Conoce el efecto positivo para la salud del consumo de simbióticos adicionados con zinc

Los probióticos son microorganismos vivos que facilitan la digestión, ayudan a equilibrar la función intestinal y evitan que proliferen bacterias intestinales productoras de toxinas. Además mantienen nuestro intestino saludable y logran un impacto positivo en el manejo de problemas gastrointestinales como el Síndrome de Intestino Irritable (SII); la diarrea asociada al consumo de antibióticos; así como infecciones por Clostridium difficile y Helicobacter pylori.

Los médicos deben probar con probióticos para tratar una diarrea por infección estomacal
El intestino constituye la primera línea de batalla de nuestro sistema inmunológico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define un probiótico como un microorganismo vivo que, consumido en cantidades adecuadas, produce un efecto positivo para la salud, más allá de lo concerniente a la nutrición.

Intestino, primera línea de batalla de nuestro sistema inmunológico

De acuerdo con reportes de la Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos (ISAPP, por sus siglas en inglés International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics) sobre el alcance; y el uso apropiado del término probióticos, existe evidencia clínica que sugiere un beneficio contra condiciones específicas como:

  • Enfermedades gastrointestinales
  • Afecciones cardiovasculares
  • Fortalecimiento del sistema inmunológico

En ese contexto, la Licenciada en Nutrición por la Universidad Autónoma de Guadalajara (UdeG), Rebeca Vega Pérez, explicó que en el intestino residen millones de microrganismos que ayudan al proceso de la digestión. El intestino constituye la primera línea de batalla de nuestro sistema inmunológico, ya que se encuentra íntimamente ligado al sistema digestivo.

Los intestinos están formados por diferentes capas, una de ellas es la mucosa, la cual está en contacto directo con los alimentos que ingerimos; y alberga una gran cantidad de bacterias. Algunas de ellas son necesarias ya que ayudan en el proceso de digestión, mientras que otras tienen un impacto negativo en la función intestinal. A este delicado ambiente se le denomina microbiota”, detalló Vega Pérez, quien tiene una maestría en Nutrición Deportiva por la Universidad del Valle de México (UVM).

La también Coordinadora Médica de Servicios de Enfermería en Grupo PiSA, Rebeca Vega, informó que cuando la microbiota sufre alteraciones ocasiona una respuesta inmunológica que produce la inflamación del intestino; así como una inflamación sistémica que puede agravar los síntomas de cualquier otra enfermedad preexistente. Lo que puede empeorar los efectos negativos de la obesidad y del síndrome metabólico; por lo que es importante para restablecer el equilibrio en nuestro sistema digestivo.

Alteraciones en la microbiota

Por su parte, la Gerente Médico de Endocrinología y Nutrición de Grupo PiSA, Irma Luisa
Ceja Martínez, comentó que entre los algunos de las acciones que debilitan las células intestinales produciendo alteraciones en la microbiota se encuentran:

  • Alimentación inadecuada
  • Consumo de tabaco o alcohol
  • Uso indiscriminado de antibióticos y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs)

Formas para reestablecer o corregir la buena función de la microbiota

La especialista en Medicina Interna, Irma Ceja, destacó que una de las formas para reestablecer o corregir la buena función de la microbiota es mediante el consumo de simbióticos, aquellos que combinan probióticos con prebióticos. Asimismo indicó que el consumo de probióticos -en especial aquellos que cuentan con cepas de bacterias como Lactobacillus rhamnosus, Bifidobacterium longum y Pediococcus pentosaceus– así como la ingesta de zinc; suplemento recomendado por la OMS después de un episodio de diarrea, ofrece un mayor efecto antiinflamatorio en el intestino.

El zinc se encuentra en las células por todo el cuerpo y es necesario para que el sistema inmunológico funcione de manera apropiada y ayude en la división y el crecimiento de las células; al igual que en la cicatrización de heridas y en el metabolismo de los carbohidratos”, enfatizó Ceja Martínez, quien es miembro del Colegio de Medicina Interna de México, A.C. (CMIM)

En el caso de los probióticos, la Lactobacillus rhamnosus es una de las bacterias más estudiadas del mundo. La Bifidobacterium longum, es capaz de colonizar el intestino y sirve para reducir la duración de la diarrea. De acuerdo con el Colegio Mexicano de Pedriatría (CMP). La ingesta de prebióticos FOS (FosfofructoOligosacáridos) e inulina, ayudan en la alimentación de las bacterias buenas y favorecen su proliferación en el intestino.

Los reportes de la ISAPP indican que no existe suficiente evidencia clínica sobre el efecto de los probióticos frente a la enfermedad infecciosa de la COVID-19, causada por el virus SARS-CoV-2.

Manifestaciones gastrointestinales en COVID-19

Sin embargo, los pacientes con COVID-19 pueden tener manifestaciones gastrointestinales que incluyen:

  • náuseas
  • vómitos
  • diarrea
  • dolor abdominal

Por lo que se ha hipotetizado que el uso de probióticos, prebióticos y zinc tienen un probado efecto positivo sobre el sistema inmune, la microbiota intestinal y la función de barrera del intestino; aportando beneficios para prevenir y/o mitigar las manifestaciones clínicas del coronavirus.

Imagen cortesía de ligthsource


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste