Identificación de lapislázuli en cálculo dental sugiere participación de mujeres medievales en producción de manuscritos

Durante la Edad Media europea, la capacidad de leer y escribir, así como de crear manuscritos, fue en gran parte la profesión de las instituciones religiosas. En los monasterios se crearon manuscritos ricamente ilustrados para miembros de instituciones religiosas y de la nobleza. Algunos de estos manuscritos fueron decorados con lujosos colores y pigmentos, incluyendo la hoja de oro y el ultramar, un pigmento azul raro y costoso de la piedra de lapislázuli.

Estos son los cimientos de la iglesia asociada con una comunidad religiosa de mujeres en Dalheim, Alemania.
Estos son los cimientos de la iglesia asociada con una comunidad religiosa de mujeres en Dalheim, Alemania.
En un estudio publicado en Science Advances, un equipo de investigación internacional liderado por el (Instituto Max Planck para la Historia de la Humanidad) en Jena y la Universidad de York arroja una nueva luz sobre el papel de las mujeres en la creación de este tipo de imágenes manuscritas con un sorprendente descubrimiento. El equipo identificó los pigmentos de lapislázuli en el sarro de una mujer que fue enterrada alrededor del año 1000 DC en los terrenos de un pequeño convento de monjas en Alemania. Esto sugiere que ella participó como ilustradora en la creación de valiosos textos religiosos decorados.

Un pequeño convento en el oeste de Alemania

[C]C[/C]omo parte de un estudio para analizar la placa de sarro que se petrifica en los dientes en el transcurso de la vida, el equipo de investigación examinó los restos de individuos enterrados en un cementerio medieval conectado a un convento de monjas en Dalheim, Alemania occidental. Solo hay unos pocos restos arqueológicos de este convento y se desconoce la fecha exacta de su fundación, pero una comunidad de mujeres podría haberse formado allí desde el siglo X. Los registros escritos más antiguos conocidos del monasterio datan del año 1244 dC. Se cree que el monasterio desde su fundación hasta su destrucción por fuego después de una serie de batallas en el siglo XIV albergó a unas 14 mujeres religiosas.

Mandíbula inferior de una mujer medieval: el sarro contiene pigmentos de lapislázuli, que indican que la mujer estaba trabajando en la creación de valiosos manuscritos religiosos.
Mandíbula inferior de una mujer medieval: el sarro contiene pigmentos de lapislázuli, que indican que la mujer estaba trabajando en la creación de valiosos manuscritos religiosos.
En el cementerio, los restos de una mujer se encontraron en su dentadura con numerosas incrustaciones de partículas de pigmento azul. Cuando ella murió alrededor del 1000-1200 dC, tenía entre 45 y 60 años de edad. Su esqueleto no mostró ningún cambio en particular relacionado con la enfermedad, signos de lesión o infección. El único aspecto notable de sus restos fueron las partículas azules que se encuentran en sus dientes. “Fue una completa sorpresa, ya que el cálculo se disolvió y lanzó cientos de diminutas partículas azules“, recuerda la coautora Anita Radini de la Universidad de York. Un análisis cuidadoso utilizando varios métodos espectrográficos diferentes, incluida la espectroscopía de rayos X de dispersión de energía (SEM-EDS) y la espectroscopía micro-Raman, reveló que el pigmento azul se realizó a partir del lapislázuli.

Un pigmento tan raro y caro como el oro

Hemos pensado en muchos escenarios de cómo este mineral podría haber entrado en el sarro de esta mujer“, explica la coautora Anita Radini. “Basándonos en la distribución del pigmento en su boca, llegamos a la conclusión de que lo más probable es que se pintara con el pigmento y posiblemente humedeciera los pinceles cuando trabajaba con la lengua“, dice la coautora Mónica Tromp de Max. del Max Planck Institute for the Science of Human History.

Los pigmentos ultramarinos de lapislázuli, junto con el oro y la plata, se utilizaron exclusivamente para ilustrar los manuscritos más lujosos. “Solo a los escribas y pintores que tienen habilidades sobresalientes se les ha confiado que los usen“, dice Alison Beach, de la Universidad Estatal de Ohio, un historiador involucrado en el proyecto.

El inesperado descubrimiento de un pigmento tan precioso desde el siglo XI en la boca de una mujer que vive en una región remota en ese momento no tiene precedentes. Si bien se sabía que Alemania era un centro activo de producción de libros en ese momento, ha sido particularmente difícil identificar la contribución de las mujeres. Como un signo de piedad, muchos escribas e ilustradores medievales no firmaron sus obras, una práctica que se aplico especialmente para las mujeres. La baja visibilidad del trabajo de las mujeres en la producción de manuscritos pictóricos ha llevado a la creencia generalizada de que las mujeres desempeñaron un papel menor en su producción.

Los resultados del estudio, no solo cuestionan las creencias en esta área, sino que también revelan la historia de la vida de un individuo. Los restos de la mujer se pensaron originalmente como un hallazgo relativamente insignificante que, al parecer, provenía de un lugar relativamente insignificante. Sin embargo, al aplicar las técnicas anteriores, el equipo de investigación pudo descubrir una historia de vida verdaderamente notable.

Formaba parte de una vasta red de comercio mundial que se extendía desde las minas de Afganistán hasta su comunidad en la Alemania medieval a través de las metrópolis comerciales del Egipto islámico y la Constantinopla bizantina“. La creciente economía del siglo XI en Europa impulsó la demanda del precioso y exquisito pigmento que viajó miles de millas en caravanas y barcos comerciales para satisfacer las ambiciones creativas de este artista “, dijo el coautor Michael McCormick, un historiador de la Universidad de Harvard.

Aquí tenemos evidencia directa de una mujer que no solo pintó, sino que también lo hizo con un pigmento muy raro y costoso en un lugar muy remoto“, explica la líder del estudio Christina Warinner, del Instituto Max Planck para la Historia de la Humanidad. “La historia de esta mujer podría haberse ocultado para siempre sin el uso de estas técnicas, me pregunto cuántos artistas más podríamos encontrar en los cementerios medievales, si solo los estuviéramos buscando“.

Referencias

  1. ,,,,,,,,,; Medieval women’s early involvement in manuscript production suggested by lapis lazuli identification in dental calculus; Science Advances; Vol. 5, no. 1, eaau7126; DOI: 10.1126/sciadv.aau7126; Disponible en el URL : ; Consultado el 13/01/2019
Imagen cortesía de Christina Warinner


Sitios de interés


Referencias

  1. ,,,,,,,,,; Medieval women’s early involvement in manuscript production suggested by lapis lazuli identification in dental calculus; Science Advances; Vol. 5, no. 1, eaau7126; DOI: 10.1126/sciadv.aau7126; Disponible en el URL : ; Consultado el 13/01/2019
Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste