Daltonismo

El daltonismo es una enfermedad genética caracterizada por no distinguir en forma correcta algunos colores. Se hereda de forma recesiva, es decir, que no todos los descendientes la padecerán.

Es poco común, señala el Dr. Yudí Marín Alanoca, miembro de la Sociedad Mexicana de Oftalmólogos Militares: en el mundo entre 4 y 5% de la población mundial la padece. Según un estudio realizado por el Instituto Mexicano del Seguro Social se estima que en México 4% de la población vive con este trastorno. Es más frecuente en la población masculina con ocho hombres por una mujer.

Este padecimiento está ligado al cromosoma X-Y (las mujeres tienen dos cromosomas X y los varones tienen un X y un Y). Esto hace que sea más frecuente en los hombres. Con algunos estudios se puede determinar qué generación de la familia será la que lo tendrá.

Todos tenemos en los ojos una estructura llamada retina, que es el motor de los ojos explica el Dr. Marín Alanoca, especialista certificado por el Consejo Mexicano de Oftalmología. “En la retina se encuentran dos grupos de células, unos son los conos y otros los bastones. Los bastones son los encargados de ayudarnos con la visión nocturna y a la apreciación de grises, blancos y negros.

“En cambio, los conos son los que manejan la visión diurna (de día) y de la percepción de los colores. Existen tres tipos de conos, cada uno para distinguir los tres colores primarios: el rojo, verde y el azul. Las personas que tienen daltonismo tienen una deficiencia de sustancias a nivel de estas células lo que hace que no observen algunos colores”.

“A los trastornos de la visión en los que no se distinguen los colores se les llaman discromatopsias. Existen tres grupos: los tricrómatas anómalos, dicrómatas anómalos y monocrómatas anómalos. Los tricrómatas pueden percibir los tres colores pero no son hábiles para notar pequeñas diferencias en los tonos, confunden dos colores que para una persona normal serían totalmente distintos”, comenta.

Los dicrómatas sólo distinguen dos colores, dentro de este grupo están los daltónicos pues tienen un déficit para la percepción de uno de los tres colores básicos, con mucha frecuencia se trata del verde por el rojo o viceversa; son muy pocos los casos en los que no distinguen el azul. Los monocrómatas sólo ven un color o todos los colores, pero como si fueran un solo color con distintas tonalidades.

“Como no es un trastorno que incapacite a la persona que lo presenta, el diagnóstico se hace de forma tardía. En algunos niños se llega a notar cuando no llevan a cabo de forma adecuada su desarrollo de motricidad o en algunas prácticas en las que es evidente que no identifican en forma correcta los colores. En los adultos cuando, por ejemplo, no distinguen el rojo y el verde en un semáforo, o cuando no tienen habilidades para la pintura o el diseño”, puntualiza.

Si sospechas que tú o alguien de tu familia puede ser daltónico debes acudir con un oftalmólogo pues se trata de un padecimiento ocular. Para determinar un diagnostico adecuado se realizan diferentes test para determinar el tipo y el grado de deficiencia de la percepción de los colores.



Escrito por

Aunque soy publicista, llevo algunos años concentrada en escribir y editar textos, lo cual me encanta por cierto. Sobre todo me he interesado en temas que tienen que ver con la salud reproductiva y sexual, al menos eso es lo que más he disfrutado escribir. En Plenilunia me he dedicado a hablar de temas relacionados con la salud femenina, siempre rescatando la importancia que tiene hacerlo de manera integral, pero sobre todo pensando que la conciencia de tu cuerpo te ayuda a empoderarte en los demás ámbitos de tu vida.


Temas relacionados