Gánster Americano, Crónica de la mafia norteamericana

A lo largo de tres décadas, este célebre y prestigiado realizador, de 70 años de edad, ha incursionado en una sorprendente variedad de géneros en los que prácticamente en su totalidad ha dejado huella y marcado una influencia decisiva en su devenir: del terror de Alien a la acción épica histórica de Gladiador; del drama individual de Thelma y Louise, donde incursiona en el road movie, a la ciencia ficción en Blade Runner; de la audaz crónica del descubrimiento de América en 1492 a la fantasía de Leyenda; de la reconstrucción de época de su perspicaz ópera prima Los Duelistas a la autocrítica bélica de La Caída del Halcón Negro, su cine representa un ícono.

Scott es uno de los más lúcidos cineastas del comportamiento humano. Su temática refleja la reacción desesperada del individuo ante situaciones adversas que llegan al límite. Es el cineasta de la intensidad. Pero ante todo, es un ejemplo de narración, de vigor en el manejo de los recursos del lenguaje cinematográfico.

En su más reciente filme nos ofrece una palpitante crónica de la mafia norteamericana de las drogas. Se adentra así en el thriller policiaco y vuelve a legarnos una obra que deja huella, que impacta y que resalta por su capacidad reflexiva.

Se trata de Gánster Americano (American Gangster), en la que recrea la historia real del narcotraficante de raza negra Frank Lucas, quien en los años 70 creó un imperio delictivo en su natal Nueva York, la cual se estrena ahora en video. Cabe hacer notar que así, con la palabra gánster, fue el título en español con el que la distribuidora exhibió la película en nuestro país.

Quizás lo que resulta más meritorio es su capacidad para construir un retrato convincente del personaje central, con toda su complejidad psicológica, alejado de cualquier postura maniqueísta. Lo que vemos es un ser de carne y hueso, que pasa de un estado de ánimo de alegría y jovialidad a la ira más salvaje.

La cinta no cede a las concesiones ni a las salidas fáciles de los juicios de condena. No hay simplicidad ni chantajistas discursos retóricos, sino un testimonio de una actitud personal que no es más que una crónica de la situación humana.

Aguda en su descripción de una galería de personajes auténticos, inteligente en su testimonio de la red de corrupción policial, intensa en su visión de la violencia humana, sagaz en su retrato de la ambición y la codicia individual fomentada por un sistema mercantilista, la película constituye un manifiesto de relaciones de poder que desmenuza el microcosmos de la sociedad estadunidense, con sus prejuicios, hipocresía moral y conflictos sociales.

Sin duda, Gánster Americano se enriquece por el desempeño de un reparto peculiarmente eficaz, encabezado por dos de los mejores actores actuales: Denzel Washington y el neozelandés Russell Crowe.

Es una lástima que haya sido injustamente olvidada en la pasada entrega de Oscares. Fue el aspecto más criticable de los premios de la Academia, ya que no fue considerada entre las nominadas a mejor película, al recibir sólo dos nominaciones menores: dirección de arte y actriz de reparto, para la veterana Ruby Dee.

En cambio, fue un éxito de taquilla, con ingresos de alrededor de 130 millones de dólares en Estados Unidos, por lo que es uno de esos poco comunes casos en los que se da la armonía entre la calidad y el éxito comercial.



Avatar

Escrito por

Crítico de cine con amplia trayectoria; ha asistido a diversos festivales. Colaborador actual en "Formula Financiera" y "México al Día"

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste