El éxito en Artritis Reumatoide

 

mujer con expresion de dolor tocándose el codp
En México se estima que un 1 millón 650 mil personas tienen Artritis Reumatoide
La Artritis Reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria autoinmune, esto quiere decir que nuestro cuerpo forma anticuerpos contra nosotros mismos, contra las articulaciones especialmente. Se trata de una enfermedad sistémica, que afecta al cuerpo de manera simétrica: los dos codos, las dos manos, los dos pies y todas las articulaciones que tienen movimiento, por lo que es potencialmente invalidante. Afecta el 1 por ciento de la población mundial. En México se estima que un 1 millón 650 mil personas tienen este padecimiento. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres, en una proporción de tres a uno. “Es más agresiva en las mujeres porque tiene mucho que ver el factor hormonal. Se puede complicar muy seriamente, puede dar invalidez en los primeros años cuando se tuvo un mal pronóstico desde el inicio: articulaciones inflamadas, un factor reumatoide muy alto, entre otros elementos. Se puede complicar a lo largo del tiempo cuando se acompaña de otras enfermedades como la hipertensión arterial, osteoporosis o infecciones, por ejemplo”, explica la Dra. Fedra Irazoque Palazuelos, jefa de Reumatología del Centro Médico Nacional “20 de noviembre”, del ISSSTE en la ciudad de México. “No hay manera de prevenir la enfermedad, aunque se han hecho algunos estudios con algunos anticuerpos que se han detectado más o menos recientemente; entonces lo que hacemos es que vemos un factor genético muy dominante e intentamos medir o cuantificar la presencia de estos anticuerpos, y en ese intento podemos vigilar más estrechamente los primeros signos y síntomas. Ahí es donde podemos incidir de manera importante y limitar la enfermedad”, agrega.

Enfermedad que cuesta caro

Según datos del IMSS e ISSSTE, en una persona con AR que es oportuna y adecuadamente tratada se invierte al año aproximadamente 250 mil pesos, pero esta cifra se puede incrementar hasta 1 o 2 millones cuando no se controla adecuadamente, se requieren hospitalizaciones, manejo de antibiótico, cirugía de cadera o rodilla para colocación de prótesis u otras intervenciones quirúrgicas, además del manejo de las enfermedades asociadas.

Por ello, el apego al tratamiento como en toda enfermedad crónico degenerativa, es esencial para que la evolución y los efectos del padecimiento sean menores. De ser así, quienes viven con AR pueden retomar sus actividades de manera normal.

¿Cómo se trata?

Lo que ha demostrado tener mayor éxito en el tratamiento de la enfermedad es la utilización de la terapia biológica. “La terapia biológica no es para todos los pacientes, sólo para los que tienen un mal pronóstico, que son aproximadamente el 30 por ciento. Esta terapia se trata de anticuerpos dirigidos que modifican los procesos inflamatorios de manera muy temprana, que es cuando los pacientes están empezando con los síntomas”, menciona la Dra. Irazoque. Existen varios grupos de estas terapias:

  1. El primero es el de los Anti-TNF que bloquean el proceso de necrosis tumoral que es provoca inflamación, son cinco de ellos, en México hay cuatro.
  2. El segundo es el inhibidor de interleucinas, que son otras sustancias que produce el organismo que provocan inflamación. Hay uno que inhibe interleucina 1 y otro, la 6.
  3. El tercero es el que interfiere con las células B, que son las productoras de anticuerpos.
  4. El último es el que modula la coestimulación de las células T, las cuales son protagonistas en las causas de la AR, lo que hace es que no se activen y que no produzcan estas sustancias proinflamatorias.

 

La terapia biológica de Bristol-Myers Squibb tiene la ventaja con respecto  las otras que es más segura, cuando hablo de seguridad me refiero a la presentación de efectos adversos serios fundamentalmente. Todas las opciones son igualmente eficaces, llevan a remisión al 30 por ciento de quienes padecen AR y a una buena respuesta hasta al 60 por ciento”.

Tratamiento multifactorial

El tratamiento tiene que ser multifactorial. La atención médica especializada debe ser el centro, sin embargo, el acompañamiento del ámbito psicológico es esencial. “Lo más importante es que les expliquemos la naturaleza de su enfermedad y que lo hagamos  de tal manera que la persona tenga buena información y apego al tratamiento. Lo segundo es el apoyo psicológico, porque el tener mujeres entre 30 y 40 años, en la etapa más productiva de sus vidas, no es nada agradable”.

Otra cosa que hay que recalcar hasta que nos cansemos, es que en esta enfermedad el uso de terapias alternativas no solamente retrasa el diagnóstico, sino que deteriora muchísimo las capacidades funcionales de las personas. El ir a buscar factor de transferencia, células madre, vacunas de orina o piquetes de abeja, hace que gasten su dinero en cosas que no se tienen que gastar, retrasa mucho el tiempo de diagnóstico lo cual empeora su situación”, puntualiza la Dra. Irazoque. Como en cualquier otra enfermedad el diagnóstico oportuno es esencial, así que a acudir al médico ante los primero síntomas.

Imagen cortesía de Wavebreakmedia


Escrito por

Aunque soy publicista, llevo algunos años concentrada en escribir y editar textos, lo cual me encanta por cierto. Sobre todo me he interesado en temas que tienen que ver con la salud reproductiva y sexual, al menos eso es lo que más he disfrutado escribir. En Plenilunia me he dedicado a hablar de temas relacionados con la salud femenina, siempre rescatando la importancia que tiene hacerlo de manera integral, pero sobre todo pensando que la conciencia de tu cuerpo te ayuda a empoderarte en los demás ámbitos de tu vida.

Etiquetas , , , , , ,

Temas relacionados