¿Por qué soy adicto al cigarro?

adicción al cigarro, muerte, hábito, dependencia, tabaquismo, enfermedades, placer en el cerebro, trampa de la nicotina, dependencia, buscar aopyo, envecimiento prematuro.¿Por qué soy adicto al cigarro?.
Dependencia psicológica

Más de 60 mil mexicanos mueren anualmente debido al consumo de cigarro, ante lo cual se requiere de iniciativas gubernamentales para tomar medidas que reduzcan su consumo, como un gravamen adicional al costo de los cigarrillos, medida probada mundialmente como eficaz porque reduce la compra en adultos y evita que adolescentes se inicien en el hábito.

Aunque en estas cifras son más los hombres que mueren por el consumo de tabaco en México, se estima que en los próximos años serán más mujeres debido a que hoy en día las adolescentes que se suman a las filas de esta adicción son igual que los hombres, sin embargo, como anatómicamente cuentan con órganos más pequeños así como sus arterias son más estrechas, están más expuestas a las enfermedades que provoca el tabaquismo.

En México las personas que fuman conocen los efectos nocivos del tabaco, pero una de las decisiones más difíciles que enfrentan es el dejar de fumar, ya que la nicotina genera nuevos receptores cerebrales que causan la adicción al tabaco.

El Dr. Raúl Sansores, neumólogo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) y presidente de la Segunda Conferencia Latinoamericana para el Control del Tabaco de la Fundación Interamericana del Corazón, celebrada en el DF, sostiene que abandonar el cigarro es complicado, “porque es una trampa psicológica que atrapa fisiológicamente al organismo”.

La trampa de la nicotina “es que favorece la formación de nuevas rutas en el sistema nervioso central que generan receptores de nicotina en lugares donde no los había, lo cual incrementa paulatinamente la dependencia del individuo, que puede ser física o psicológica”.

Es algo sencillo de comprender, dice: “la dependencia psicológica es un fenómeno neuronal, mediado por la creación de nuevas comunicaciones y vías nerviosas en el cerebro que desarrolla la nicotina .

“Debido a esta reacción cerebral, el individuo asocia todos los procesos de su vida de fumador con los procesos de su vida diaria. Y esto empieza a suceder desde que la persona fuma por primera o segunda ocasión”.

La nicotina origina sensaciones de placer en el cerebro, a tal grado que cuando la persona fuma, lo asocia con una actividad placentera, y esta es precisamente la explicación de la adicción al cigarro.

Al fumador le es tan difícil dejar de fumar porque intervienen emociones y síntomas de abstinencia que no puede controlar, como ansiedad, depresión y deseo compulsivo de volver a fumar.

“Pero dejar de fumar no es una experiencia tan complicada si la persona se reconoce como un adicto y que está dejando su bienestar en manos de una sustancia externa.

“Cuando se da este reconocimiento, es conveniente que la persona adopte medidas extras para que efectivamente pueda dejar el cigarro, como buscar apoyo farmacológico y psicológico.”

El tabaco es causante de cáncer de pulmón, de lengua o laringe, pero también se le asocia a otros cánceres como el de mama o renal y gástrico, así como de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad cardiovascular, infartos, accidente vascular cerebral y envejecimiento prematuro. No hay un órgano del cuerpo que se salve de los daños del tabaco.

Un solo cigarro es perjudicial, pero las personas que tienen más riesgo de desarrollar estas enfermedades son quienes fuman más de 20 cigarros diarios durante más de 10 años de su vida.

Publicaciones relacionadas