Decide antes de hacer ejercicio para ayudarte a optar por alimentos saludables, propone estudio

Acabas de hacer ejercicio durante una hora, monitoreando las calorías quemadas con una sensación de satisfacción. Ahora tienes opción: ¿saborear una manzana o disfrutar de la bondad del chocolate de un brownie?.

Los investigadores de Nebraska, Karsten Koehler (segundo a la derecha) y Christopher Gustafson (a la derecha) encontraron que la elección de una persona para un alimento después del entrenamiento (una manzana contra un brownie, en un experimento reciente) puede depender del momento cuándo se realiza la elección -antes o después-. Los participantes del estudio que decidieron antes de hacer ejercicio tenían aproximadamente un tercio más de probabilidades de elegir una manzana que los que decidieron después.
Los investigadores de Nebraska, Karsten Koehler (segundo a la derecha) y Christopher Gustafson (a la derecha) encontraron que la elección de una persona para un alimento después del entrenamiento (una manzana contra un brownie, en un experimento reciente) puede depender del momento cuándo se realiza la elección -antes o después-. Los participantes del estudio que decidieron antes de hacer ejercicio tenían aproximadamente un tercio más de probabilidades de elegir una manzana que los que decidieron después.
Un alimento al ejercicio puede amenazar con deshacer las ganancias (o pérdidas) de un entrenamiento. Pero la decisión en sí misma puede depender de cuándo se tome, según un nuevo estudio de la Universidad de Nebraska-Lincoln.

Karsten Koehler, Christopher Gustafson, y sus colegas de Nebraska, realizaron un experimento que les pidió a 2 grupos de participantes que realizaran sus rutinas de entrenamiento normales mientras llevaban acelerómetros de movimiento, supuestamente para calibrarlos.

Antes de hacer ejercicio, los miembros de un grupo decidieron si querían una manzana, un brownie o ningún alimento después de la sesión de ejercicios, una oferta enmarcada como recompensa por calibrar los acelerómetros. A los miembros del otro grupo se les presentó la misma opción después de que ya habían hecho ejercicio.

Aproximadamente el 74% de los participantes a los que se les preguntó antes de la sesión de entrenamiento eligieron una manzana, en comparación con el 55% de los que se les preguntó después, lo que hace que este último sea un tercio menos propenso a favorecer la fruta. Mientras que solo el 14% del grupo de pre-ejercicio seleccionó el brownie, aproximadamente el 20% del grupo de post-entrenamiento decidió consentirse.

Los hallazgos sugieren que el simple hecho de comprometerse con anticipación a un alimento antes del ejercicio puede aumentar las probabilidades de comer de manera más nutritiva, señalaron los investigadores.

Descubrimos que había muy poca investigación sobre algo tangible con la que creo que todos pueden relacionarse“, dijo Koehler, profesor asistente en el Departamento de Nutrición y Ciencias de la Salud. “Si su objetivo es bajar de peso, entonces diría que nuestros hallazgos confirman que es mejor que tome la decisión … no cuando tenga hambre después de su entrenamiento, sino antes de ir al gimnasio“.

Esa recomendación, y los datos que la sustentan, reflejan una investigación más amplia sobre la dinámica entre el momento la elección de los alimentos. Los estudios anteriores han demostrado sistemáticamente que las personas están más dispuestas a disfrutar al tomar decisiones dietéticas inmediatas que cuando piensan con anticipación, dijo Gustafson, profesor asistente en el Departamento de Economía Agrícola.

Nuestro estudio se ajustó muy de cerca a ideas de la economía conductual acerca de esta preferencia sesgada en el presente (para opciones menos saludables)“, dijo Gustafson. “Usando únicamente ese modelo, hubiera predicho que las personas tendrían más probabilidades de elegir un alimento saludable al elegir antes de hacer ejercicio“.

El diseño del estudio también puso a prueba otros 2 modelos teóricos.

  1. Uno, conocido como alimentación compensatoria, sugiere que las personas consumen alimentos más ricos en calorías después del ejercicio para compensar las calorías gastadas durante un entrenamiento.
  2. Sin embargo, el otro modelo, la anorexia inducida por el ejercicio, propone que el ejercicio puede suprimir las hormonas relacionadas con el apetito y, en consecuencia, llevar a las personas a comer menos.

En el pasado muchos estudios de laboratorio que han analizado el apetito y el hambre“, dijo Koehler. “La mayoría de estos estudios han encontrado que justo después del ejercicio, parece que tienes menos hambre. Siempre he mirado estos estudios y me he preguntado: ¿Tiene un impacto tan fuerte que puedes usar esta ventana después de hacer ejercicio para decir? ‘Porque no tengo hambre, voy a tomar una buena decisión sobre lo que como’. Pero conociéndome a mí mismo y a muchos otros deportistas, también existe la idea de que después de hacer ejercicio, quiere recompensarse“.

A pesar de la aparente contradicción, el equipo encontró indicaciones de ambos. Aunque modesto, el aumento del 6% en la elección de brownie entre los grupos antes y después del ejercicio apoyó la noción de alimentación compensatoria. Y la evidencia de anorexia inducida por el ejercicio fue clara: la fracción del 12% que rechazó un refrigerio en la condición previa al ejercicio aumentó al 25% en el grupo posterior al ejercicio.

Un montón de preguntas permanecen, dijeron los investigadores.

  • ¿El aumento en la elección de brownie se debió más a la inmediatez de la toma de decisiones o al dominio de la comida compensatoria?
  • ¿Cuál es la diferencia entre los que exhiben una alimentación compensatoria frente a la anorexia inducida por el ejercicio?
  • Un menú de opciones más amplio, uno que se aproxime mejor a un escenario real, ¿alteraría los resultados?

Las respuestas pueden estar en experimentos más detallados que Koehler, Gustafson y sus colegas ya están ocupados conduciendo.

Tenemos 2 antecedentes académicos diferentes“, dijo Gustafson, “y creo que ambos campos tienen una perspectiva sobre las preguntas que estamos considerando“.

El equipo informó sobre sus hallazgos en la revista Nutrients. Koehler y Gustafson fueron los autores del estudio con Ajai Ammachathram, profesor asistente en el Departamento de Nutrición y Ciencias de la Salud; Nigina Rakhmatullaeva, estudiante de posgrado en economía agrícola; Safiya Beckford, estudiante de posgrado en nutrición y fisiología del ejercicio; y Alexander Cristobal, senior en ciencia nutricional y dietética.

Imagen cortesía de Craig Chandler, University of Nebraska-Lincoln


Referencias

  1. ,,,,; Exercise and the Timing of Snack Choice: Healthy Snack Choice is Reduced in the Post-Exercise State; Nutrients; 2018, 10(12), 1941; Fecha de publicación 07/12/2018; Publicado en línea 07/12/2018; DOI: 10.3390/nu10121941
Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste