INP desarrolla con éxito técnica reconstructiva para corregir defectos congénitos en las orejas de niños

Permite corregir defectos congénitos en las orejas, en una sola operación que dura menos de 50 minutos se coloca el implante en en lugar de someterse a cuatro cirugías, sólo se hace una.

SALUD-20140627-7960
Con este tipo de innovaciones se ha logrado que infantes con microtia se integren a la vida normal, sin secuelas o sin problemas estéticos

En el Instituto Nacional de Pediatría se practica una nueva técnica quirúrgica, que permite corregir defectos congénitos en las orejas, conocido como microtia infantil, en menor tiempo y con buenos resultados estéticos.

La microtia se presenta en diferentes grados de severidad y hasta hace unos años, la reconstrucción se realizaba implantando un cartílago de la costilla del paciente, para formar la oreja; ese proceso requería por lo menos cuatro operaciones, con resultados pocos estéticos.

Ahora con la nueva técnica desarrollada hace dos años por la investigadora y cirujana plástica del INP, Ana Sesma Bernal, en una sola operación se coloca el implante, el cual tiene una duración de cuatro años y puede ser colocado fácilmente por el paciente.

Se trata de una técnica reconstructiva en la cual se utilizan tornillos de titanio que sirven para fijar una prótesis auricular, que se realiza previamente y que es copia exacta de la oreja contralateral.

Antes de realizar la operación, se toma una tomografía, se realiza un molde de la oreja del niño y se planea el procedimiento para decidir en qué región se colocan los tornillos y el implante.

Con este tipo de innovaciones se ha logrado que infantes con microtia se integren a la vida normal, sin secuelas o sin problemas estéticos.

Exterior del Instituto Nacional de Pediatría
En el Instituto Nacional de Pediatría se practica una nueva técnica quirúrgica
Desde el 2008, el INP puso en práctica esta nueva técnica, luego de detectar diferentes casos en los cuales, el implante del cartílago no había dado los resultados óptimos y presentaba un grado de deformación en las orejas.

Teníamos jóvenes de entre 15 y 17 años de edad, quienes habían pasado varios procedimientos y el resultado estético no era el mejor, por lo que decidimos buscar una nueva opción para reconstruir la oreja”.

En los últimos cuatro años, se realizaron cirugías correctivas a poco más de 70 pacientes, a quienes se les implantó una prótesis igual a su oreja sana, con el mismo color, las mismas características y en dos meses el niño quedó completamente rehabilitado. El resultado estético, precisa, es bastante bueno, que hace difícil a simple vista diferenciar la prótesis de su oreja normal.

Con estos casos de éxito, en el INP es el primer país en el mundo en ofrecer este tipo de cirugías con excelente resultados en corto tiempo, pues en lugar de someterse a cuatro cirugías, sólo se hace una, que dura menos de 50 minutos.

En el último año, el instituto ha operado a 10 infantes y se espera que en los próximos meses, se coloquen dos implantes más. La edad idónea para hacer este tipo de procedimientos es de entre los 6 y 7 años de edad.

Image courtesy of Secretaría de Salud | México

Related posts