Se propone que en escuelas se realicen acciones para prevenir, detectar y dar atención oportuna a escolares en riesgo con problemas de salud mental

La educación debe contribuir al adecuado desarrollo físico, mental y social de los estudiantes, implementando programas y actividades que prevengan enfermedades mentales, las competencias socioemocionales, además de impulsar los valores y las habilidades sociales.

Por ello se deben integrar protocolos para prevenir, detectar y dar atención oportuna a los escolares en riesgo con problemas de salud mental. Dichos protocolos deben ser coordinados con autoridades del sector salud conforme a lo dispuesto por la Ley General de Salud y en colaboración con las familias de los alumnos.

Así lo establece la iniciativa de reforma y adición a los artículos 2º, y 12º de la Ley General de Educación que propuso la senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros, Destaca que en México a partir de 2016, la depresión ocupa el segundo sitio entre los trastornos de salud mental de diagnóstico más frecuente.

En su proyecto, la legisladora señala que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuatro de las 10 enfermedades con mayor costo para la población mundial son de tipo mental. Son la epilepsia, depresión, alcoholismo y trastorno bipolar. Se estima que en México el 15% de la población adulta padece algún trastorno mental.

Aproximadamente el 13% de los niños y adolescentes del mundo, tienen problemas de salud mental incluyendo:

  • ansiedad
  • trastornos del comportamiento perturbador
  • trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH)
  • depresión

Comenta que el problema tiende a crecer y se calcula que el 24.7 por ciento de los adolescentes mexicanos están afectados por uno o más problemas de salud mental, siendo los más recurrentes los trastornos de ansiedad, déficit de atención, depresión y uso de sustancias, así como intento de suicidio.

Según la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica señala que 50% de los trastornos mentales inician antes de los 21 años y casi 1 de cada 4 adolescentes se encuentran afectados por uno o más problemas de salud mental.

Denuncia que existe un escaso contacto entre el sector salud y otros sectores en actividades relacionadas con la salud mental; ya que solo el 5% de las escuelas cuentan con un psicólogo y en pocas se desarrollan actividades de promoción de la salud y prevención de trastornos mentales.

La propuesta de reforma de la senadora, toma en consideración los resultados de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017 [1], realizada por la Secretaria de Salud, la Comisión Nacional contra las Adiciones, Instituto Nacional de Salud Pública, Iniciativa Mérida y el Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz, la que distingue que entre los adolescentes de 12 a 17 años el consumo de drogas aumento de 3.3 al 6.4% entre 2011 y 2016. Sobre drogas ilegales aumentó del 2.9 al 6.2% y para la marihuana del 2.4% al 5.3 según el Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas, 2016.

El documento fue turnado a las Comisiones Unidas de Educación y Estudios Legislativos 2ª.

Publicaciones relacionadas