Los sueños

relación al mundo místico,revelaciones divinas,  avances de la ciencia, curiosidad,La Interpretación de los Sueños, dormir es esencial,experimentamos muchos deseos,los sueños van siendo “preparados”, dueños de nuestros sueños,pudo provocarnos algún tipo de angustia, liberación, simbolos,  estado de tensión interno,
¿Qué pasa mientras dormimos?

Durante muchos años los sueños fueron concebidos en relación al mundo místico y sobrehumano, incluso como revelaciones divinas o demoníacas cuya función era anunciar el futuro de la persona.

Con los avances de la ciencia y la curiosidad que los sueños han despertado, fueron avanzando los estudios en esta materia. Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, escribió en 1900 su obra sobre “La Interpretación de los Sueños” un estudio a profundidad de los sueños y su significado en la vida humana, en especial, inconsciente.

Si bien todos estamos de acuerdo que dormir es esencial, también soñar lo es. Aunque a veces lleguemos a olvidar nuestros sueños, éstos cumplen la función de mantenernos dormidos para así lograr nuestro descanso.

Todos sabemos cuán extravagantes e, incluso, poco realistas suelen ser los sueños. Cada uno de nosotros plasmamos y creamos nuestros sueños; dramáticos o creativos, el hecho es que únicamente nosotros podemos hacerlos. En ocasiones, somos sólo espectadores o participantes activos en nuestros sueños, pero siempre aceptamos todo lo que en ellos observamos, a pesar de lo fantasiosos que nos puedan parecer. Conscientemente, aquello que parece mágico, milagroso, inesperado, impresionante, contradictorio y distorsionado tiene cabida en nuestros sueños; revivimos muertos, mezclamos indiscriminadamente pasado, presente y futuro, así como lo aparentemente imposible o absurdo.

Al soñar experimentamos muchos deseos y miedos, muchas ansiedades y conflictos, fantasías de odio y destrucción, de amor y posesión, mismos que nunca aceptamos cuando estamos despiertos y que al recordarlos en la vigilia los hacemos a un lado, ya que los consideramos carentes de sentido. Aún así, la realidad es que, como creaciones propias e individuales, alguna explicación y razón de ser tendrán, por lo que habría que preguntarnos si detrás de ellos existe alguna verdad.

Freud, en sus estudios, mencionó los sueños como la vía regia al inconsciente, es decir, aquella vía donde nuestro ser más profundo se manifiesta y el análisis de los sueños como la manera en que pudiéramos acceder a este inconsciente.

Si partimos de la idea de que cada uno de nosotros soñamos todas las noches, en base a lo que aseguran muchas investigaciones, podríamos pensar que, quizás, los sueños van siendo “preparados”, en parte, en el transcurso del día, y llegan a su máxima expresión cuando nos dormimos. No en vano soñamos con sucesos o episodios que vivimos y experimentamos recientemente, a los cuales damos “salida” al momento de dormir, ya que es entonces cuando podemos olvidar nuestro pensamiento realista.

A menudo se afirma que permitimos dejar volar nuestras fantasías en los sueños porque nos encontramos inmovilizados y no podemos llevarlas a cabo cuando estamos despiertos. Es así como “descargamos” nuestros sentimientos, emociones, ideas, vivencias, de las que necesitamos liberarnos, optando por esta vía para poder lograrlo.

Si partimos de la idea de que somos dueños de nuestros sueños, en ellos tenemos la posibilidad de volvernos activos y determinar el momento y la manera de elaborar aquello que nos sucedió en el día que, de alguna manera, pudo provocarnos algún tipo de angustia, miedo o excitación y de lo cual, en el momento, nos sentimos fuera de control. Incluso, en los sueños llegamos a anticipar lo que esperamos que suceda en el futuro, con el fin de controlar así la angustia que esto nos provoca y realizar a manera de “fantasía” nuestros deseos más profundos, aquellos que en realidad no nos permitiríamos por alguna razón.

Lo curioso es ver cómo disfrazamos parte de la realidad en los sueños. Ante esto, Freud, buscó dar una explicación. Según sus estudios, “guardamos” en el inconsciente aquello que no podemos mantener consciente, muchas veces algo censurable que no podemos manejar conscientemente y que, sin embargo, no desaparece. Por lo tanto, en los sueños, buscamos liberarnos de ello de manera encubierta, a través de los símbolos. Aún así, lo que cada símbolo signifique para cada uno de nosotros será algo muy individual, por lo que no existe un manual para descifrar los sueños como muchos libros tratan de asegurar. Cada uno expresaremos y comunicaremos nuestro inconsciente, a través de nuestros sueños, de manera particular.

En general, el dormir presupone un relajamiento completo, de ahí que su alteración esté vinculada a un estado de tensión interno. Las preocupaciones intensas o las expectativas, ya sean agradables o desagradables, provocan el insomnio.

Es por ello que tendremos que estar pendientes de nuestros sueños, ya sean pesadillas, sueños repetitivos y recurrentes, sueños extraños que nos hacen pensar que existen comunicaciones del más allá, de los ángeles, de los santos cuando no es así, ya que en realidad nos estamos comunicando con nosotros mismos, con nuestro ser y con nuestro sentir más profundo. En definitiva, por algo están ahí, hablan de nosotros mismos, por lo que habría que prestarles mucha atención y habrá que escucharnos, pues algo interesante hay detrás de ellos.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

Maestra en Psicoanálisis con Especialidad en Psicoterapia Psicoanalítica Miembro de la SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE MÉXICO (SPM) www.spm.org.mx Teléfonos: (+52-55) 5286 1744 y 5286 5509 Clínica de asistencia a pacientes: Teléfonos: (+52-55) 5553 3599, 5286 6550 y 5286 0329 Correo electrónico: spp@spm.org.mx

, , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste