Las mujeres tienden a padecer cáncer de tiroides

cáncer de tiroides, cáncer endocrinológico,  glándula de la tiroides,  regulan el crecimiento, factores de riesgo, Federación Mexicana de Otorrinolaringología, 4 tipos de cáncer, papilar, folicular, medular,
Revisión de la glándula de la tiroides

El cáncer de tiroides es un cáncer endocrinológico que representa sólo el 1% con respecto a los diferentes tipos de cáncer que se padecen en el país.

Esto se debe a que la mayoría de los cánceres de tiroides son fácilmente de detectar, curables con cirugía, rara vez producen incapacidad y sus tratamiento son efectivos y fáciles de tolerar.

Este tipo de cáncer afecta principalmente la glándula tiroides, la cual produce las hormonas tiroideas que son esenciales para la función de cualquier célula del organismo. Estas hormonas ayudan a regular el crecimiento y desarrollo de las personas, la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, la temperatura corporal y el metabolismo (la velocidad con la que la comida se convierte en energía).

El cáncer de tiroides se presenta generalmente con la aparición de un pequeño bulto o nódulo, parecido a un ganglio inflamado. El nódulo puede ser descubierto por el médico durante un examen físico de rutina o la misma persona puede notarlo al mirarse frente a un espejo. El 90% de los nódulos que se desarrollan suelen ser benignos. Cabe resaltar, que gracias al desarrollo externo del nódulo, es posible detectar el padecimiento en una etapa temprana y poder llevar un tratamiento efectivo.

Existen 4 tipos principales de cáncer de tiroides: papilar, folicular, medular y anaplásico.

1. Papilar: Representa el 60% del cáncer de tiroides. Son tumores que se desarrollan a partir de las células productoras de hormonas tiroideas yodadas. Su crecimiento es muy lento. Se suelen tratar con éxito por medio de una sencilla cirugía.

2. Folicular: Representa el 17% del cáncer de tiroides. Son tumores que también se desarrollan a partir de células productoras de hormonas tiroideas yodadas y esta formado por estructuras esféricas denominadas folículos. Este tipo de cáncer afecta principalmente a las personas mayores. Tiende a reproducirse dentro de los vasos sanguíneos y expandirse desde ahí a zonas distantes como hueso y pulmones.

Te recomendamos:  Inauguran segunda clínica para prevención del cáncer de mama del IMSS, beneficia a más de 780 mil mujeres que viven en el norte de la Ciudad de México

3. Medular: Representa el 5% del cáncer de tiroides. Son tumores que se desarrollan a partir de unas células que producen hormonas tiroideas no yodadas. De crecimiento muy lento, pero mucho más difíciles de controlar que los anteriores, porque se expanden rápidamente.

4. Anaplásicos: Representa el 18 % del cáncer de tiroides. Se da a partir de los 60 años de edad. Son los tumores de tiroides que más rápido se desarrollan y se expanden; por tanto, los más peligrosos.

Los síntomas más frecuentes para diagnosticar cáncer de tiroides son: hinchazón del cuello, dolores en el cuello, la mandíbula o el oído. Tos persistente, que no es causada por un resfriado.

Si el cáncer es lo suficientemente grande, llega a dificultar el paso de alimentos y la respiración; además, de producir cosquilleo en la garganta y un pequeño cambio en la voz. Finalmente, puede producir ronquera, ante la obstrucción de algún nervio de la laringe.

Las causas especificas que originan este tipo de cáncer hasta el día de hoy, no se conocen; pero se han identificado algunos factores de riego que contribuyen a su desarrollo: tener entre 25 y 65 años de edad, haber recibido radiación en la cabeza y el cuello en la niñez o tener antecedentes familiares o personales de agrandamiento de la tiroides.

Con respecto a las alternativas de tratamiento que existe para la erradicación de este de cáncer, son tres las principales:

1. Cirugía: Extirpación total o parcial de la tiroides, es el tratamiento mas frecuente. Las complicaciones que pueden surgir en este tratamiento son la baja producción de hormonas tiroideas; la parálisis de cuerdas vocales y la extirpación accidental de las glándulas paratiroides que regulan el calcio sanguíneo. (Estas se encuentran detrás de la glándula de tiroides).

Te recomendamos:  Ganglios en la axila… No esperes a que se vuelvan un riesgo

2. Yodo radioactivo: Se administra como cápsula. Actúa directamente en el tejido donde se encuentra el cáncer; por tanto, lo destruye.

3. Medicamentos, tratamiento hormonal: Después de la cirugía es necesaria la reposición de las hormonas tiroides; con este tipo de medicamentos se logra aumentar su reproducción.

La Federación Mexicana de Otorrinolaringología, Cirugía Cabeza y Cuello, AC., comenta que los tratamientos para la erradicación de cualquier tipo de cáncer son complicados y de larga duración.

La ventaja que existe con el cáncer de tiroides, es que este aparece como un pequeño bulto en el cuello, lo que permite fácilmente detectar el problema. Por tanto, el descubrir la enfermedad a una etapa temprana, logra la efectividad del tratamiento; el cual tiene como objetivo que el tumor no crezca, no se prolongue y no aparezca de nuevo.

Finalmente, comenta que la mayoría de las personas con cáncer de tiroides no tiene factores de riesgo conocidos, por lo tanto, no es posible prevenir la enfermedad. Por ello, es necesario que todas las personas, niños recién nacidos y personas en edad adulta, se realicen periódicamente exámenes médicos (principalmente exámenes de sangre); ya que estos permiten determinar la aparición de alguna anomalía en la función de la glándula de la tiroides.

Imagen cortesía de



Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

Etiquetas , , , , , , , , ,

Temas relacionados