Crucial para ciudades y gobiernos que calidad del aire urbano sea prioridad para la salud y el desarrollo

Más del 80% de las personas que viven en zonas urbanas donde se monitorea la contaminación del aire están expuestos a niveles de calidad del aire que exceden los límites de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Mientras se ven afectadas todas las regiones del mundo, la población en las ciudades de bajos ingresos son las más afectadas.

Ilustración 3D de un médico levantando la mano señalando hacia arriba
La autoridad sanitaria ordena suspender la publicidad e inicia investigación del mercado para decomisar, en su caso, el producto en punto de venta, a fin de prevenir riesgos
De acuerdo a la actualización en base de datos de calidad del aire urbano, el 98% de las ciudades en los países de ingresos bajos y medios con más de 100 mil habitantes que no cumplen con las directrices de calidad del aire de la OMS. Sin embargo, en los países de altos ingresos, que porcentaje se reduce al 56%.

En los últimos 2 años, la base de datos – que ahora contiene información de 3 mil ciudades en 103 países – casi se ha duplicado, con más ciudades que realizan medición de los niveles de contaminación del aire y el reconocimiento de los efectos asociados en la salud.

A medida que disminuye la calidad del aire urbano, aumentan el riesgo para las personas sufrir accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón, de enfermedades respiratorias crónicas y agudas, incluyendo asma.

La contaminación del aire es una de las principales causas de enfermedades y muerte. Es una buena noticia que más ciudades están intensificando sus esfuerzos para monitorear la calidad del aire, así que cuando se toman acciones para mejorarlo tienen un punto de referencia,” dice la Dra. Flavia Bustreo, Subdirectora General de Salud de la Familia, de la Mujer y del Niño de la OMS. “Cuando mantas de aire sucios cubren nuestras ciudades, las poblaciones urbanas más afectadas son los más jóvenes, más viejos y más pobres”.

Tendencias globales de la contaminación del aire urbano

La OMS fue capaz de comparar un total de 795 ciudades en 67 países por sus niveles de partículas en suspensión pequeñas y fina (PM10 y PM2.5) durante el período de 5 años, 2008 a 2013. PM10 y PM2.5 incluyen  contaminantes tales como sulfatos, nitratos y carbono negro, que penetran profundamente en los pulmones y en el sistema cardiovascular, que representan los mayores riesgos para la salud humana. Los datos se analizaron  a continuación para desarrollar tendencias regionales.

Las tendencias clave entre 2008 y 2013 son:

  • Los niveles globales de contaminación atmosférica urbana aumentó en un 8%, a pesar de las mejoras en algunas regiones.
  • En general, los niveles de contaminación del aire urbano fueron los más bajos en los países de altos ingresos, con niveles más bajos de mayor prevalencia en Europa, las Américas y la Región del Pacífico Occidental.
  • Los niveles más altos de contaminación del aire urbano se experimentaron en los países de ingresos bajos y medianos en de la región Mediterráneo Oriental de la OMS y sudeste de Asia, con niveles medios anuales a menudo superior a 5-10 veces los límites de la OMS, seguido de ciudades de bajos ingresos en la Región del Pacífico Occidental.
  • En las regiones del Mediterráneo Oriental y Asia Sudoriental y países de bajos ingresos en la región del Pacífico occidental, los niveles de contaminación del aire urbano se ha incrementado en más de un 5% en más de dos tercios de las ciudades.
  • Los datos de la contaminación del aire urbano de la Región de África sigue siendo muy escasa, sin embargo, los datos disponibles revelan los niveles de partículas en suspensión (PM) por encima de la media. La base de datos contiene ahora las mediciones de PM de más del doble de ciudades que las versiones anteriores.

Reducción del impacto en la salud humana

La contaminación del aire ambiental, por altas concentraciones por partículas en suspensión fina y pequeña, es el mayor riesgo ambiental para la salud, causando anualmente más de 3 millones de muertes prematuras en todo el mundo.

La contaminación atmosférica urbana sigue aumentando a un ritmo alarmante, causando estragos en la salud humana“, dice la doctora María Neira, Directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS. “Al mismo tiempo, la conciencia va en aumento y más ciudades están supervisando la calidad del aire. Cuando la calidad del aire mejora, las enfermedades respiratorias en general y las enfermedades cardiovasculares-disminuyen“.

La mayoría de las fuentes de contaminación del aire en zonas urbanas se encuentran más allá del control de los individuos y demandan acciones por parte de las ciudades, así como de políticas nacionales e internacionales para promover un transporte más limpio, producción de energía más eficiente y administración de residuos.

Más de la mitad de las ciudades supervisadas en los países de altos ingresos y más de un tercio en los países de ingresos bajos y medianos redujeron sus niveles de contaminación del aire en más de un 5% en 5 años.

La reducción de emisiones de las chimeneas industriales, aumento del uso de fuentes de energía renovables, como son la energía solar y eólica, dar preferencia a agilizar el tránsito, redes de ciclismo y fomentar el caminar en las ciudades, se encuentran entre el conjunto de estrategias disponibles y accesibles.

Es crucial para las ciudades y los gobiernos nacionales que la calidad del aire urbano sea una prioridad para la salud y el desarrollo,” dice el Dr. Carlos DoraCoordinador de la OMS en el Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud. “Cuando la calidad del aire mejora, los costos de la salud de las enfermedades relacionadas con la contaminación del aire se reducen, la productividad del trabajador se incrementa y crece la esperanza de vida. La reducción de la contaminación del aire también trae una ventaja adicional, que puede convertirse en una parte de los compromisos de los países al tratado sobre el clima“.

Durante la Asamblea Mundial de la Salud, 24-30 de mayo de los Estados miembros discutirá un plan de trabajo para desarrollar una respuesta global mejorada a los efectos adversos para la salud de la contaminación del aire.

Las directrices de calidad de aire de la OMS ofrecen una guía global para umbrales y límites de los contaminantes atmosféricos clave que plantean riesgos para la salud. Las Directrices indican que, al reducir la contaminación por partículas en suspensión (PM10) de 70 a 20 microgramos por metro cúbico (g / m), se pueden reducir las muertes relacionadas con la contaminación del aire en aproximadamente un 15%.

La base de datos de calidad del aire urbano OMS se basa en, sistemas de monitoreo de calidad del aire público bien establecidos como una fuente de datos fiables en diferentes partes del mundo. Los esfuerzos nacionales para crear sistemas de seguimiento de las operaciones y representativas de calidad del aire deben ser alentados y apoyados  fuertemente.

Sitios de interés

Imagen cortesía de lexaarts


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste