Hepatitis por tatuajes o perforaciones

grupo de alto riesgo de infecciones graves como la hepatitis B, tatuajes, perforaciones,  condiciones higienicas, falta de regulación sanitaria, cirrosis hepática,  inflamación crónica en el hígado,  grupos de riesgo, consecuencias colaterales,
Infecciones graves

Los aficionados a tatuajes y perforaciones en México deben considerarse como un grupo de alto riesgo de infecciones graves como la hepatitis B y C, debido a las malas condiciones higiénicas en las que se realizan.

Los virus de hepatitis (VHB y VHC) logran subsistir afuera del organismo si mantienen contacto con agua u otros líquidos que contengan a ésta, lo que sucede muchas veces con las agujas con las que se realizan las perforaciones o tatuajes; instrumentos que las más de las veces no son esterilizados o desechados en los comercios donde se ejecutan.

A diferencia del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que sólo subsiste en contacto con la sangre y por lo tanto se transmite al contacto directa con ésta o por vía sexual, los virus de las hepatitis B y C también se transmiten mediante utensilios de uso personal como cepillos de dientes, rastrillos o cortaúñas.

El Dr. Francisco Sánchez, médico hepatólogo y gastroenterólogo del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, detalló que mediante las transfusiones sanguíneas realizadas antes de 1992, cuando no había certificación alguna de bancos de sangre segura en el país, se consideraban como la vía más propensa para estos contagios.

Sin embargo, la falta de regulación sanitaria y la proliferación de comercios donde se realizan a discreción tatuajes y perforaciones, los cuales incluso existen de manera ambulatoria en la vía pública y en tianguis por todo el país, colocan a los jóvenes aficionados a esos dibujos en la piel como un nuevo grupo de riesgo infeccioso de hepatitis.

“El problema es grave si tomamos en cuenta las consecuencias de la cirrosis hepática como la quinta causa de muerte a nivel global, sólo superado por los índices mortales de diabetes mellitus 2 y enfermedades cardiovasculares”.

La cirrosis hepática es el punto terminal de inflamación crónica en el hígado, debido a la muerte del tejido funcional, que se sustituye por un tejido fibroso parecido a una cicatriz, lo cual es ocasionado por el elevado consumo de alcohol, pero también por hepatitis B y C.

En México las muertes por cirrosis hepática cuenta con índices preocupantes, si se toma en cuenta que en el grupo de edad entre 35 y 44 años es la segunda causa de muerte, sólo superada por los accidentes, en los cuales también participa el consumo de alcohol.

En este grupo de riesgo antes predominaban los hombres, sin embargo, el especialista advirtió que las mexicanas están ingresando rápidamente en los números de este índice mortal.

El hígado como el laboratorio del cuerpo que procesa y excreta gran parte de las sustancias externas que pasan por el organismo, es un órgano que no duele debido a que no cuenta con terminaciones nerviosas para ese fin, por lo cual si hay una infección como la hepatitis sólo se va a manifestar cuando el sujeto se encuentre grave o al borde de la muerte.

“Por eso es importante que las personas admitan que se encuentran entre los grupos de riesgo, y se realicen un estudio para saber si no están infectados o para que reciban un tratamiento temprano que pueda salvar su hígado, pues mientras más pronto se atiendan, estarán en posibilidades incluso de no sufrir consecuencias colaterales”.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

, , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste