Investigación descubre beneficios en el consumo diario de almendras en arrugas faciales

Una nueva investigación, que utiliza imagenología de alta resolución, muestra la reducción de medidas en el ancho y la gravedad de las arrugas en mujeres posmenopáusicas que consumieron almendras como refrigerio diario.

Lo que debemos conocer de las almendras y sus beneficios en la salud cardiovascular con el Dr. Rudy Ruiz Ortiz, director del departamento de biología molecular y el celular de la universidad de California #PonteAlmendra @almondsmx

Posted by Plenilunia, Salud para la Mujer on Monday, November 11, 2019

Un nuevo estudio piloto realizado por investigadores de la Universidad de California en Davis encontró que una botana diaria de almendras en lugar de otros refrigerios sin nueces mejora las medidas del ancho de las arrugas y su gravedad en mujeres posmenopáusicas. El estudio estuvo financiado por Almond Board of California y es el primero en su tipo en evaluar los efectos de las almendras en la salud dérmica. Se encuentra en proceso un estudio de seguimiento más amplio y a largo plazo.

En este estudio aleatorio controlado de 16 semanas, 28 mujeres posmenopáusicas sanas con tipo de piel 1 o 2 en la clasificación de Fitzpatrick (caracterizadas por una mayor tendencia en quemarse por exposición al sol) se asignaron aleatoriamente en uno de dos grupos.

En el grupo de intervención, las mujeres consumieron un refrigerio de almendras equivalente al 20% de su consumo total de calorías diarias, o 340 calorías al día en promedio (aproximadamente 60 gramos). El grupo de control consumió un refrigerio sin nueces también equivalente al 20% de calorías: barra de cereal, barra energética o pretzels.

Aparte de estos refrigerios, los participantes del estudio siguieron sus regímenes alimentarios normales, sin consumir otro tipo de nueces ni productos con nueces.

Las evaluaciones de la piel se llevaron a cabo al inicio del estudio y nuevamente en las semanas 4, 8, 12, y 16. En cada consulta, las arrugas faciales se evaluaron con imagenología facial de alta resolución y se validaron con medición y modelado facial 3D. “Estas cámaras de alta resolución permiten reconstruir en 3D las arrugas para poder identificar sus características de ancho y gravedad. La calificación de gravedad es el cálculo de profundidad y longitud de la arruga,” explicó Raja Sivamani, MD MS AP, dermatólogo integral e investigador principal del estudio.

También se evaluó la función de la barrera dérmica mediante la medición de producción de sebo y la pérdida de agua transepidérmica (TEWL, por sus siglas en inglés). La función de la barrera dérmica examina la fuerza de dicha barrera y su capacidad para proteger la piel contra la pérdida de humedad (TEWL) y los irritantes dañinos del ambiente.

Al final del estudio a la semana 16, el análisis de las imágenes fotográficas mostró mejoras estadísticamente significativas en las participantes del grupo de refrigerio de almendras en comparación con el grupo de control (P<0.02):

  • El ancho de la arruga se redujo en 10%
  • La gravedad de la arruga se redujo en 9%

No hubo cambios significativos en la función de la barrera dérmica entre los grupos.

El alimento como medio para promover la salud de la piel, la idea de ‘salud por dentro y por fuera’, ha adquirido mayor interés entre quienes buscan opciones para envejecer sanamente,” comentó el Dr. Sivamani. “Además, es un área de investigación científica cada vez más amplia. Las almendras son una fuente rica en antioxidantes y vitamina E, y proporcionan polifenoles y ácidos grasos esenciales. Son una opción inteligente para una buena nutrición en general. Y, como lo muestra el estudio, las almendras son un alimento prometedor que puede incluirse como parte de una dieta sana para el envejecimiento, especialmente para las mujeres posmenopáusicas”.

En breve

El estudio: 28 mujeres sanas en etapa posmenopáusica con tipo de piel 1 (siempre se quema, nunca se broncea) o 2 (generalmente se quema, se broncea ligeramente) en la clasificación de Fitzpatrick se asignaron aleatoriamente ya sea a un grupo de intervención o a un grupo de control.

El grupo de intervención consumió un refrigerio de almendras equivalente al 20 % de sus calorías diarias (340 calorías/día en promedio), o aproximadamente 60 gramos.

El grupo de control consumió diariamente un refrigerio sin nueces con el mismo contenido calórico en vez de almendras: barra de cereal, barra energética o pretzels.

Se les pidió a las participantes no consumir ningún tipo de nuez ni productos con nueces durante el periodo del estudio (salvo por el refrigerio de almendras para el grupo de intervención). Aparte de estos refrigerios, se les pidió continuar con su consumo calórico diario normal.

Después de un lapso de eliminación dietética de 4 semanas, las participantes se asignaron aleatoriamente a uno de los 2 grupos del estudio antes mencionados. Las consultas de seguimiento tuvieron lugar al inicio y a las 4, 8, 12 y 16 semanas.

Las arrugas fáciles se evaluaron con imagenología facial de alta resolución y se validaron con medición y modelado facial 3D al inicio y a las 8 y 16 semanas. La función de la barrera dérmica se evaluó mediante la medición de la producción de sebo y la pérdida de agua transepidérmica (TEWL, por sus siglas en inglés).

Resultados

  • El análisis de las imágenes fotográficas mostró que el grupo de almendras tuvo una disminución significativa en la gravedad y en el ancho de las arrugas de 9 % y 10 %, respectivamente, comparado con el grupo de control después de 16 semanas (P<0.02).
  • No hubo diferencias significativas en la producción de grasa entre los grupos después de 8 y 16 semanas.
  • No hubo diferencias significativas entre los grupos en la pérdida de agua transepidérmica (TEWL) del criterio de valoración después de 8 y 16 semanas.
  • No hubo cambios significativos del criterio de valoración de la función de la barrera protectora de la piel (P=0.65) entre el grupo de almendras y el grupo de control para el criterio de valoración después de 16 semanas.

Limitaciones del estudio: el envejecimiento es un proceso a largo plazo, de modo que los resultados del estudio de 16 semanas pueden ser difíciles de reproducir y generalizar en periodos largos.

El envejecimiento de la piel también es multifactorial por naturaleza, y, aunque ciertos grupos se excluyeron (por ejemplo, aquellas con antecedentes de tabaquismo), se observaron variables de confusión como frecuencia de exposición a rayos UV y estrés emocional, las cuales estuvieron fuera del alcance del estudio. El estudio se limitó a la evaluación cosmética, ya que no se condujeron mediciones de la producción de colágeno.

El estudio no evaluó enfermedades ni pacientes más jóvenes, por lo que los resultados se limitan a mujeres posmenopáusicas sanas. Por último, este fue un estudio piloto con un número limitado de participantes. Los estudios futuros deberán abarcar un grupo más grande de participantes.

Conclusión

Los resultados de este estudio piloto sugieren que el consumo diario de almendras puede contribuir a la reducción de la gravedad de las arrugas en mujeres posmenopáusicas. Los resultados justifican estudios futuros con grupos poblacionales más grandes y con evaluaciones adicionales de los signos de envejecimiento de la piel[.]

[referencias]

Contenido relacionado