Andrea Noli

Para muchas mujeres, mantener una piel bella y tersa podría significar verdaderos sacrificios en cuanto alimentación, tratamientos faciales y rutinas de belleza, pero Andrea Noli ha encontrado una sencilla fórmula para lograr esa lozanía que todas buscamos en nuestro cuerpo.

Su secreto no tiene mucha ciencia, pues desde que se convirtió en madre de una hermosa niña, ha descubierto que una simple rutina de higiene y el amor incondicional que sólo pueden brindar los hijos pueden hacer maravillas en el aspecto físico de una mujer.

La salud debe ser un estilo de vida

“Mantenerme sana y bella lo veo más como un estilo de vida que como una condición femenina para complacer a mi público. Eso implica llevar una alimentación balanceada, sin excesos de ningún tipo, especialmente en los dulces. Mi filosofía incluye comer no hasta quedar satisfecho, sino un poco menos.

“La piel es muy importante para mí, pero tampoco sigo grandes fórmulas para lograrlo, sobre todo ahora que tengo que dedicar más tiempo a mi faceta de mamá que a mi cuidado personal.

“Hago cosas muy simples, como desmaquillarme antes de dormir y utilizar diferentes tipos de crema. Eso creo que sí es muy importante, cambiar constantemente de marca para que la piel no se acostumbre a un solo producto.

“Pero sobre todo, trato de seguir al pie de la letra las cosas que me enseñó mi mamá y que no tienen mayor ciencia, como vivir en armonía con tus seres queridos y disfrutar al máximo de la bendición de ser madre.

“También me gusta probar métodos alternativos, como las cremas naturales, la aromaterapia, la cama hiperbárica y cosas de ese tipo que, si me convencen, las incluyo en mi rutina diaria de belleza”.

-¿Hay algún secreto natural que te haya heredado tu mamá?

“Sí, el Escorpionazo, un antibiótico natural que desintoxica y limpia la sangre. La receta es muy sencilla: Un vaso de jugo de limón, con un cuarto de cebolla morada, tres dientes de ajo y miel al gusto. Debes tomarlo tanto en ayunas como por la noche, eso te refuerza todo el sistema inmunológico. Para quienes tienen algún padecimiento del estómago les recomiendo incluir también media papa cruda”.

El amor ha crecido en mí

La atractiva actriz asegura que no hay nada mejor para mantenerse bella que la estabilidad emocional. “La depresión y la tristeza son tus peores enemigos, porque no hay crema en el mercado, por muy efectiva que sea, que logre borrar las arrugas del corazón.

Yo he pasado por momentos difíciles, pero siempre he buscado la forma de enfrentarlos con la mejor sonrisa. Mi hija ha sido el regalo más maravilloso que me ha dado la vida y ser feliz con lo que tengo se proyecta en mi estado de ánimo y, por ende, en mi físico”.

¿Tanto te ha cambiado la vida ser madre?

“Por supuesto, el significado de la palabra amor ha cambiado mucho para mí. Ahora admiro la belleza desde otra perspectiva, veo cómo es perfecto el cuerpo humano y eso hace que quiera más a los seres humanos y quiero más a Dios por crearnos tan perfectos. Ver cómo va creciendo mi hija es redescubrir el mundo a través de sus ojos”.

Siéntanse orgullosas de lo que ven en el espejo

Todo cobra un nuevo sentido para Andrea Noli, quien se siente plena como mujer a pesar de la responsabilidad que implica ser madre y profesional.

“Las prioridades van cambiando cuando tienes un hijo. Yo tengo a mi mami que me ayuda con Valentina y no siento que sea necesario buscar más ayuda. Tus hábitos también cambian, ahora todo tiene que ser más nutritivo en nuestra alimentación y procuramos tener cosas más orgánicas en casa.

“Yo era bastante desorganizada para comer y comía cualquier cosa, ahora disfruto mucho de comer en casa y cocinar, algo que además me encanta y trato de hacer siempre que puedo”.

Sin afán de menospreciar el papel del hombre en el hogar, Andrea advierte que en su vida no ha hecho falta la figura masculina para alcanzar la felicidad.

“No quiero nulificar a los hombres, pero he comprobado que las mujeres somos capaces de salir adelante juntas, estando una al lado de la otra”.

-¿Vas regularmente al doctor?

“No, no soy mucho de visitar al doctor, porque nunca he sido enfermiza y estoy convencida de que mente sana en cuerpo sano, así que prefiero llevar una vida sana que estar todo el tiempo con el doctor.

“Nunca he sido una persona muy estresada y eso me ayuda mucho, pero lo más importante para mí es aceptarme como soy, ser feliz con ello y no obsesionarme con eso del peso o la belleza. Mi filosofía es sentirme orgullosa de lo que veo en el espejo y me ha funcionado muy bien”.




Temas relacionados