Infórmalos, que no sean blanco fácil para el abuso

daño o abuso, autoprotegerse, desenvolverse con seguridad, comunicación, convivencia entre padres e hijos,  confianza, seguridad, respetar opiniones, autoestima, autocontrol, resperar sus opiniones,
Enseñar a nuestros hijos a desenvolverse con seguridad

Invariablemente la mayoría de las mamás nos preocupamos por evitar que nuestros hijos e hijas sufran algún daño o abuso, sobre todo cuando están en la escuela o cuando no están con nosotros.

La psicóloga Gabriela Campuzano comenta al respecto que en lo que realmente debemos enfocarnos es en darles elementos que los haga autoprotegerse y desenvolverse con seguridad.

La Dra. Gabriela Campuzano, especialista en psicopedagogía, afirma que una parte fundamental es la comunicación. Al estimular la convivencia entre padres e hijos podemos fortalecer la confianza y, consecuentemente, darles seguridad.

Explica que debemos enseñarles a decir no y que ellos puedan externar qué es lo que quieren o no hacer y el porqué. Sin embargo, el secreto es que debemos aprender a respetar sus opiniones, ya que eso les dará seguridad porque validaremos sus sentimientos, dándoles credibilidad; de esta forma fomentaremos su autoestima y autocontrol teniendo como resultado niños que no se sientan intimidados ante situaciones extrañas o incómodas y puedan actuar seguros de sí mismos para estar protegidos.

La Dra. Campuzano, quien es terapeuta, expresa que esto previene casos de abuso ya que al trabajar en la autoestima de los niños, ellos se vuelven capaces de marcar límites tanto en sus sentimientos como en el plano físico (espacio vital), además de fomentarles la seguridad de comunicación con sus padres, lo que evita que sean un blanco fácil o vulnerables al abuso.

Nuestra tarea, además de respetar sus opiniones, es enseñarles no con el castigo ni con el premio, sino a través de “consecuencias” en donde el propio niño conocerá los límites y formará sus conceptos de acción.

Debemos también dejarles claro que el amor no se condiciona, es decir, que aunque tengan fallas, nuestro cariño no lo perderán, pero afrontarán sus consecuencias. Esto les dará la confianza de hablar y expresarse sin el temor a perder su “pilar emotivo”.

Sin embargo, nos toca la tarea más difícil, el ser coherentes y tener la suficiente sencillez para aprender con ellos, porque es seguro que nos equivocaremos, pero será un proceso en el que aprenderemos todos, la familia completa. De esta forma podremos llegar a la meta propuesta, educar a nuestros niños de manera integral, física y emocionalmente.

Psicóloga Gabriela Campuzano.

Consultas en terapia de aprendizaje: (55) 5562-0619

Imagen cortesía de


Escrito por

Etiquetas , , , , , , , , , ,

Temas relacionados