Fórmula para la belleza

armonía facial, belleza, salud, bienestar, toxina botulínica tipo “A”, proporciones faciales, evaluación aritmética del rostro, procedimiento ni invasivo, belleza, simetría, armonía, tratamientos, apariencia joven, transformación armónica,
Características faciales

Basándose en un cálculo matemático, se pueden determinar aquellos aspectos del rostro que pueden ser modificados para lograr una armonía facial en cualquier persona. A través de una fórmula y un procedimiento no invasivo, se puede restaurar y maximizar el potencial de belleza que habita en toda persona.

El doctor José Abel de la Peña, miembro de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (AMCPER), expresó que dicho cálculo está inspirado por el concepto de que la belleza ideal pude ser universal. Este número y se obtiene a través de la fórmula “Phi”, también conocida como número de oro. El resultado más la combinación de la toxina botulínica tipo “A” modifican de un modo no invasivo las características faciales.

Cuando la fórmula es aplicada a las proporciones faciales, el resultado puede utilizarse para brindar simetría, armonía y balance en cualquier persona; incluso esta técnica se utilizó por artistas como Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci.

“En términos generales, este cálculo puede maximizar el potencial de la belleza agregando la simetría y el balance a la forma facial, restaurando el contorno en mejillas para una imagen más joven, logrando la proporción ideal de las cejas, realzando sutilmente el volumen de sus labios y mejorando su definición y por último armonizando la forma de la nariz con el resto de sus características. Esta evaluación aritmética del rostro acentúa la belleza ideal con base en las características faciales de cada persona, por lo que se puede alcanzar metas estéticas verdaderas. El tratamiento agregará el volumen y la proporción específica para una imagen naturalmente joven. El proceso puede tomar menos de una hora y es mínimo invasor“, señaló el Dr. De la Peña.

¿En qué consiste?

Los expertos recurren al valor de Phi (1.618:1) para determinar la simetría d la cara, por ello este patrón es único en cada paciente y obedece a un deseo de cambio de imagen y a la necesidad de una apariencia más joven. La cirugía plástica moderna recurre a esta prueba para elegir la combinación de tratamientos.

Así mismo, según esta teoría que ayuda a determinar la “belleza”, se auxilia de la idea de los “magníficos siete”, es decir, las partes de la cara que inconscientemente determinamos como belleza: la forma facial, la altura de la frente, la forma de la ceja, el tamaño del ojo y distancia que existe entre ellos, la forma de la nariz, los labios (longitud y altura) y la claridad de la piel. Una vez identificada la simetría del rostro del paciente y en función de estos siete elementos, se determinarán los cambios que deben haber realizarse de manera conjunta. Así, en lugar de detenerse en un área solamente, se trabaja con varias partes del rostro para lograr un cambio total y una transformación armónica.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

, , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste