La Enfermedad Renal Crónica: Un problema mundial causado por la diabetes y el sobrepeso

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) es una condición de largo plazo que ha sido descrita como la pérdida gradual de la función renal. En específico, se define como el daño renal con una duración igual o mayor a tres meses, caracterizado por anormalidades estructurales o funcionales que provocan un descenso de la tasa de filtración glomerular (TFG).

Obesidad, diabetes e hipertensión como factores que causan la enfermedad renal.
Obesidad, diabetes e hipertensión como factores que causan la enfermedad renal.
La pérdida de la función renal es usualmente consecuencia de otras patologías subyacentes, ya sean del propio riñón o sistémicas, y conlleva a una acumulación crónica de productos metabólicos tóxicos en el organismo. En sus etapas terminales, y de no manejarse con tratamientos que sustituyan la función renal, esta falta de eliminación de sustancias ocasiona la muerte.

La ERC se divide en cinco etapas de acuerdo al nivel de funcionamiento de los riñones. Para determinar la etapa de la enfermedad, se mide la capacidad de los riñones para filtrar la sangre. El parámetro más fidedigno y frecuentemente utilizado para medir la función renal se conoce como la Tasa de Filtración Gloerular (TFG) que se calcula a partir de mediciones de las concentraciones de productos metabólicos en sangre como la creatinina e insulina, que en condiciones normales son excretadas por los riñones.

Adicionalmente, se puede cuantificar la cantidad de proteínas que se están excretando a través de la orina; este proceso se le conoce como proteinuria, y se puede hablar específicamente de albuminuria cuando entre estas proteínas excretadas se encuentra la proteína albúmina.

La progresión de la enfermedad renal crónica, es decir, el trayecto de la etapa 1 a la 5, es un proceso que depende en gran medida de las características del paciente al momento del diagnóstico, el tiempo de referencia, el tratamiento y seguimiento médico, y si el médico es general o nefrólogo.

La ERC en sus etapas tempranas (1, 2 y 3): En las etapas iniciales, la función renal se conserva y el daño renal aún no es muy extenso, sin embargo, estas etapas se caracterizan por tener hiperfiltración y proteinuria, las cuales progresivamente agravan el daño renal aunque la TFC se mantenga en valores marginales.

La ERC en sus etapas tardías (4 y 5): Estas etapas se caracterizan tanto por una pérdida significativa de la función renal, como por un extenso e irreversible daño a las nefronas,esto se traduce en la inhabilidad de los riñones para llevar a cabo las funciones vitales; debido a lo anterior, la terapia renal sustitutiva es necesaria para mantener al paciente con vida.

Estas etapas demandan de complejos modelos de atención, tecnologías médicas, insumos y equipos de recursos humanos altamente capacitados para ejecutar los tratamientos necesarios para asegurar na mayor y mejor sobrevida de los pacientes. De acuerdo a estimaciones publicadas, alrededor del 2$ del toral de personas con ERC requieren de alguna de las terapias sustituivas o restitutivas, como la diálisis peritoneal, la hemodiálisis y el trasplante renal.

Factores de riesgo

La ERC deriva principalmente de la Diabetes Mellitus y de la Hipertensión Arterial. En México, la transición epidemiológica, el envejecimiento de la población y la disminución de la mortalidad de pacientes con enfermedades crónico-degenerativas ha ocasionado que en la actualidad la diabetes e hipertensión sean las principales causas de la ERC. Debido a esto, entre estos pacientes se identifican frecuentemente factores de riesgo cardiovascular como tabaquismo positivo, dislipidemia y edad avanzada.

Por otra parte, se observa que los dos principales factores de riesgo son potencializados por el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad. En México se estima que 52.2 millones de mexicanos padecen sobrepeso y obesidad, 8 millones padecen diabetes mellitus y el 30.8% de las personas mayores a 20 años tienen diagnóstico de hipertensión arterial sistémica.

La ERC es un problema de salud a nivel mundial. En específico, la Organización Mundial de la Salud reporta que existen 500 millones de personas con enfermedad renal a nivel global, de éstas, 75 millones se encuentran en etapas 4 y 5, consideradas como irreversibles y clasificadas como Insuficiencia Renal Crónica.

También se estima que existen 1.4 millones de personas con tratamiento de reemplazo renal, y que el crecimiento de la prevalencia es alto, sobre todo en países como México. Ante un crecimiento en la prevalencia de ERC, expertos estiman que gran parte de las economías no son lo suficientemente robustas para atender las crecientes necesidades terapéuticas.

En México se estima que la Enfermedad Renal Crónica es la la quinta causa de muerte general, y la tercer a nivel hospitalaria. Además, se estima que existe alrededor de 8 millones de personas con algún grado de ERC. Es importante resaltar que, de la población total en México, 26% no cuenta con afiliación a ninguna de las instituciones del sistema nacional de salud, lo cual implica que podría haber hasta 3 millones de mexicanos con ERC sin cobertura de seguridad social.

De acuerdo con el Informe Anual del Centro Nacional de Trasplantes (CENATRA), en 2013 se realizaron 2, 707 trasplantes renales, lo cual se considera una cifra baja, debido a que dentro de la lista de espera se localizan cerca de 10, 673 pacientes. Del total de esos trasplantes, en el 72.4% de los casos se obtuvo de donadores vivos relacionados, mientras que sólo el 23.5% de los casos, el órgano provino de donadores fallecidos.

Referencias

  • Política Nacional de Fomento a la Salud Renal, Postura y Propuesta de Asociación ALE, I.A.P.; Dr. Santiago Lastiri Quirós y Lic. Carlos A. Castro Sánchez, México 2014.
Imagen cortesía de logoff


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste