El problema del Sida no es médico-científico, es político

Es de altísimo riesgo pensar que los avances científicos ya curan el Sida.
Patricia Pérez, Presidenta de  la International Community of  Women (ICW Global), considera de altísimo riesgo pensar que los avances científicos ya curan el Sida.

Patricia Pérez, Presidenta de  la International Community of  Women (ICW Global), única red de mujeres seropositivas en el mundo, da su visión sobre la situación actual del Sida, a unas semanas de haberse llevado a cabo la Conferencia Mundial sobre la enfermedad, en Washington, E.U.

Desde hace 20 años, la Red que presido es socia internacional en la organización de las Conferencias de Sida que organiza la IAS, hablo entonces, desde esa experiencia que me nutre.

ICW Global celebra los avances en el plano científico que se verificaron en AIDS 2012, pero en realidad la deuda pendiente está relacionada con la pobreza, la desigualdad de género y la falta de solidaridad social.

La Conferencia Mundial de Sida 2012 concluyó en Washington luego de seis días en que más de 25 mil participantes presenciamos la falta de liderazgo político para enfrentar la pandemia.

Cuesta entender, si no lo hacemos en términos de falta de liderazgo político, por qué, si menos de la mitad de personas en el mundo afectadas por el Sida tienen acceso a sus tratamientos, la conferencia haya estado marcada por un ambiente de éxito y periódicos americanos como The Wall Street Journal hablando del Sida casi como un tema del pasado.

No olvidemos, ni por un segundo, los datos de ONUSIDA afirmando que sólo 6 de los 34 millones de afectados por el Sida acceden a tratamientos y la meta a alcanzar para 2015 es llegar con medicina a 15 millones de personas.
No olvidemos, ni por un segundo, los datos de ONUSIDA afirmando que sólo 6 de los 34 millones de afectados por el Sida acceden a tratamientos y la meta a alcanzar para 2015 es llegar con medicina a 15 millones de personas.

Es de altísimo riesgo pensar que los avances científicos ya curan el Sida. El caso del estadounidense Timothy Ray Brown, es único y nadie garantiza el éxito en trasplante de células madre en la médula.

No olvidemos, ni por un segundo, los datos de ONUSIDA afirmando que sólo 6 de los 34 millones de afectados por el Sida acceden a tratamientos y la meta a alcanzar para 2015 es llegar con medicina a 15 millones de personas.

Quiere decir que más de la mitad va a seguir en 2015 sin recibir medicamentos, y esa brecha se va a dar en los países pobres; en eso no hay buenas perspectivas, el problema del Sida sigue siendo grave, y acentúa la falta de liderazgo político.

Me pregunto entonces, en qué se basa este entusiasmo. Tendríamos que preguntarnos cómo algunos se atreven a decir que el Sida está controlado cuando las cifras son alarmantes, y los presupuestos de países como España, Italia, Estados Unidos o Cuba disminuyen.

Hay violencia de género en México; violencia doméstica en Bolivia; denuncias de entrega medicamentos vencidos en Honduras; imposibilidad de adherencia al tratamiento en medio de guerras y rebeliones en la primavera árabe, y falta de tratamiento integral para más 750 mil personas viviendo con VIH en EU, siendo el mayor porcentaje miembros de la comunidad negra y pobre.

La lista es larga e incluye a 23.5 millones de personas con VIH que viven en África subsahariana; unos 3.4 millones son niños menores de 15 años y de ellos 3.1 millones pertenecen a la misma región africana. ONUSIDA sitúa a las mujeres como la población mas afectada, con el 60 por ciento de nuevas infecciones.

Por lo tanto, todos los avances científicos anunciados con esperanza en AIDS 2012 se ven empañados por las brechas sociales y el modo de relación discriminatorio existente.

La falta de liderazgo político ha sacado el problema del Sida de las agendas; se realizó la conferencia en EU y el presidente Barack Obama no asistió. ¿Qué mensaje nos da ese gesto?

La crisis económica va a hacer que los recursos vayan a los países centrales y no a los países más necesitados; sin liderazgos internacionales en la acción frente al Sida, el escaso financiamiento no va a estar bien direccionado.

Miles de personas, junto a la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/Sida (ICW Global), marcharon en Washington para pedir que se no se reduzcan los recursos y esfuerzos en la lucha contra el Sida con el lema “Mantén la promesa”.

Para reclamar liderazgo político para que EU cumpla sus compromisos, las compañías farmacéuticas bajen los precios de los medicamentos y que los países del G-20 destinen más fondos para la acción frente a la pandemia.

Miles de personas, junto a la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/Sida (ICW Global), marcharon en Washington para pedir que se no se reduzcan los recursos y esfuerzos en la lucha contra el Sida.
Miles de personas, junto a la Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/Sida (ICW Global), marcharon en Washington para pedir que se no se reduzcan los recursos y esfuerzos en la lucha contra el Sida.

Mientras tanto, la administración Obama quiere reducir el presupuesto de ayuda en 2013 en 11 por ciento (550 millones de dólares), algo que para las organizaciones civiles representadas en esta movilización supondría un retroceso en los avances alcanzados durante décadas.

Resulta increíble conocer estos hechos cuando sabemos que sólo con el 1 por ciento del presupuesto dedicado a la guerra podría resolver el acceso de las personas al tratamiento en todo el mundo.

Como planteó el doctor Michel Sidibé, director de ONUSIDA, en su discurso de apertura de AIDS 2012, a mí también me cuesta entender cómo después de 30 años de pandemia seguimos luchando contra las barreras del estigma, discriminación, exclusión, homofobia y criminalización.

En el pasado existían líderes con capacidad de convocatoria, su compromiso de inclusión era constante, tanto que caracterizó una época.

En cada etapa del proceso, Koffi Annan junto a Bill Clinton, Henrique Cardozo o Nelson Mandela, priorizaron la estrategia para acabar con el Sida de forma integral, no sólo médica, entendiendo su alcance devastador. Ellos participaban en las conferencias, veían las líneas de trabajo e incorporaban el tema en su agenda, eso hoy no pasa.

Como le dije durante la entrevista en su despacho de Washington, al doctor José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, junto al embajador argentino en EU, el doctor Argüello, su actitud de liderazgo político en la Acción frente al Sida vuelve a poner el tema del Sida en la agenda política de las Américas.

Mucho han de servir para reconstruir el liderazgo hoy desdibujado que nos ponga cerca de las metas soñadas de lograr SIDA CERO.

Las mujeres de ICW Global en los cinco continentes y esta presidenta en particular, estamos dispuestas a acompañar a la OEA en la búsqueda de este gran objetivo.

Fuente: CIMAC

Imagen cortesía de Depositphotos.com | Plenilunia


Avatar

Written by 

Presidenta de ICW Global; vive con VIH desde hace 27 años; es fundadora y actual presidenta de ICW Global, única red de mujeres seropositivas en el mundo con presencia en 120 países. Ha sido nominada 6 veces al Nóbel de la Paz y es asesora ad-Honorem sobre Sida en ONU Mujeres, designada por Michelle Bachelet.

, , ,

Temas relacionados