Fuente

¿A qué edad niñas y niños pierden el deseo de hacer ejercicio?, estudio presenta respuesta y propuestas para una educación que aumenta la actividad física

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 5 minutos, 1,127 palabras

De acuerdo a la información del estudio realizado por la Universidad de Adelaide en Australia, la capacidad cardiorrespiratoria en niñas y niños ha disminuido en un 25% en 20 años. Hay muchas razones para esto, desde el entorno social y la disminución del número de áreas de juego hasta un enfoque más académico hacia la enseñanza de la educación física y la difusión de nuevas tecnologías. ¿Pero a qué edad niñas y niños pierden el deseo de hacer ejercicio? 

El estudio reveló que la disminución más temprana de la motivación hacia la educación física se destacó en niñas y niños de la escuela primaria. Las relaciones entre la trayectoria de la estimulación intrínseca y el comportamiento de la educación física resaltar el posible papel de la motivación autónoma para minimizar la disminución del comportamiento de la educación física en niñas y niños durante la clase.

El estudio reveló que la disminución más temprana de la motivación hacia la educación física se destacó en niñas y niños de la escuela primaria. Las relaciones entre la trayectoria de la estimulación intrínseca y el comportamiento de la educación física resaltar el posible papel de la motivación autónoma para minimizar la disminución del comportamiento de la educación física en niñas y niños durante la clase.

Investigadores de la Universidad de Ginebra (UNIGE), Suiza, siguieron a 1.200 alumnos de Ginebra, de 8 a 12 años, durante 2 años. El equipo descubrió que a partir de los 9 años, las razones positivas para hacer ejercicio, que son divertidas y buenas para la salud, comienzan a ser reemplazadas por otros incentivos: obtener una buena calificación o mejorar su imagen con los demás. Estos resultados, que se publican en la revista Psychology of Sport and Exercise, requieren un análisis más detallado de cómo se enseña la educación física en las escuelas para contrarrestar la inactividad física que conduce a un estilo de vida sedentario desde una edad temprana.

La sociedad actual se caracteriza por un estilo de vida cada vez más sedentario y una disminución en la actividad física, que se refleja en el número creciente de niñas y niños con sobrepeso (16% de los niños de 6 a 12 años en Suiza). En un estudio anterior, los investigadores de UNIGE notaron que las recomendaciones emitidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la cantidad de ejercicio realizado por niñas y niños en edad escolar no se cumplían, a saber: las niñas y niños deben estar activos durante al menos el 50% del tiempo Dedicado a las clases de educación física en la escuela primaria. En realidad, se mueven en promedio solo el 38% del tiempo. Y a medida que niñas y niños crecen, el porcentaje disminuye. Y la pregunta es… ¿por qué?

Motivaciones positivas disminuyen a medida que la niña o niño crecen

Los investigadores de UNIGE dieron seguimiento a 1,200 alumnos de Ginebra de 8 a 12 años durante 2 años. Las niñas y niños tenían que completar un cuestionario cada 6 meses para medir sus niveles de motivación según una escala de 7 puntos basada en diferentes controles motivacionales relacionados (o no) con la práctica de la actividad real:

  • disfrute,
  • aprendizaje,
  • salud,
  • calificaciones,
  • satisfacción de otras personas,
  • Integración,
  • evitando la culpa o la vergüenza,
  • etc.

Nuestros resultados demostraron por primera vez que hay una fuerte disminución de las motivaciones positivas para la actividad física (con buenas cualidades motivacionales), como el placer o la salud, durante el tiempo en que el niño asiste a la escuela primaria desde los 9 años en adelante“, explica Julien Chanal. Investigador en la Sección de Psicología de la Facultad de Psicología y Ciencias de la Educación de UNIGE (FPSE). “¡Y nunca hemos observado este descenso a una edad tan temprana!“. Por otro lado, las motivaciones consideradas contraproducentes (con malas cualidades motivacionales), como emprender la actividad para obtener una buena calificación o enviar una imagen positiva a los compañeros de clase, aumentan a medida que la niña o niño crece. “Es cierto que las motivaciones dañinas también significan que un niño es físicamente activo, pero estas cualidades motivacionales solo son positivas a corto plazo, lo que es contraproducente para el desarrollo físico de un niño. De hecho, sabemos que si los niños están motivados por el bien cuando son jóvenes, entonces permanecerán activos cuando sean adultos “, continúa Chanal. Pero, ¿qué se puede hacer para luchar contra la disminución temprana de las motivaciones positivas?

Reformando la educación para aumentar la actividad física

Dado que la edad de 9 años es un momento crucial para establecer una buena actividad física, saludable y a largo plazo, la forma en que se enseña educación física en la escuela primaria debe analizarse, ya que la educación obligatoria es el único lugar donde se puede llegar a todas las niñas y niños. “En las últimas décadas“, dice Chanal, “la enseñanza de la educación física ha cambiado enormemente. Las clases son más académicas, con niños que aprenden sobre reglas, funcionamiento motor, apoyo mutuo, etc.“. Pero este enfoque tiene un costo directo para la niña o niño, ya que reduce el tiempo real dedicado a la actividad física moderada a vigorosa, que ya es poco frecuente fuera de la escuela.

Los investigadores de UNIGE ahora están trabajando con Haute École Pédagogique en el cantón de Vaud (HEP Vaud) en la enseñanza de la educación física en las clases primarias. El objetivo es desarrollar la autonomía y la cooperación entre los alumnos, y trabajar en el plan de estudios, la estructura del curso y la participación de los maestros para ayudarlos a mantener o aumentar sus motivaciones positivas para la educación física. “Ahora que los niños no se mueven tanto como antes de salir de la escuela, es vital que los períodos asignados a la educación física maximicen el tiempo que pasan moviéndose“, agrega Chanal. “Este es especialmente el caso ya que, una vez más, caemos por debajo de los estándares prescritos por la OMSOrganización Mundial de la Salud-. Su recomendación es 150 minutos de educación física por semana, mientras que los estudiantes en Ginebra solo tienen 135 minutos disponibles, o tres períodos de 45 minutos cada uno“. La enseñanza de la educación física tiene un papel importante que desempeñar en este nuevo problema de salud global, que afecta a niñas y niños a una edad más temprana.

Referencias

  1. ,,,; Developmental relations between motivation types and physical activity in elementary school children; Psychology of Sport and Exercise; Volume 43, July 2019, Pages 233-242; Publicado en línea 21/03/2019; DOI: 10.1016/j.psychsport.2019.03.006; Disponible en el URL : ; Consultado el 04/06/2019
Crédito de la imagen © Depositphotos.com/HighwayStarz


Publicidad

Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Consulta por fecha

agosto 2019
L M X J V S D
« Jul    
  1 2 3 4
 5 6 7 8 91011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Publicidad

¡ Bienvenida(o) !