¿La felicidad puede respirarse y contagiarse?

Investigadores se dieron a la tarea de determinar si los químicos en el sudor de personas en estado de felicidad pueden transmitir emociones positivas e influir en el comportamiento, percepción y estado emocional de las personas expuestas al sudor, es decir ¿es posible transmitir felicidad por un olor?.

Niña oliendo un girasol
¿Es posible transmitir y “contagiar” la felicidad por un olor?
Los seres humanos pueden ser capaces de comunicar emociones positivas como la felicidad a través del olor de nuestro sudor, según un nuevo estudio publicado en Psychological Science, una revista de la Association for Psychological Science (Asociación para la Ciencia Psicológica). La investigación indica que producimos compuestos químicos o señales químicas, cuando experimentamos la felicidad que son detectables por otros que huelen nuestro sudor.

Mientras la investigación anterior ha demostrado que las emociones negativas relacionados con el miedo y el asco se comunican a través de regularidades detectables en la composición química del sudor, pocos estudios han analizado si la misma función comunicativa se mantiene para las emociones positivas.

Nuestro estudio demuestra que la exposición a sudor producido bajo un estado de felicidad induce un simulacro de felicidad en los receptores, e induce un contagio del estado emocional“, explica el científico psicológico Gün Semin de la Universidad de Utrecht en Holanda , el investigador principal del estudio. “Esto sugiere que alguien que es feliz infundirá a otros en su proximidad con la felicidad. En cierto modo, la felicidad en el sudor es algo así como la sonrisa -. Es infecciosa“.

Para determinar si estas señales químicas emocionales se extiende a las emociones positivas, Semin y sus colegas examinaron si el sudor tomada de personas en un estado de felicidad influiría en el comportamiento, la percepción y el estado emocional de las personas expuestas al sudor.

Los investigadores reclutaron a 12 varones de raza blanca para proporcionar las muestras de sudor para el estudio. Los participantes no fuman o toman algún medicamento, y no habían sido diagnosticado de padecer algún trastorno psicológico. Se les prohíbe participar en el consumo de alcohol, la actividad sexual, el consumo de alimentos con mal olor, o el exceso de ejercicio durante el estudio.

Los donantes del sudor llegaron al laboratorio, se enjuagaron y secaron sus axilas, se colocaron almohadillas absorbentes a cada axila. Ellos se cambiaron con una camiseta prelavada y se sentaron a completar las tareas de estudio. Observaron un vídeo destinado a inducir un estado emocional (miedo, felicidad, neutro) y también completaron una medida de la emoción implícita, en la que se les pidió que ver símbolos chinos y evaluar cuán agradable o desagradable era cada uno. Las almohadillas sudoríparas fueron retirados y almacenadas.

Para la segunda parte del estudio, los investigadores reclutaron a 36 mujeres de raza blanca, sin ningún trastorno psicológico, enfermedades respiratorias, u otra enfermedad. Los investigadores señalan que sólo las mujeres fueron incluidas en esta parte del estudio, las mujeres generalmente tienen tanto un mejor sentido del olfato y una mayor sensibilidad a las señales emocionales que los hombres. El estudio era doblemente ciego, de tal manera que ni el investigador ni el participante conocían que a que muestra del sudor estaría expuesto a en el momento del experimento.

Las mujeres se sentaron en una silla y colocaron su barbilla sobre un apoya-mentón. El vial que contiene la muestra de sudor se colocó en un soporte unido al resto de la barbilla y se abrió inmediatamente antes de la tarea de destino. Las mujeres fueron expuestas a una muestra de sudor de cada tipo (miedo, felicidad, neutro), con un descanso de 5 minutos entre las muestras.

Los análisis de datos iniciales confirmó que los videos habían tenido una influencia en los estados emocionales de los participantes masculinos – los hombres que observaban el video de miedo mostraron una emoción predominantemente negativa después, y hombres que miraban el video de felicidad mostrarón una emoción predominantemente positiva.

Pero ¿estas emociones fueron transmitidas a las mujeres participantes? Algunos resultados de comportamiento sugieren que la respuesta es ‘‘.

Datos de expresión faciales revelaron que las mujeres que estuvieron expuestas al “miedo sudor” mostraron una mayor actividad en el músculo frontal medial, una característica común de las expresiones de miedo. Y las mujeres que estuvieron expuestas al “sudor feliz” mostraron actividad muscular facial más indicativo de una sonrisa de Duchenne, un componente común de las expresiones de felicidad. No hubo asociación observable, sin embargo, entre las respuestas faciales de las mujeres y sus calificaciones explícitas de que tan agradable e intenso fue el sudor.

Estos resultados, dicen los investigadores, sugieren una “sincronización de comportamiento” entre el emisor (el donante del sudor) y el receptor (el que huele el sudor).

Datos adicionales indicaron que las mujeres expuestas a sudor feliz mostraron un enfoque más global en tareas de procesamiento de percepción, de acuerdo con investigaciones anteriores que muestran que las participantes inducidas a experimentar el estado de ánimo positivo tendieron a mostrar estilos de procesamiento más globales.

Pero las muestras de sudor no parecen afectar calificaciones de las mujeres en la tarea símbolos chinos, lo que sugiere que las señales químicas a base de sudor no sesgaron de sus estados emocionales implícitos.

Estos hallazgos, aunque preliminares, sugieren que comunicamos nuestros estados emocionales positivos y negativos a través de señales químicas distintas, de tal manera que el receptor produce un simulacro del estado emocional del remitente. Los investigadores señalan que el hecho de que algunas medidas se indica el contagio emocional, mientras que otros no, puede poner de relieve la diferencia entre las medidas de la emoción que se basan en el lenguaje frente a los que no lo hacen.

Los resultados tienen amplia relevancia – después de todo la emoción y el sudor son dos características fundamentales de la experiencia humana. Pero el hecho de que la felicidad puede comunicarse químicamente podría ser de especial interés para la “industria de olor“, dice Semin, debido a sus potenciales aplicaciones comerciales.

Este es otro paso en nuestro modelo general en la función comunicativa del sudor humano, y continuamos para refinarlo y comprender los efectos neurológicos que el sudor humano tiene sobre los destinatarios de estos compuestos químicos“, concluye Semin.

La investigación fue apoyada por Unilever Research & Development, (Investigación y Desarrollo Unilever) (AGR 01049 / OIV120260).

Referencias

Imagen cortesía de Yaruta


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste