Hepatitis C, una infección silenciosa

La infección por Hepattis C es más común de lo que se cree
La Hepatitis C es una infección por virus que ataca directamente al hígado
La hepatitis C es una enfermedad provocada por un virus que ataca exclusivamente al hígado. En la mayoría de los casos es un mal viral silencioso, que llega a tardar décadas en ser diagnosticado, debido a que comúnmente no provoca ningún síntoma.

El virus de la hepatitis C puede vivir durante muchos años en el hígado sin darnos cuenta, señala el doctor Jorge Méndez Navarro, gastroenterólogo egresado del Centro Médico Siglo XXI y subespecializado en hepatología, la especialidad que atiende al hígado, en el Hospital General de Massachussets, en Boston.

Entrevistado en la cápsula de radio de Plenilunia que semanalmente se transmite a las 10:30 PM por Reporte 98.5 de FM, el especialista precisa que el mayor problema con la hepatitis C es que 8 de cada 10 pacientes desarrollan cirrosis, y del 4 al 5% puede derivar en descompensación y muerte ya sea por la cirrosis o por cáncer de hígado.

¿Si un hígado infectado no da síntomas, cómo sospechar entonces que podemos tenerlo dañado? –Le preguntamos al médico.

– Normalmente los pacientes con daño en el hígado causado por hepatitis C llegan al médico de primer contacto o al especialista a través de dos vias, por bancos de sangre o por checkups médicos.

Los bancos de sangre los canalizan porque en los exámenes que hacen al donador llegan a detectar la possible presencia del anticuerpo para la hepatitis C; por supuesto, lo rechazan para donar, y tienen la indicación de enviarlo con el médico familiar, si es institución pública, o con un gastrohepatólogo o un infectólogo si son un centro de salud privada.

El especialista debe rechecar mandando a hacer unas pruebas bioquimicas que son pruebas sencillas de la sangre y que pueden indicar cómo está ese hígado.

“Si realmente sospechamos que hay hepatitis C, se le debe hacer al paciente una carga viral de la hepatitis C para ver si hay virus replicando en sangre”.

Otros pacientes llegan a ser diagnosticados durante los checkups médicos que por fortuna son cada vez más usuales. Como parte de estos estudios se aplican pruebas sencillas del hígado y cuando salen anormales, debe canalizarse al paciente con el especialista; la gran mayoría de estos chequeos ya incluye la prueba de 28 elementos o las pruebas de función hepatica, y algunos incluyen ya ultrasonido de abdomen donde se revisa riñón e hígado.

Entre mujeres, un modo común de detectar la hepatitis C –detalla el doctor Méndez Navarro- es cuando hay problema de sangrado uterino y la paciente requiere ser operada para extirpar útero o matriz. Entre las pruebas prequirúrgicas que el ginecólogo debe hacer es verificar la salud del higado por

Imagen cortesía de CLIPAREA


Avatar

Escrito por

Directora General de Plenilunia, autora de la columna Salud y Negocios en el periódico El Economista, colaboradora sobre temas de salud en ADN Opinión en TV Azteca.

, , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste