Vista Cansada

 

vista cansada, edad, exceso de trabajo, presbicia, moderada, severa, envejecimiento, ojo cansado, personas miopas, anteojos, hipermetropía, visión cercana.
Autocuidado

Podríamos decir que las causas de tener vista cansada son dos: por la edad (presbicia) y por exceso de trabajo visual.

La presbicia o vista cansada por la edad es un problema que, en general, afecta a personas mayores de 40 años. Se trata de la incapacidad para poder leer o trabajar con una óptima visión cercana o a una corta distancia, debido a que los objetos se ven borrosos. No obstante, la vista cansada por exceso de trabajo visual es un padecimiento que se presenta, generalmente, en personas jóvenes a los que su trabajo les exige una vista cercana varias horas al día.

La presbicia es un problema de envejecimiento del ojo ocasionado por la pérdida progresiva de la capacidad para enfocar de cerca del cristalino (lente natural del ojo). El cristalino va perdiendo elasticidad y se va endureciendo con el tiempo. La vista cansada es progresiva y, en general, inicia a los 40 años y se estabiliza a los 55. Las personas que padecen de presbicia o vista cansada no son capaces de ver claramente los objetos cercanos cuando están frente a una computadora, leen un libro, un menú, etc.

Cuando las personas que tienen problemas refractivos o utilizan anteojos con graduación, presentan vista cansada, puede tener diferentes variantes. Las personas miopes, generalmente, pueden leer sin anteojos a pesar de tener más de 40 años, sin embargo, al utilizar sus anteojos para ver de lejos se les dificulta la visión cercana. Aquellas personas que tienen hipermetropía, presentan vista cansada prematura o más severa que las personas con miopía. Cabe mencionar que las personas miopes son aquellas que utilizan anteojos para ver a distancia pero pueden ver de cerca, sin la necesidad de los mismos. No obstante, las personas con hipermetropía son las que tienen que hacer un esfuerzo para ver a corta distancia y utilizan los lentes para realizar esfuerzos visuales de ese tipo y, en general, no utilizan o utilizan muy poco los anteojos para vista lejana.

La vista cansada se puede corregir de varias maneras. La primera y la más común es por medio de anteojos. Los anteojos se utilizan para las actividades visuales cercanas como la lectura y el uso de la computadora, entre otras y, conforme avanza la edad del paciente, la graduación de los anteojos se va modificando a medida que el paciente siente que su graduación actual ya no es suficiente para disfrutar de una óptima visión cercana.

La segunda manera de corregir la vista cansada es por medio del uso de lentes de contacto. En este caso, los lentes de contacto funcionan de una manera diferente que los anteojos, ya que se gradúan para que el paciente vea bien con un ojo a larga distancia y con el otro a corta distancia. A esta manera de utilizar los lentes de contacto se le llama monovisión, y es un modo eficaz de eliminar la dependencia del uso continuo de anteojos.

La tercera forma de corregir la vista cansada es mediante cirugía. Dentro de la cirugía hay 2 opciones. La primera es con cirugía refractiva por medio de laser (LASIK), la cual se maneja por medio de la monovisión, al igual que con los lentes de contacto. La segunda manera de corregir la vista cansada es por medio de otra cirugía que consiste en la colocación de lentes intraoculares multifocales, los cuales permiten una buena visión lejana y cercana, sin necesidad del uso de anteojos. Este tipo de cirugía es, en especial, para aquellas personas mayores de 50 años y, concretamente, para aquellas personas que tienen vista cansada asociada a hipermetropía moderada o severa.

Finalmente, la vista cansada en jóvenes es, generalmente, ocasionada por un exceso en la realización de actividades que requieren una visión cercana. La gran mayoría de las veces las personas no necesitan del uso de anteojos para corregirla y lo que usualmente se recomienda es que descan sen sus ojos periódicamente. Esto se logra enfocando objetos lejanos y utilizando gotas de lágrima artificial. En algunos casos las personas presentan una graduación de anteojos muy leve ya sea de miopía, astigmatismo o hipermetropía. En situaciones que no exigen esfuerzos visuales prolongados por parte de las personas, no es necesario utilizar anteojos para corregir esta graduación. Sin embargo, en los casos en los que se realiza un esfuerzo visual por un tiempo muy prolongado, las personas se ven beneficiadas por el uso de un anteojo para poder compensar esa graduación y no sufrir de vista cansada.

Imagen cortesía de Depositphotos.com | Plenilunia


Avatar

Escrito por

Cirujano Oftalmólogo Instituto de Ciencias Oftalmológicas Hospital Ángeles de las Lomas Tel.: 52469806 al 09 Email:sergiolitwak@yahoo.com

, , , , , , , , , ,

Temas relacionados