OMS e UNICEF convoca a países a detener comercialización dañina de sustitutos de la leche materna y a continuar amamantando durante la pandemia de COVID-19

Un nuevo informe de la OMS, UNICEF y la Red Internacional de Grupos Pro Alimentación Infantil (IBFAN, International Baby Food Action Network) revelan que a pesar de los esfuerzos para detener la promoción dañina de los sustitutos de la leche materna, los países aún no logran proteger a los padres de la información engañosa.

Portada del reporte
Marketing of breast milk substitutes: national implementation of the international code, status report 2020

La pandemia de COVID-19 resalta la necesidad de una legislación más fuerte para proteger a las familias de declaraciones falsas sobre la seguridad de los sustitutos de la leche materna o las prácticas agresivas de comercialización. La leche materna salva la vida de los niños, ya que proporciona anticuerpos que les dan un impulso saludable a los bebés y los protegen contra muchas enfermedades infantiles.

La OMS y UNICEF invitan a las mujeres a continuar amamantando durante la pandemia de COVID-19, incluso si han confirmado o sospechado de la enfermedad de  COVID-19. Mientras los investigadores continúan probando la leche materna de madres con COVID-19 confirmado o sospechado, la evidencia actual indica que es poco probable que COVID-19 se transmita a través de la lactancia materna o al dar leche materna que ha sido expresada por una madre que se confirma o se sospecha que tiene COVID-19. Los numerosos beneficios de la lactancia materna superan sustancialmente los riesgos potenciales de enfermedad asociados con el virus. No es más seguro darle leche de fórmula infantil.

De los 194 países analizados en el informe, 136 han implementado alguna forma de medida legal relacionada con el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y las resoluciones posteriores adoptadas por la Asamblea Mundial de la Salud (el Código). La atención al Código está creciendo, ya que 44 países han fortalecido sus regulaciones sobre comercialización en los últimos 2 años.

Sin embargo, las restricciones legales en la mayoría de los países no cubren completamente la comercialización que ocurre en los establecimientos de salud. Solo 79 países prohíben la promoción de sustitutos de la leche materna en los establecimientos de salud, y solo 51 tienen disposiciones que prohíben la distribución de suministros gratuitos o de bajo costo dentro del sistema de atención médica.

Solo 19 países han prohibido el patrocinio de reuniones de asociaciones científicas y de profesionales de la salud por parte de fabricantes de sustitutos de la leche materna, que incluyen fórmula infantil, fórmula de seguimiento y leches de crecimiento comercializadas para su uso por bebés y niños de hasta 36 meses de edad.

La comercialización agresiva de los sustitutos de la leche materna, especialmente a través de profesionales de la salud en los que los padres confían para recibir asesoramiento nutricional y de salud, es una barrera importante para mejorar la salud de los recién nacidos y niños en todo el mundo“, afirma el Dr. Francesco Branca, Director del Departamento de Nutrición y Seguridad Alimentaria de la OMS. “Los sistemas de atención médica deben actuar para aumentar la confianza de los padres en la lactancia materna sin influencia de la industria para que los niños no se pierdan sus beneficios que salvan vidas“.

La OMS y UNICEF recomiendan que los bebés no se alimenten más que con leche materna durante los primeros 6 meses, después de lo cual deben continuar amamantando, además de comer otros alimentos nutritivos y seguros, hasta los 2 años de edad o más.

La lactancia materna se encuentra bajo amenaza a medida que los sistemas de salud se debilitan

Los bebés que son amamantados exclusivamente tienen 14 veces menos probabilidades de morir que los bebés que no son amamantados. Sin embargo, hoy en día, solo el 41% de los bebés de 0 a 6 meses de edad reciben lactancia materna exclusiva, una tasa que los Estados Miembros de la OMS se han comprometido a aumentar al menos al 50% para 2025. La comercialización inadecuada de sustitutos de la leche materna continúa socavando los esfuerzos para mejorar las tasas de lactancia materna. y la crisis COVID-19 está intensificando la amenaza.

Los servicios de atención médica destinados a ayudar a las madres a amamantar, incluido el asesoramiento y el apoyo especializado en lactancia, se encuentran sobrepasados como resultado de la crisis de COVID-19. Las medidas de prevención de infecciones, como el distanciamiento físico, dificultan la consejería comunitaria y los servicios de apoyo de madre a madre, lo que abre una oportunidad para que la industria de sustitutos de la leche materna aproveche la crisis y disminuya la confianza en la lactancia materna.

A medida que avanza la pandemia de COVID-19, los trabajadores de salud están siendo desviados a la respuesta y los sistemas de salud están sobrecargados. En ese momento, la lactancia materna puede proteger la vida de millones de niños, pero las nuevas madres no pueden hacerlo sin el apoyo de los proveedores de salud“, comentó Dr. Victor Aguayo, Jefe de Nutrición de UNICEF. “Debemos, más que nunca, intensificar los esfuerzos para garantizar que cada madre y familia reciban la orientación y el apoyo que necesitan de un trabajador de salud capacitado para amamantar a sus hijos, desde el nacimiento, en todas partes“.

El Código prohíbe todas las formas de promoción de sustitutos de la leche materna, incluida la publicidad, los obsequios a los trabajadores de la salud y la distribución de muestras gratuitas. Las etiquetas no pueden hacer declaraciones nutricionales y saludables ni incluir imágenes que idealicen la fórmula infantil. En cambio, las etiquetas deben llevar mensajes sobre la superioridad de la lactancia materna sobre la fórmula y los riesgos de no amamantar.

La OMS y UNICEF exhortan a los gobiernos a fortalecer urgentemente la legislación sobre el Código durante la pandemia COVID-19. Los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil tampoco deben buscar o aceptar donaciones de sustitutos de la leche materna en situaciones de emergencia.

El temor a la transmisión de COVID-19 está eclipsando la importancia de la lactancia materna, y en muchos países las madres y los bebés se están separando al nacer, lo que hace que la lactancia materna y el contacto piel con piel sean difíciles, si no imposibles. Todo ello sobre sin alguna base o evidencia. Mientras tanto, la industria de alimentos para bebés está explotando los temores de infección, promoviendo y distribuyendo fórmulas gratuitas y consejos engañosos, alegando que las donaciones son humanitarias y que son socios confiables“, dice Patti Rundall, del Consejo Global de IBFAN.

El monitoreo y la aplicación del Código son inadecuados en la mayoría de los países. El informe, “Marketing of breast-milk substitutes: National implementation of the International Code – Status report 2020” (Comercialización de sustitutos de la leche materna: implementación nacional del Código Internacional – Informe de estado 2020), proporciona información actualizada sobre el estado de la implementación del país, incluidas las medidas que se han promulgado y no se han promulgado.

Dado el importante papel de los trabajadores de la salud en la protección de las mujeres embarazadas, las madres y sus bebés de la promoción inapropiada de los sustitutos de la leche materna, el informe 2020 proporciona un análisis exhaustivo de las medidas legales adoptadas para prohibir la promoción de los sustitutos de la leche materna a los trabajadores de la salud y en la salud instalaciones.

 

Imagen cortesía de WHO


Referencias

  1. ,,; Marketing of breast milk substitutes: national implementation of the international code, status report 2020; World Health Organization; Fecha de publicación 27/05/2020; ISBN: ISBN 978-92-4-000602-7; Disponible en el URI : https://www.who.int/publications-detail/9789240006010; Consultado el 27/05/2020
Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste