Males gastrointestinales

diarrea, dolor abdominal, enfermedades gastrointestinales, padecimientos, gingivitis, boca, esófago, estómago, intestinos, ano, virus, bacterias, tabaquismo, alcoholismo,  malos hábitos alimenticios, dolor abdominal, indigestión, pérdida del apetito, náuseas, vómito, diverticulosis, actividad física, ejercicio, diarrea,  terapia con antibióticos, Cambios en los hábitos intestinales,
Todos los problemas relacionados con el proceso digestivo reciben el nombre de gastrointestinales.

Más allá de las infecciones que causan diarrea y dolor abdominal, las enfermedades gastrointestinales incluyen múltiples padecimientos que tal vez ni siquiera imaginabas, como la gingivitis (inflamación de las encías).

“Todos los problemas relacionados con el proceso digestivo reciben el nombre de gastrointestinales, incluyendo enfermedades relacionadas con boca, esófago, estómago, intestinos y ano.

Incluso, las afecciones del hígado, la vesícula y el páncreas entran en este grupo, pues tales órganos producen sustancias que intervienen en el proceso digestivo”, explica el Dr. Fernando Bermúdez Villegas, especialista del servicio de Gastroenterología del Hospital General de Zona 25, del IMSS.

Por esta razón la gama de padecimientos es muy variada: desde várices en el esófago, hasta hemorroides y cirrosis…pero, ¿cuáles son los más frecuentes entre los mexicanos? Todo depende del grupo de edad.

Bichito malo

Entre los niños, los padecimientos gastrointestinales más frecuentes son las infecciones por virus o bacterias, asegura el Dr. Bermúdez Villegas.

Esto se debe a que los pequeños, en sus ganas por conocer el mundo, todo lo tocan y se lo llevan a la boca, al tiempo que su sistema inmunológico aún está en desarrollo, lo que favorece que estos microorganismos ataquen el aparato digestivo, ocasionando diarrea.

En tales casos es fundamental mantener hidratado al pequeño con suero oral y acudir inmediatamente al médico. Si el menor tiene un virus, las bacterias “buenas” del organismo del niño lo atacarán y eliminarán. En cambio, cuando se trata de bacterias “malas” hay que administrar un antibiótico.

“Pero si tal medicamento se da cuando sólo hay un virus, el fármaco elimina las bacterias “buenas” de manera innecesaria, dañando el sistema digestivo del pequeño y dejándolo indefenso ante el ataque de otros microorganismos. Por ello, es fundamental no administrar medicinas a los menores sin que un especialista lo indique”, advierte el experto del IMSS.

Bájale al estrés

Estar en la neura todo el día, el tabaquismo, alcoholismo, adquirir la bacteria Helicobacter pylori y los malos hábitos alimenticios (periodos prolongados de ayuno, comer muchas grasas o comida muy condimentada) ocasionan que gastritis y colitis sean las enfermedades más frecuentes entre los adultos mexicanos.

El primer padecimiento consiste en la inflamación de la capa que reviste el estómago, lo que ocasiona dolor abdominal, indigestión, pérdida del apetito, náuseas y vómito, a veces con sangre; mientras que la colitis es la hinchazón del intestino grueso, lo que causa distensión y dolor abdominal, heces sanguinolentas, deshidratación, diarrea y gases intestinales.

Para el tratamiento de ambos trastornos, el Dr. Bermúdez Villegas recomienda adoptar hábitos de vida saludables y acudir con el médico, quien indicará si es necesario algún tratamiento medicamentoso, por ejemplo, antiácidos para la gastritis o antibióticos para la colitis.

Nada divertida

La diverticulosis es el padecimiento más común en el caso de los adultos mayores, advierte el Dr. Fernando Bermúdez. “Debido a la edad, así como a la falta de actividad física, es frecuente que este sector sufra estreñimiento, lo cual daña el intestino grueso ocasionado que en éste se formen pequeñas ‘bolsas’ llamadas divertículos”, advierte el especialista.

Éstos ocasionan cólicos y distensión abdominal o estreñimiento, lo cual generalmente se controla realizando ejercicio y con una dieta rica en fibra. Sin embargo, si uno o varios divertículos se infectan o revientan (diverticulitis), los síntomas se agudizan y puede haber fiebre, náusea, vómitos y escalofríos.

Para tratar esta fase, señala el experto del IMSS, es necesaria una terapia con antibióticos y, en casos graves, una cirugía para extirpar la zona afectada.

Por ello, en el caso de este padecimiento, como en el resto de las enfermedades gastrointestinales, es fundamental tomar medidas precautorias: seguir una dieta sana (rica en fibra y baja en grasas), realizar de manera regular alguna actividad física y evitar el tabaco y el alcohol, concluye el experto del IMSS.

Señales de alarma

Acude con el médico si presentas alguno de los siguientes síntomas, característicos de las enfermedades gastrointestinales:

Sangre en las evacuaciones

Cambios en los hábitos intestinales

Dolor abdominal severo

Pérdida de peso importante y no intencional

Acidez que no mejora con antiácidos

¿Una simple indigestión?

Aunque es común sufrir eventualmente reflujo y acidez, si con frecuencia presentas este tipo de episodios acude con tu médico, ya pueden ser síntomas de cáncer de estómago.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste