La carga emocional en la infertilidad

infertilidad. cuando las emociones impiden el embarazo, reproducción asistida
Cuando embarazarse es un problema

Muchas parejas viven con el deseo de ser padres algún día. Se imaginan acariciando y amando a sus hijos y formar una familia. Por lo general la condición de ser padres está ampliamente reconocida y es algo que se espera de la pareja de forma natural. Sobre todo en las grandes ciudades, muchas parejas postergan tener hijos para lograr una estabilidad económica, viajar, terminar estudios de postgrado, o simplemente por querer disfrutar la relación antes de la llegada del bebé.

Algunas, después de meses o años de usar métodos anticonceptivos y evitar voluntariamente tener hijos, cuando finalmente deciden tener uno, se enfrentan al hecho de que tener bebés no es tan sencillo como pensaban.

Después de un periodo en donde la pareja tiene relaciones sexuales sin usar métodos anticonceptivos o la mujer sufre de abortos espontáneos, podría considerarse que existe una posible infertilidad. Para confirmar esta sospecha es necesario realizarse diversos estudios que determinen si existe algún problema fisiológico en el hombre o en la mujer y tener un diagnóstico.

La psicóloga Virginia García Quijano señala que la infertilidad debe abordarse de manera integral, a la par de ir buscando qué factores fisiológicos u hormonales pueden estar afectando la posibilidad de concebir es importante atender el aspecto emocional en el hombre y en la mujer; “es importante tener un lugar donde puedas hablar de lo que está pasando, cuando a una mujer le dicen eres infértil, le mueve su feminidad, le mueve este anhelo de ser madre. Al hombre le mueve su masculinidad”.

Para tener un diagnóstico certero de infertilidad en la pareja, es fundamental ponerse en manos de un especialista serio (ginecólogo o endocrinólogo para la mujer y urólogo en el caso de los hombres), quien prescribirá los estudios necesarios que confirmarán la infertilidad, las causas y el tratamiento a seguir.

La infertilidad generalmente es inesperada y con frecuencia no se sabe cómo enfrentar los sentimientos que surgen al descubrir que no se es fértil. Al respecto, la psicóloga García Quijano comenta “al recibir un diagnóstico de infertilidad la pareja debe reflexionar cómo esta noticia está afectando la relación y es momento adecuado para buscar ayuda en una terapia que los apoye a llevar de la mejor manera esta situación; ésta servirá a la vez para preguntarse por qué estamos juntos, qué nos mantiene juntos, ver si este problema está abriendo otras situaciones que son las que realmente están afectando la relación y se las estamos depositando a la infertilidad”.

Más allá de lo fisiológico, habría que revisar también la historia familiar de cada mujer, la relación con la madre, con la abuela, con las hermanas, mujeres que identificamos con la maternidad y que pudieran haber experimentado alguna situación como un abandono o un aborto.

En este sentido García Quijano agrega “hay mujeres que después de un aborto no pueden tener hijos y al revisarse en su cita ginecológica están perfectas o, muchas que tienen miedo al dolor o mujeres que simplemente no tienen el deseo de ser madres, mujeres que han vivido violencia por años y esto puede incidir en problema de infertilidad sin necesariamente tener un problema fisiológico”.

Ser infértil implica muchos factores que hay que ir desentrañando, pero es importante contar con el apoyo de la pareja y de la familia para aceptar una situación como la infertilidad, así como para ir encontrando opciones que harán sentir mejor a las mujeres en esta situación.

ENEMIGOS DE LA FERTILIDAD

Causas de infertilidad en las mujeres

Entre los factores más comunes que causan se encuentran los siguientes: 
- Las enfermedades transmitidas por vía sexual (ETS), que pueden causar daño permanente en el sistema reproductor, si no se tratan o se tratan de forma inadecuada.

- El dispositivo intrauterino (DIU), que contribuye a la infertilidad causada por la enfermedad pélvica inflamatoria (EPI), la cual puede suceder accidentalmente después de colocarse el DIU.

- La decisión de algunas mujeres de postergar la maternidad hasta después de los treinta años, cuando la fertilidad comienza a disminuir.

- Un aborto mal hecho o uno que no haya sido tratado adecuadamente es capaz de provocar infecciones que, de no ser tratadas, pueden afectar la fertilidad.

Algunas causas de infertilidad en hombres

- Insuficiente o nula producción de esperma, ocasionado por problemas en los testículos o la obstrucción de conductos, problema conocido como varicocele.

- Pueden existir problemas en la producción y madurez del esperma. Esto pude ser causado por una infección previa, especialmente después de la pubertad, como las paperas, los testículos que no descienden o consumo de drogas.

- Problemas con la movilidad del esperma. Esto puede ser debido a ciertos fármacos utilizados para tratar desórdenes emocionales, úlceras estomacales y presión alta.

- Incapacidad para depositar el esperma en el cérvix o cuello del útero. Puede suceder debido a inactividad sexual. Dicha inactividad puede ser causada por la impotencia o la eyaculación precoz.

- Otros factores pueden ser una nutrición pobre o la mala salud en general. Diversos especialistas recomiendan comer bien y aumentar el consumo de zinc y vitaminas C y E.

SOBRE LA INFERTILIDAD

MITOS La infertilidad es un problema sólo de las mujeres. Los hombres también pueden ser infértiles.

La infertilidad no se cura.

Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) causan infertilidad. Las ETS pueden causar daño permanente en el aparato reproductor si no se tratan o se tratan de forma inadecuada.

REALIDADES

De hecho, el hombre por su anatomía es más fácil de diagnosticar; el análisis del semen es usualmente la primera prueba que se lleva a cabo cuando la pareja está teniendo problemas para concebir.

Debido a los avances médicos, actualmente muchas parejas no fértiles que han sido tratadas han quedado embarazadas.

Imagen cortesía de Depositphotos.com | Plenilunia


Gabriela Xochiteotzin Peña

Escrito por

Editora y periodista especializada en salud. Soy Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la UAM Xochimilco, especializada en periodismo en salud por la Universidad Anáhuac y Universidad Panamericana, respectivamente. Me considero afortunada de ejercer la comunicación porque es la profesión que me apasiona. He incursionado en diversas áreas como radio, televisión, prensa escrita, editorial, periodismo digital, comunicación institucional y relaciones públicas. Socia Fundadora de Plenilunia, 2004. Mi incursión en medios impresos incluye el periódico El Economista y editora de revistas como Plenilunia, Diabetes Hoy y Soy Natural, así como publicaciones especializadas para la industria farmacéutica. Amo a mi familia, disfruto una buena plática y un rico café. @GabXochiteotzin

, , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste