Guía práctica para elegir tu método anticonceptivo

La Dra. Elsa Díaz López, ginecóloga y obstetra por la UNAM, nos dice que aproximadamente pasan hasta 10 años después de haber iniciado vida sexual para elegir, formalmente, un método anticonceptivo. Y es que la elección de un método nos permite continuar con el desarrollo de la vida personal, familiar y laboral.

Siempre existirá un método que se acople a tus necesidades y tu personalidad.
Siempre existirá un método que se acople a tus necesidades y tu personalidad. OlafSpeier
La doctora menciona que la selección de un anticonceptivo interviene en varios aspectos de nuestra vida que van más allá de planear embarazos, y recalca que los beneficios que conlleva la práctica de la anticoncepción van desde disfrutar la vida con la pareja sin preocuparse por un embarazo inesperado, planear metas profesionales, académicas, laborales, económicas; hasta viajes sin necesidad de cuidarte.

En consulta me he encontrado con mujeres que utilizan algún método anticonceptivo por recomendación de una amiga, prima, vecina o alguien de la farmacia. También, con frecuencia comentan que su cuerpo no tolera los anticonceptivos. Vale la pena analizar las características del método y si se adapta al estilo de vida que cada quien requiere”.

La especialista comparte los aspectos que deben tomarse en cuenta a la hora de la elección:

  1. Facilidad: Existen varios tipos de anticonceptivos: los de toma diaria, aplicación mensual, o los de larga duración. La píldora es un ejemplo de los de uso diario, se recomienda para personas que pueden cumplir horarios; ya que se debe tomar diario a una hora específica.
  2. Confianza: ¿Cuántas veces has escuchado historias de mujeres que han subido de peso o han sufrido acné por el uso de anticonceptivos? Esta es una de las principales razones por las que las pacientes dejan de utilizar los métodos, aunque en realidad esto es más un mito que una realidad. En la actualidad, los anticonceptivos utilizan hormonas más amigables y con menos efectos secundarios, tanto que ya contamos con un anticonceptivo oral con hormonas idénticas a las que produce el cuerpo femenino, logrando un efecto neutro en peso y acné. Además de generar ciclos más ligeros y cortos.
  3. Seguridad: Este es el que más preocupa a las usuarias: no estar preocupadas por la efectividad del anticonceptivo que se utiliza. El anticonceptivo hormonal ha sufrido un cambio, la nueva generación utiliza el estradiol, esta hormona ha demostrado alta eficacia sin importar la edad.
  4. Amigable: Muchas veces las pacientes no quieren utilizar un método anticonceptivo a largo plazo porque no están seguras de en qué momento desearán un embarazo. Esta es una de las ventajas de la píldora anticonceptiva, que al terminar el ciclo y dejar de tomarla, el embarazo puede lograrse. Y una vez que haya llegado el bebé, se puede retomar su uso, sin ser necesario cambiar de método.

La especialista menciona que estas son las características que se deben considerar en un método anticonceptivo para saber cuál es el adecuado para cada quien. Aún así, recomienda discutir el tema en consulta con un ginecólogo para escoger la mejor opción.

* Dra. Elsa Díaz López. Médico Cirujano por la UNAM, con especialidad en Ginecología y Obstetricia. Miembro de la mesa directiva de COMEGIC, antes Asociación Mexicana de Colposcopía y Patología Cervical. Directora General de GESFEM SC, Grupo especializado en salud femenina.

Publicaciones relacionadas