Si todos usáramos cubrebocas se reducirían las muertes por Covid, dicen expertos

El número de fallecimientos por el virus epidémico en México podría superar los 88,000 y llegar hasta 150,000 para octubre si es que se siguen relajando las medidas de distanciamiento. Sin embargo, si se afianzan medidas como el uso generalizado de cubrebocas podría lograrse que la cifra se reduzca cerca de un diez por ciento, y bajarla a 79,000 muertes para entonces.

Proyecciones del IHME sobre el avance de la epidemia Covid-19 en México.
El haber relajado las medidas de distanciamiento hizo que la epidemia se reactivara, estiman expertos del IHME.

Así lo consideró el Instituto de Medición y Evaluación de la Salud (IHME) -un centro de investigación de salud global con sede en la Universidad de Washington en la ciudad de Seattle, en el estado de Washington- al presentar una actualización de sus proyecciones sobre la epidemia para América Latina.

“El aumento del uso de mascarillas a tasas del 95% podría reducir el número de muertes estimadas por Covid-19 sustancialmente en todo el mundo”. Estiman que con esa medida en muchos lugares del mundo se podría reducir a la mitad el número de muertes, incluidos países de África (como la República Democrática del Congo, Sudán, Kenia y Ghana), Europa (Albania, Croacia, Polonia y Bulgaria), así como en algunos estados de Estados Unidos.

Para el caso de América Latina, el uso de máscaras reportado es alto, donde Chile tiene el mayor uso reportado (93%), seguido de Guatemala (92%), Perú (90%) y Bolivia (90%). México es de los que no están arriba, pero le convendría mucho.

El doctor Rafael Lozano Ascencio, investigador participante del análisis y proyecciones del IHME, dijo en sesión de prensa en línea que ante el inequívoco beneficio del generalizado de cubrebocas, sería conveniente que las propias autoridades los distribuyeran y no dejaran esa carga económica en el bolsillo de las personas, como ya lo empezaron a hacer algunas entidades.

Se relajaron medidas y se reactivó la pandemia

Sobre la curva ascendente en el número de contagios y fallecimientos por Covid19 en la región, dijo que claramente uno de los determinantes más importantes en el actual incremento de la epidemia es que las autoridades dieron señales prematuras de reactivación o de relajación en las medidas de contención y distanciamiento.

Entre los mensajes quedó entendido que la jornada de sana distancia era fase previa a la nueva normalidad, “cuando en realidad la sana distancia va a perdurar por lo menos un año, y la gente se tendrá que seguir cuidando mientras no tengamos la forma de evitar el contagio que será cuando llegue la vacuna”.

Reconoció sin embargo que para todos los países ha sido más fácil ponerse de acuerdo sobre cuándo empezar la cuarentena y más dificil decidir cuándo terminarla; aparte de que no es lo mismo tomar esa decisión en Estados Unidos que en México.

“En Estados Unidos empezaron a reabrir los lugares y empezó el repunte, y algo parecido sucedió en México”, observó el especialista quien también es investigador del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

México, el de menos pruebas y no acepta las rápidas

Sobre el bajo número de pruebas para la detección de los casos positivos de Covid19 en México, el experto subrayó que no sólo es de los paises con menos pruebas per cápita, sino que además es muy desigual entre unestado y otro: hay una diferencia abismal entre el número de pruebas hechas en ciudad de México y las que se aplican en Chiapas, por ejemplo. “La mayoria de los paises están haciendo esfuerzos por hacer más pruebas, algunos han incorpado las pruebas rápidas, pero en México no las han sumado como parte de los resultados, siguen considerando sólo las moleculares conocidas como PCR”.

En ese sentido, comentó que la letalidad de México es difícil de comparar con otros países porque al no tener una base de medición suficiente, es dificil saber si aquí mueren más o menos que el promedio. Y lo preocupante, precisó, es que la tendencia al incremento en el número de muertes en el país es alarmante. “Incrementar el número de puntos para hacer pruebas es una de las estrategias más importantes.” Ello serviría, precisó, para detectar la proporción de casos dentro de los asintomáticos, de tal manera que también se puedan seguir a los contactos y detener las cadenas del contagio.

“He escuchado que en algunos estados como Tamaulipas, Tabasco, Estado de México y Ciudad de México están haciendo grandes esfuerzos. Coahuila también registra un incremento en el número de pruebas, y ese es el camino“, comentó.

Por último el experto destacó debido a que los países de bajos ingresos han reducido la capacidad de sus sistemas de atención médica, corren el riesgo de tener tasas de letalidad COVID-19 sustancialmente más altas que las que se ven actualmente en los países de altos ingresos.

Imágenes cortesía de volodymyr.martyn y IHME


Avatar

Escrito por

Directora General de Plenilunia, autora de la columna Salud y Negocios en el periódico El Economista, colaboradora sobre temas de salud en ADN Opinión en TV Azteca.

, , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste