El cabello

En el cuero cabelludo encontramos una mezcla equilibrada de grasa y sudor, cuando este equilibrio se pierde nos encontramos con trastornos como resequedad, caspa, seborrea, etc. la acción de los rayos solares, la dureza del agua, el cloro de las piscinas y la sal del agua del mar también lo afectan, así como productos químicos no adecuados o trabajos mal hechos en la peluquería.

Los problemas más comunes que podemos encontrar en el cuero cabelludo son:

Caspa

Se caracteriza por grandes costras de células de piel muerta sobre el cuero cabelludo o en el pelo y es común que caigan en los hombros. Estas costras son grasosas y están comúnmente acompañadas por comezón e irritación. Generalmente la caspa puede ser tratada usando champú, no obstante, en casos serios se recomienda acudir al médico ya que si no se combate puede llevar a la pérdida del cabello.

Resequedad

Este es un problema común especialmente en invierno o en climas fríos donde se utiliza con frecuencia la calefacción. El cuero cabelludo se vuelve áspero y con escozor, además pequeñas hojuelas de piel muerta caen al peinar. Aunque a veces se confunde con la caspa. Los métodos más comunes para tratarla son la aplicación de acondicionamiento profundo, humectantes y lociones para el cuero cabelludo.

Seborrea

Surge por un trastorno de las glándulas sebáceas que producen más sebo de lo normal que provoca una descamación del cuero cabelludo acompañada de picor. Suele aparecer espontáneamente, con momentos de mayor intensidad y otros de mejoría. Para combatirla es ideal utilizar un tónico para el cuero cabelludo y un acondicionador para las puntas.

Alopecia

Es el término científico utilizado para designar a la caída del cabello. Puede ser de dos tipos: androgenética, extendida entre los hombres e inducida por los andrógenos (hormonas sexuales masculinas) y la predisposición genética a la calvicie; y la alopecia areata de origen desconocido y que suele presentarse en forma de placas en el cuero cabelludo, puede aparecer a cualquier edad y afecta a ambos sexos.

Para una adecuada nutrición del cuero cabelludo es fundamental consumir frutas y verduras así como minerales como el hierro y el zinc, las vitaminas B5 y B6, que se pueden encontrar en legumbres, huevos, cereales integrales, etc. y una ingesta adecuada de agua. Las dietas y los trastornos en la conducta alimenticia como la bulimia o la anorexia pueden traducirse en una pérdida de cabello y un debilitamiento del cuero cabelludo llegando incluso a la calvicie.

Tips para cuidar tu cabello

-Evita lavar excesivamente el cabello y utiliza champús con un ph 5.5, el mismo que el de nuestra piel.

-Evita usar agua muy caliente pues neutraliza las defensas naturales del cuero cabelludo.

-Después del lavado aplica alguna loción hidratante y realiza un masaje suave durante tres minutos, éste activará la circulación sanguínea y mejorará la irrigación del cuero cabelludo.

-El cepillado diario del cabello tiene un efecto similar al del masaje, siempre que se realice con un cepillo de cerdas suaves.

-También puedes realizarte una mascarilla nutritiva una vez a la semana.
-Utiliza las secadoras, tenazas o alaciadoras lo menos posible.

Recetas caseras para darle vida

Cabello seco: Licúa la mitad de un aguacate, una cucharada de mayonesa, un huevo y dos cucharadas de aceite de jojoba. Aplica la mezcla en el cabello y déjalo actuar por 20 minutos. Lava y enjuaga con champú y acondicionador.

Para revivir el color: Prepara un jugo de jitomate y aplícalo por 5 minutos. Enjuaga con abundante agua y champú.

Brillo Espectacular: Mezcla ¼ de cerveza con ¼ de taza de vinagre de manzana y aplica en el cabello antes del acondicionador. Si tu cabello es oscuro o castaño y luce opaco, prepara una taza de café expreso muy cargado y déjalo enfriar. Póntelo en el cabello y déjalo actuar por 20 minutos. Enjuágalo con abundante agua.

-Mascarilla para cabello maltratado o teñido: Mezcla la pulpa de un aguacate maduro con dos cucharadas de aceite de girasol y un chorrito de jugo de limón. Aplícalo en el cabello y déjalo actuar por 15 minutos. Luego enjuaga con bastante agua.




Temas relacionados