que afectan en gran escala la autoestima de niños y adolescentes.

Como padres tenemos un papel trascendental, y debemos fomentar una mente en crecimiento a través de aplaudir el esfuerzo. Recordando que la clave del éxito radica en poner énfasis en el esfuerzo y no aplaudiendo las habilidades innatas, pues esto sólo los lleva a un estancamiento mental. Realizar actividades con ellos ayuda a abrir la comunicación. Por ejemplo aquí te damos algunas ideas:

• Resalta algún aspecto de su físico. Podrías hablar de lo que él genera en ti cuando está a tu lado. Por ejemplo, puedes decirle: “Fíjate que cuando me abrazas me haces sentir tan querida, que me transportas a otro planeta”. En ese momento lo harás sentir importante y valioso porque le hiciste notar que es capaz de generar algo en ti.

• Procura tener unos 15 minutos al día haciendo alguna actividad que él elija, esto te ayudará a crear un vínculo. Puedes jugar cartas o preguntarle qué le gustaría hacer, esto favorecerá en su comunicación y permitirá que se pueda abrir a contarte más sobre sus inquietudes.

• Si te enseña un dibujo o su tarea, demuestra interés haciéndole preguntas como ¿Por qué decidió usar esos colores?, ¿Qué quiso representar?, es decir pon énfasis en su esfuerzo. Y no decirle ¡eres un súper pintor!, pues esto puede causar la pérdida de la confianza y motivación cuando el trabajo no representa un esfuerzo.

• Si aparece vestido de cierta manera es mejor seas especifico diciéndole: “Me doy cuenta que la manera de combinar ese color de blusa con esos jeans se te ven increíbles”, muy diferente a decirle: “¡Te vistes padrísimo!”, ya que en la primera expresión estás resaltando su capacidad de combinarse y su ingenio, y en la segunda no resaltas ninguna habilidad ni provocas su creatividad.

Así, hay infinidad de oportunidades en las que puedes recordarle lo valioso que es y sobre todo construir un vínculo emocional que te permita conocer y acercarte a su mundo. Aunque parezcan cosas muy sencillas, tienen un impacto muy positivo en su seguridad y percepción de sí mismos. Es muy importante considerar la comunicación verbal como la no verbal.

Recordemos que en la manera en la que nosotros no expresemos críticas sobre el físico de las demás personas, ellos recibirán menos impacto sobre esta forma de autoevaluarse. Esto no es tarea fácil cuando solemos describir a las personas empezando a resaltar su físico y sus defectos, sin darnos cuenta.

La relación que existe entre los padres de familia con sus hijos de los 8 a los 13 años de edad, es un factor determinante en cómo va vivir el niño su adolescencia.

Información proporcionada por Fundación Dove® para la Autoestima.

Imagen cortesía de Depositphotos.com | Plenilunia


Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

Etiquetas , , , , , , , , , ,

Temas relacionados