Hidratación y humectación: la fórmula ideal para una piel sana

Cuidar nuestra piel de manera correcta puede ser sencillo si entendemos sus necesidades; especialmente si nuestra piel es hiperreactiva o atópica, términos que hacen referencia a una patología cutánea que indica que nuestra piel reacciona de forma negativa ante factores como contaminación, cosméticos, estrés, alimentos, etc.

Belleza de la piel
El mantener un equilibrio entre la hidratación y la humectación le da a la piel una apariencia saludable, radiante y suave.

Si tu piel se inflama, arde o se enrojece ante ciertas circunstancias, es momento de darle la atención necesaria y aprender a consentirla de adentro hacia afuera.

Parte importante de entender nuestra piel es aprender a diferenciar dos conceptos elementales: la hidratación y la humectación.

Nuestro cuerpo está compuesto mayoritariamente por agua y la capa superior de la piel, que funciona como barrera protectora, está expuesta a elementos ambientales como el calor, el polvo y más, que provocan que esta se deshidrate y pierda sus propiedades haciendo que la piel luzca opaca, reseca e incluso pueda descamarse.

La hidratación nos ayuda a que la piel mantenga su elasticidad y mejora su capacidad de absorción tanto de humedad como de nutrientes; la humectación, consiste en retener la humedad en la barrera protectora natural de tu piel evitando que pierda agua, dándole una textura suave.

¿Cómo mantener la hidratación de nuestra piel?

Toma al menos 8 vasos de agua al día o lo que tu cuerpo te pida. Aprende a escuchar a tu cuerpo, seguramente has tenido la sensación de que tu piel pide a gritos agua.

Come frutas y vegetales con alto contenido de agua como pepino, lechuga, sandía, fresa, apio, calabaza, rábano y melón.

Tu alimentación es muy importante. Toma alimentos ricos en vitamina A (color naranja), vitamina C (color verde) y vitamina E (aceite de oliva y cereales integrales). Consume pescados ricos en Omega 3, 6 y 9.

¿Y para humectarla?

Para mantener tu piel saludable, es importante utilizar los productos adecuados. Tenemos arraigada la costumbre de tallarnos con zacate al bañarnos, esto daña la capa superficial de la piel dejándola irritada y vulnerable a los factores ambientales.

La dermocosmiatra Beatriz Magrassi, vocera de Sopharma pH5, recomienda sustituir la barra de jabón por gel de ducha y eliminar todo tipo de zacate. Lo mejor es utilizar tus manos suavemente para evitar dañar la barrera natural de la piel.

Tus baños deben ser cortos y de preferencia con agua tibia, esto para evitar que la piel se reseque.

Y en cuanto a cremas humectantes, busca aquellas que sean absorbentes, emolientes y de rápida absorción que contengan ingredientes como D- Pantenol, trehalosa Kokum, avena coloidal, alantoína, glicerina y vitamina E.

La crema no se unta, se aplica con la mano a pequeñas palmaditas para mejorar la absorción.

La piel es el único órgano del cuerpo que puede absorber nutrientes desde el exterior y nutrirse desde el interior; por eso la importancia de mantenerla sana a través de productos especializados.

Tanto la hidratación como la humectación van de la mano; los activos cosméticos de tus productos son clave para que tu piel obtenga todo lo que necesita.

Si sigues estos consejos, que nos compartieron los expertos de Sopharma pH5, notarás cómo tu piel luce más saludable. 

Imagen cortesía de DmitryPoch


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste