Cirugías estéticas

cirugías estéticas, prevención, autocuidado,Asociación Mexicana de Cirugía Plástica y Reconstructiva,  “tecnologías de mejoramiento”,imagén, cirujano plástico,estado psicológico de una paciente,inestabilidad emocional, cambio físico,avances de la medicina, riesgos,certificado del Consejo Mexicano de Cirugía Plástica,
Avance de la ciencia

Las cirugías estéticas y otros procedimientos no quirúrgicos para mejorar nuestra apariencia física de forma más o menos permanente se está extendiendo de manera exponencial en México. Si antes sólo las actrices de Hollywood o los millonarios tenían acceso a un cirujano plástico, hoy en día, en palabras del Dr. José Luis Haddad Tame, de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica y Reconstructiva, “ya es para toda la población. Hay cirujanos en todos lados, de todos los presupuestos, en hospitales diferentes, ” y hasta planes de financiamiento.

El avance de la ciencia ha abierto el abanico de ofertas. Hoy en día existe una gran cantidad de “tecnologías de mejoramiento”, como se les conoce. Se puede desde operar un párpado o una oreja, hasta eliminar el exceso de grasa en cualquier otro lugar del cuerpo.

En la actualidad, mujeres, hombres y hasta menores de edad se realizan cirugías estéticas. Es una alternativa muy bien aceptada socialmente, puesto que se relaciona con la imagen que se considera un valor importante en nuestra época.

Nuestra sociedad valora más lo externo que lo interno, como lo demuestra un citado estudio hecho en 1993 “por los economistas Daniel Hamermesh y Jeff Biddle, quienes encontraron que las personas poco atractivas ganan menos dinero que las personas de aspecto promedio que a su vez ganan menos que las atractivas.” Y esto puede ser muy confuso.

Parafraseando al Dr. Cortesi, “cambiar la apariencia física no necesariamente cambia los sentimientos sobre uno mismo ni las carencias interiores.” Tampoco resuelve los problemas de pareja, ni te hace más feliz.

Y esta reflexión, es una que cualquier cirujano plástico debe tomar en cuenta cuando se le presenta una solicitud para cirugía estética. Dice el Dr. Haddad Tame: “Es muy importante observar el estado psicológico de una paciente para determinar si es buena candidata para este tipo de cirugía. Si es una paciente con evidente inestabilidad emocional, expectativas irreales sobre los resultados o que quiere resolver sus problemas personales con la cirugía; si es una paciente muy ansiosa, que llama tres veces al día al médico para preguntarle cómo va a quedar, él debe detectarlo y determinar si le va a hacer un bien psicológico o no, porque el propósito de esta cirugía es mejorar la mente a través de un cambio físico.”

Esa es una importante consideración por parte del médico a la hora de tomar la decisión sobre si llevar a cabo o no un determinado procedimiento. Pero no sólo en manos del cirujano está el tomar una decisión de manera responsable. También y sobretodo, esta responsabilidad recae en el paciente.

Con frecuencia se publican aterradoras notas acerca de pacientes que mueren tras ser sometidos a cirugías plásticas. Y aunque con los avances de la medicina los riesgos se han reducido substancialmente, siguen siendo los mismos que se corren en cualquier otro procedimiento quirúrgico, con una agravante: hay muchos charlatanes realizando cirugías estéticas sin estar capacitados.

En la primera entrevista con un cirujano que ofrezca servicios de cirugía estética debemos “exigir su certificado del Consejo Mexicano de Cirugía Plástica que lo acredite como tal. Por falta de ética algunos médicos realizan este tipo de intervenciones sin tener la especialidad,” lo que aumenta el riesgo de complicaciones o desenlaces fatales, previene el Dr. Haddad Tame.

Un cirujano plástico debe poder acreditar con documentos oficiales: seis años de estudios en medicina general, al menos tres años de cirugía general y otros tres años de la especialidad en cirugía plástica.

La felicidad no se encuentra en un cuerpo ni en un rostro perfectos (o presuntamente perfectos, porque esto de la belleza es un asunto por completo subjetivo), sino en el interior. Sería importante estar seguras de que no es ser más felices lo que estamos buscando al someternos a una cirugía estética. Porque, aún en el caso de que estemos decididas, nuestras expectativas se verán mejor cumplidas en la medida en que entremos al quirófano con una mente previamente sanada, habiendo atendido con anterioridad el origen de nuestra inseguridad.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

, , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste