OCDE presenta cuatro pasos para reducir daños causados a individuos y a la sociedad por el consumo excesivo de alcohol

La OCDE presenta a los gobiernos que buscan resolver el problema de la ebriedad y de otros tipos de consumo de alcohol un conjunto de políticas que han demostrado ser eficaces; estas incluye apoyo psicológico a los bebedores empedernidos, incrementar los precios, aumentar la regulación sobre la mercadotecnia de bebidas alcohólicas y un cumplimiento más estricto de las leyes que limitan conducir bajo los efectos del alcohol.

El costo para la sociedad y para la economía por el consumo excesivo de alcohol en todo el mundo es cuantioso, sobre todo en los países de la OCDE”, señaló Angel Gurría, Secretario General de la OCDE, al presentar el informe en París. “Este informe ofrece pruebas claras de que incluso las políticas caras para prevenir el consumo de alcohol son rentables a largo plazo, y subraya la necesidad de que los gobiernos actúen con urgencia”.

Portada del reporte "Tackling Harmful Alcohol Use: Economics and Public Health Policy"
El consumo nocivo de bebidas alcohólicas está aumentando entre los jóvenes y las mujeres en muchos países de la OCDE; esto se debe en parte a que hay una mayor disponibilidad de bebidas alcohólicas, a precios más asequibles y a una publicidad más eficaz, según un nuevo informe de la OCDE.
En la actualidad, el consumo de bebidas alcohólicas en los países de la OCDE se calcula en un promedio de aproximadamente 10 litros de alcohol puro per cápita anual, lo que equivale a más de 100 botellas de vino. En las dos últimas décadas este nivel disminuyó un poco en general, pero ha aumentado en Finlandia, Islandia, Israel, Noruega, Polonia y Suecia. El consumo también se ha incrementado en forma considerable en la Federación Rusa, Brasil, la India y China; aunque a partir de niveles bajos, en los dos últimos países.

La mayor parte del alcohol es consumido por el 20% de la población, que corresponde a los bebedores empedernidos. El problema es especialmente grave entre los jóvenes quienes, junto con las mujeres y las minorías étnicas, son los mercados objetivos del marketing y las promociones. Además, el porcentaje de menores de 15 años que beben ha subido de golpe durante la última década; del 30% al 43% para los niños, y del 26% al 41% entre las niñas.

En general, las personas con mejor educación y más adineradas tienen más probabilidades de tomar bebidas alcohólicas que otras. Pero es más probable que los hombres con menos educación caigan en el consumo excesivo de bebidas alcohólicas; mientras que lo contrario es válido para las mujeres, donde las que tienen un mejor nivel educativo son más propensas a beber en exceso.

No obstante, el consumo excesivo de alcohol está clasificado como una de las principales causas de muerte y discapacidad, mata a más personas en todo el mundo que el VIH/SIDA, la violencia y la tuberculosis juntas. Entre 1990 y 2010, el consumo nocivo del alcohol pasó del octavo al quinto lugar como principal causa de muerte y discapacidad en todo el mundo.

Cuatro de cada cinco personas se beneficiarían al beber una unidad menos por semana; eso equivale a eliminar una copa pequeña de vino o una medida individual de bebidas alcohólicas de alta graduación, señala el informe. Un análisis del efecto de las políticas de prevención contra el consumo de alcohol en Canadá, la República Checa y Alemania revela que tomar medidas al respecto puede reducir las tasas de consumo excesivo y de adicción crónica al alcohol del 5% al 10%.

Las políticas deben centrarse en primer lugar en los bebedores empedernidos: los médicos de atención primaria que identifiquen el abuso de alcohol pueden persuadir a los pacientes para que empiecen a tratar el problema, así como una aplicación más rigurosa de las leyes que limitan la conducción bajo los efectos del alcohol para reducir las víctimas por accidentes de tránsito.

Pero se necesitan mecanismos más amplios para complementar las medidas que se centran en los bebedores empedernidos; por ejemplo, aumentar los costos a través de mayores impuestos, o fijar precios mínimos a las bebidas alcohólicas más baratas. También ayudaría una regulación más estricta de la publicidad de bebidas alcohólicas e invertir más para educar a los jóvenes sobre los peligros que implica el consumo nocivo del alcohol. Las iniciativas promovidas por la industria alcoholera también pueden influir aunque se necesita más evidencia independiente de sus efectos.

Gráfica de lineas con datos de Consumo anual de alcohol por habitante Litros de alcohol puro, personas de 15 años y mayores
Los niveles de consumo de alcohol en México se encuentran entre los más bajos de los países de la OCDE y han permanecido relativamente estables durante los últimos 30 años. En el 2012, se consumió en México un promedio de 5.7 litros puros de alcohol per cápita, en comparación con un promedio de 9.1 litros en los países de la OCDE.

Referencias

Imagen cortesía de OCDE


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste