Estudio propone estrategia para mejorar aceptación de nuevas vacunas COVID-19 entre los escépticos

Una respuesta exitosa a la pandemia de COVID-19 requiere lograr altos niveles de vacunación. Un estudio, dirigido por la Universidad de Bristol y publicado en el British Journal of Health Psychology, demuestra la importancia de crear conciencia sobre la eficacia de la vacuna, especialmente si se compara muy favorablemente con otra vacuna bien establecida.

Ilustración de educación científica en línea
Informar a las personas sobre qué tan bien funcionan las nuevas vacunas COVID-19 podría impulsar sustancialmente la aceptación entre los escépticos.

La investigación se centró en adultos que no estaban seguros de ser vacunados contra COVID-19. Aquellos que recibieron información sobre la eficacia de la vacuna obtuvieron un puntaje 20% más alto en una medida de disposición a vacunarse, en comparación con aquellos que no recibieron información. Esta mejor aceptación aumentó hasta el doble entre los encuestados que también recibieron información sobre el desempeño de las vacunas COVID-19 en comparación con la vacuna anual contra la influenza.

Beneficio de la información comparativa

El autor principal, el profesor Colin Davis, catedrático de Psicología Cognitiva en la Facultad de Ciencias Psicológicas de la Universidad de Bristol, menciona que “el efecto positivo general de proporcionar información clave no es sorprendente, ya que sabíamos que la percepción de la gente sobre la efectividad de una vacuna es un factor importante en sus intenciones de vacunación. Pero el beneficio adicional de proporcionar información comparativa es un hallazgo novedoso que subraya el papel vital de la comunicación en la mejora de la aceptación de la vacuna“.

Encuestas

Los hallazgos se basan en los datos de 2 encuestas realizados en diciembre del 2020 realizadas a adultos  entre 18 y 85 años del Reino Unido:

  • En la primera encuesta con 2,400 personas se encontró que el 65% estuvo de acuerdo o muy de acuerdo en que recibirían la vacuna COVID-19, que en ese momento no estaba ampliamente disponible. Otro 12% estaba igualmente seguro de que no recibiría la vacuna. Sin embargo, en el rango medio, alrededor de una cuarta parte (23%) de los encuestados expresaron sus reservas e incertidumbre respecto a si serían vacunados.
  • Al realizar una segunda encuesta de 481 de esos cuidadores de la cerca, cuyo objetivo era descubrir si proporcionar cierta información relevante podría motivarlos a superar sus dudas y estar más decididos a a vacunarse.

Cuando no se proporcionó información, la mayoría de los participantes no estaban seguros de recibir la vacuna. Los niveles de confianza aumentaron en un 20% cuando se les informó de la abrumadora eficacia de las vacunas Pfizer y Moderna, 95% y 94% respectivamente en ese momento. Su probabilidad de ser vacunados volvió a crecer en un margen similar, cuando la información sobre la vacuna COVID-19 también indicó la efectividad de la vacuna contra la gripe en los últimos 15 años, según los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos, lo que la sitúa en unos 40%.

La importancia de las comparaciones

Los hallazgos muestran el potencial positivo del efecto de contraste. Señalar comparaciones basadas en hechos puede ser útil al tomar una decisión, particularmente sobre algo nuevo. La gente valora la información basada en evidencia y esto puede brindar afirmación y tranquilidad a los grupos cautelosos“, comentó el profesor Davis.

También es importante señalar que la información que brindamos sobre la menor efectividad de la vacuna contra la influenza no cambió la intención de las personas de vacunarse contra la influenza. La percepción de la vacuna contra la influenza se beneficia de su familiaridad y un sentido establecido de seguridad y eficacia. la vacuna COVID-19 con el conocido jab contra la gripe, se le recuerda a las personas que las vacunas funcionan y son seguras“.

Aceptación de las vacunas se desacelera

Los datos más recientes muestran que la aceptación de las vacunas se está desacelerando. En los últimos 2 meses, el número medio de dosis de vacunas que se administran diariamente ha disminuido de más de medio millón de dosis al día a poco menos de un tercio de millón. Esto refleja una tasa de aceptación mucho más baja entre los grupos más jóvenes. Mientras que en Inglaterra, al menos el 95% de las personas de 55 a 79 años han recibido su primera dosis y al menos el 80% de las de 35 años o más, la cifra desciende a un 76% entre las personas de 30 a 35 años. El 65% para los jóvenes de 25 a 29 años, y solo el 57% para los de 18 a 24 años, según los últimos datos del NHS de Inglaterra.

El profesor Davis declaró que “las personas más jóvenes tal vez se perciban a sí mismas como menos vulnerables al virus COVID-19. Si bien las tasas de mortalidad son, afortunadamente, mucho más bajas en este grupo de edad, la exposición al virus conlleva el peligro de un COVID prolongado en personas de todas las edades. Al vacunar a los jóvenes pueden protegerse a sí mismos y también reducir los niveles de transmisión en la población en su conjunto. La campaña de vacunación no ha terminado y este estudio muestra la importancia de una comunicación informada y dirigida“.

Imagen cortesía de admin | Plenilunia


Referencias

  1. ,,; Efficacy information influences intention to take COVID-19 vaccine; British Journal of Health Psychology; Fecha de publicación 11/07/2021; DOI: 10.1111/bjhp.12546; Disponible en el URL : ; Consultado el 13/07/2021
Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste